The Adversiter Chronicle

viernes, 30 de marzo de 2018

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

Supervivientes 2018: Saray no mueve un dedo, Sofía con Logan quiere enamoramiento y Albalá no traga más

Hay colectivos castigados con el estigma social como es el caso de la etnia gitana entre otros colectivos y en ocasiones participar en un programa de televisión puede servir para desterrar tópicos y adjetivos que toda la vida han ido unidos a pertenecer a uno de estos colectivos. Saray Montoya tenía ante sí un gran reto y una gran responsabilidad ya que era la cara visible del colectivo gitano en un programa de gran audiencia. Por desgracia su vagancia perezosa para cualquier tipo de actividad, nulo sentido participativo en un grupo de compañeros y compañeras de playa así como su capacidad para crear grescas y manipular a quien tiene a su lado amarrado han convertido su paso por el programa en todos los tópicos típicos que se atribuyen al colectivo gitano.

Saray debió comenzar a tener pájara desde el mismo momento en que firmó su participación. Resulta imposible destacar una cualidad de superviviente afrontando su paso por el programa como un dejar pasar el tiempo realizando el mínimo esfuerzo posible y refugiándose en el supuesto racismo y clasismo de sus compañeros comenzando por la cada vez más decepcionante Mª Jesús Ruiz que ha pasado de ser la muy mejor amiga de la Saray a ser la mayor inquisidora aderezando la inquina con supuestas amenazas de la Saray del tipo que si me jodes te irán los gitanos a por tí...

Saray no es tan torpe y tiene dotes de líder, de mujer que coge la sartén por el mango cuando cunde el pánico, pero el problema es su actitud, su dejar pasar las horas y responder con desafío ante cualquier comentario u reproche por su nula participación. Al final, y cogiéndola con papel de fumar, revolotea por el concurso el típico choque de culturas entre gitanos y payos donde ambas partes encuentran argumentos para el desencuentro. Creo que Saray no es consciente de la caja de resonancia que es su paso por el concurso en una mujer que ha demostrado tener iniciativa y triunfar en su ámbito profesional pero lo está haciendo muy mal y es casi seguro que cuando analice en calma y en frio su participación se percate por sí misma de que ha desperdiciado una oportunidad para mostrarnos su valía. Es una concursante deleznable y lo mejor es eviarla de vuelta antes de que se cargue el concurso...
Una lástima.

El otro polo de atracción de esta semana ha sido Sofía y su ya habitual juego de seducción donde al final es ella quien se queda colgada, sin aprender de una vez que si se quiere rollo con ella el macho alfa ya sabe que sólo tiene que tardar en caer rendido a sus encantos. Por el camino se queda su actual pareja sentimental o lo qué sea del globo andante que es el Alejandro Albalá que ha dicho basta y que rompe con ella, cataclismo universal que a nadie le importa una mierda pero del que saca petróleo en forma de minutos de protagonismo en las galas y ahora darse un garbeo a gastos pagos por Honduras para un careo con la infiel de pensamiento de Sofía que encuentra en sus compis de concurso el vehículo de expresar lo que Logan Magníficus provoca en su hipotálamo.

Logan, que fue cambiado al grupo de las albóndigas en la playa jodida, sigue siendo Magníficus en todos los ámbitos: crea grupo, sabe organizar tareas, cocina como un chef y se sube a las ramas para cortejar la admiración de Sofía aunque luego en la palapa este gallo parezca kika. El caso es que no ha logrado crear un grupo de albóndigas competitivo y siguen en la playa jodida otra semana más. Finalizar destacando la capacidad de la Mosquera para estar somnolienta en todo momento llegando al clímax de quedarse dormida a la hora de nominar mientras espera que le den paso desde el plató...
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario