The Adversiter Chronicle

viernes, 13 de abril de 2018

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

Supervivientes 2018: Fernando expulsado, Mosquera relegada por medicada, Sofía sola se lía, ceremonia nupcial y cagada digna de marsupial

Primer mes de concurso y desde la última crónica hay que destacar, aunque nos negamos a darle titular, que la Pascualina en su rol de personaje que resulta que es personalidad, ha tenido uno de esos abandonos justificado en que echa de menos a sus hijas pero que esconde en realidad a una mujer que tiene reacciones de tardo adolescente rayando en ocasiones con el infantilismo argumental. Se dice y se comenta que ha hecho cuentas en su bochornosa estancia en la isla y que le sale más rentable estar en los platós...

María ha sido una estafa y un engaño al espectador por no hablar desde el punto de vista profesional. Es una mujer que no medita lo que hace sin hacer lo que medita, que vive bien y puede permitirse hacer el canelo en televisión. Sabe que da morbo su pasado de actriz de cine para adultos, sabe que hay machos alfa que ven su cuerpo en la tele y se lo hacen con la viuda de los cinco hijos. Presume de saber de qué va la televisión y su lenguaje pero no se percata que su personaje de voz de niña mimada y sus arrebatos de club de alterne sencillamente ya no venden. Se merece el ostracismo televisivo pero dudamos que la cadena suelte esta carnaza de cornamentas y amores clandestinos que es su relación con el Gustavo...
Tonta, mimada y repugnante en sus argumentos ha sido Pascualina, que lástima.

Entre pájaras y expulsiones por fin un expulsado de verdad que no ha sido otro que el Fernando, concursante tipo tipejo que andaba a pillar sobada de hombros femenina mientras su pareja recordaba estancia carcelaria en el llamado mirador. Su actuación más destacada ha sido cuando le jodió el fuego a la argentina porque el resto ha sido ser mal compañero de su compañera sentimental, poca generosidad a quien le caía mal y montar un numerito por extraviar los calcetines. La audiencia ha juzgado todo ello cuando la favorita para salir era Romina por el asunto con Saray, pero el Fernando no sólo no se percataba de que era un concursante repulsivo sino que encima pensaba que lo estaba haciendo genial...
Vete y no vuelvas nunca jamás, decía la canción.

Hoy nos detenemos en la concursante Raquel Mosquera, persona con problemas de salud mental aunque este tema, como el de Saray, se trata por cadena y colaboradores cogiéndola con papel de fumar. Mosquera está medicada, esa medicación amable para la sociedad que convierte a quien lo toma en una caricatura de persona normal: lenta, con engorde químico y una aparente apatía que despierta recelos y rechazo entre sus compañeros como sucede con las PPSM medicadas en la sociedad y en el día a día. Si Saray era una representante de la cultura gitana, Mosquera lo es de las personas medicadas que se ven relegadas entre estigma y miedo de la sociedad a no hacer ruido, estar a la altura del resto cuando la medicación lo impide para finalmente sufrir rechazo. Mosquera no está loca como piensan sus compañeros, pero lo estuvo como lo han estado tantos y lo estarán otros tantos. El caso es que se afianza como favorita porque la están haciendo ganadora con su rechazo, al menos en una isla una PPSM medicada puede ganar algo porque en el mundo real sólo se pierde...
Otro momento desperdiciado para dar a conocer la realidad de las PPSM pero reflejo de la realidad y reflejo del estigma.

No podía el programa dejar pasar la oportunidad y hubo ceremonia nupcial entre Chabelita y el Alberto Isla. No faltó un pastor lugareño, invitados y el inefable canto del Francisco que cada vez es más abuelo Cebolleta, líder explícito y aficionado submarinista que pesca. Sigue siendo nuestro favorito porque junto con la Mosquera se trata de esos concursantes que sin renunciar a ser ellos mismos se van fundiendo con la isla y logran llegar lejos. Lo malo es que se pone a cantar a la menor ocasión que se presenta pero hay que reconocerle que se está adaptando y lo intenta aunque en ocasiones parezca que muestra síntomas de chochez...
Boda isleña y minutaje para la cadena.

Y hay que hablar de Sofía, la inefable Sofía, la llorosa Sofía, la irascible Sofía que de su corazón no se fía. Estuvo su ex y ahora le mandan otro ex para sustituir a Pascualina lo que nos deparará momentos de rabieta al principio, acercamiento del mancebo como si escucharla le agradara y le ofrecerá su hombro para llorar mientras la soba para finalmente entre arrumacos y suelta de babas por sus hombros acabar seducida de nuevo. Lo sabemos porque el notas ya anunció antes de coger el avión que iba a regresar enrollado con ella y porque es uno de los sementales de Hombres, mujeres y viceversa, esa generación que siguen siendo niños, y buenos, y niñas, buenas, aunque tengan treinta y cinco años ya...
Trama cansina, previsible y ya vista.

Decir que Jorge Javier sigue a carcajadas en las galas y no sabemos aún el motivo, unas veces porque ríe con el pinganillo y otras porque se ríe solo. Continúa vacilando a los jovenzuelos, rindiendo pleitesía a Chabelita como si aún no superara el trauma de que la Pantoja mandará su amistad con él a tomar por el culo y esa manía de actuar cuando es presentador aunque va perdiendo las virtudes que tenía como tal. Lara sigue como su primera temporada y si se sale del guión se traba pero es un florero agradable a la vista. Al menos la cosa se ha animado con una cagada con nocturnidad y alevosía en la isla jodida, se rumorea
que de tamaño considerable y calculando las dimensiones del culo culpable para tal calibre de cagada, se sospecha de un hombre o de la Mosquera...

Estamos ante un apretón o una nueva aparición del anti héroe Cagón Nocturno.
 

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 
 
 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario