The Adversiter Chronicle

jueves, 5 de abril de 2018

"Manual del Buen Comer", por el profesor T. A. Rambaina


Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

JAMÓN ENVASADO EN LONCHAS
 
Uno de los hábitos gastronómicos que ha sucumbido al consumismo aplicado a los alimentos en el mundo hispánico ha sido el jamón serrano en sus distintas variedades. Esa escena entrañable de un jamón en un jamonería, que se llevaba a casa y era un alimento apreciado y venerado, ha dado paso al jamón comprado en superficies comerciales que viene envasado y ya cortado. Un básico en suma de principios de siglo XXI, que no resulta barato pero donde la comodidad inducida a la hora de comprar bajo un supuesto ahorro sin pérdida de calidad en forma de sabor y textura, en ocasiones no sabe siquiera a jamón y el paladar lo cataloga de alimento alien porque en el banco de datos de memoria neuronal su sabor no está catalogado, no que sea insípido, es que no sabe ni se masca como si fuera jamón...

-Este alimento, profesor, se ha convertido en todo un básico de la compra...

-Es un ejemplo claro de inducción consumista pero también debe mucha de su popularidad como básico de la compra alimenticia por el boca a boca. El ser humano es un animal que gusta de la confortabilidad de la rutina protectora y toda vez que las tiendas de ultramarinos o las de barrio van desapareciendo por superficies comerciales como son los supermercados, pues nos habituamos al jamón ya envasado y cortado. Nuestras abuelas reniegan pero nuestros hijos ya no conocen otra forma de jamón que el envasado... Consumismo como usted bien apuntaba pero como producto, el jamón envasado en lonchas es cuestión de sexo.

-¡Redios profesor que esto del jamón envasado en lonchas ya suena apetitoso! ¿Quiere decir que el fornicio forma parte de su preparación antes, durante o después sin descartar, por supuesto, las bondades de la ingesta en todas las fases, fornicio mientras se come, ein? Ein?

-¡Jajajajajajaja! ¡Es usted un cachondo mental, Skizo´s, un cachondo! Me refiero a la innata superioridad de la mujer sobre el macho alfa, cosa lógica tras una adaptación evolutiva de un ser, la mujer, que es condenada desde las primeras páginas de todo texto religioso que se precie y cuya circunstancia como contenedor biológico que es de un sistema reproductivo que conlleva menstruar y cuya menstruación es tildada de impura o diabólica en el mejor de los casos, no como el macho alfa diseñado para preparar la descarga de material biológico y la descarga en sí...

-Sabe usted como abrir el apetito...

-En ocasiones para explicar el buen comer como se busca en la sección hace necesario comprender los mecanismos mentales que conlleva su necesaria preparación y desenvasado. Una mujer aprende ya al segundo envase, y casi al cien por cien a la primera, que basta poner el envase bajo el grifo con agua caliente para un desenvasado normal, pero el macho alfa inducido por siglos de que era el macho alfa quien partía el jamón, siempre reniega del grifo y decide desenvasarlo de otra forma que a sus cortas entendederas, sobre todo si es heterosexual, consideran las idóneas y que conlleva a la hora de la presentación hacer el mayor de los ridículos con guasa por parte de los comensales y los reproches de inútil de la parienta o la suegra cuando no ambas.

-Pues me está dando yuyu al escucharle, profesor... Procedo pues a desenvasado del jamón... Tiro de la solapa abre fácil y... ¡MMMMfffxxxxxxmm! ¡MMMMMMMFFFFGgxx! ¡Esto no abre fácil como dice el envase redios!

-¿Lo ve? ¿Lo ve? Acabo de decirle que basta poner el envase bajo el grifo con agua caliente y usted como todo macho alfa se va a seguir las instrucciones que siempre fallan. Además le han quedado los dedos pegañosos con la grasilla y dificulta aún más el abre fácil... Deje, deje, que se va a dislocar una uña. Bien, lo primero es abrirlo con lo que se pueda y se tenga a mano y dejarlo que oxigene porque si se toma recién sacado del frigorífico y recién abierto pues como que sabe a plástico. Intente ahora que está abierto, sacar las lonchas, adelante.

-Esto ya es más fácil... Tiro del extremo...¡Rompe!

-Otra vez... En lugar de ponerlo bajo agua caliente aprovechando que no tiró el plástico superior sigue erre que erre... Si se intenta sacar la loncha rompe y en su rompimiento se lleva trozos de la loncha de debajo cuando no varias lo que ya estropea la presentación. Aquí es cuando se tira de mamá, suegra o parienta que nos obliga soportar el choteo, no sólo por teléfono porque el choteo puede durar días y ser anécdota familiar inevitable en reuniones gastronómicas navideñas y hasta de empresa.

-Lo cierto es que ha quedado un churro y me come la moral...

-Por supuesto hay marcas y tipos de jamón envasado en lonchas que son más o menos fáciles. Notará al gusto un sabor plástico, como si la saliva resbalara por la superficie de la loncha en boca e impidiendo la degustación y es en este punto de la cata cuando entra en juego la psique: nos hemos gastado un dineral y lo comemos así tenga clavos antes que reprocharse uno mismo que ha tirado el dinero. No es lo mismo desenvasado en lonchas de un jamón cocido que de bellota, jabugo, ibérico, serrano u de pata negra. Pero forma parte de la gastronomía hispana y ya es una realidad su consumo, al final el paladar se acostumbra y se puede encontrar jamón envasado en lonchas de precio relativamente alto que suple de sobra la pérdida de tener en casa una buena pieza de jamón aunque ya digo que el macho alfa, por memoria genética, se empeña en complicar su preparación. Si partir jamón de una pieza es labor de macho alfa porque no requiere pensar, el jamón envasado en lonchas es cosa de mujer a la hora de su preparación y degustarlo de forma satisfactoria y placentera.

-Lo de placentera supongo que se refiere a que produce placer y no a la placenta, ein?
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

 

 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario