The Adversiter Chronicle

jueves, 22 de marzo de 2018

"Deporte sin porte", por F. O. Roffön


Una sección de F. O. Roffön en exclusiva para The Adversiter Chronicle

¡Hay que declarar la guerra a Malta por mancillar el honor de La Roja!

¿A qué esperan las autoridades gubernamentales para declarar la guerra a Malta? ¿Cómo osan dudar de la honestidad de la selección? Está claro que aquella mágica noche, camino ya de los cuarenta años de distancia, nos sacudimos el trauma del jodido Naranjito y se lo inoculamos a los seleccionados malteses de entonces porque sólo como traumático recuerdo en sus neuronas tiene lógica que declaren que echábamos espumarajos por la boca y además de sabor raro, secuela sin duda de perseguir a los españoles y recoger las babas al vuelo. Les metimos una panadera de las buenas, pero nada mejor que recordar los hechos...

Casi se me atraganta el pincho y tuve que solicitar al chigrero más munición para enjuagar el sabor de indignación. España llegó al partido con ese sentido trágico del fútbol que se tenía entonces, sin dudar mucho pero desconfiando de que pudiera realizarse la clasificación ante la necesidad de golear para dejar a los holandeses en la cuneta. Los malteses llegaron a territorio hispano algo sobradillos y demasiado motivados por el maletín que les aguardaba si Holanda era la clasificada. El campo era el del Betis, fortín metafísico de aquella de una Roja que no era tal todavía y la afición con el sabor amargo del ridículo hecho en el Mundial 82.

Además del maletín, los malteses se bajaron de la escalerilla asegurando que ningún equipo sería capaz de meterles tantos goles, lo dijo el bocazas del portero que se llamaba Bonello pero deberían haberlo bautizado como Masmalo. El partido dio comienzo a la hora estipulada y la primera parte fue mala de cojones. Parecía que Malta sí estaba un pelín por encima de las selecciones de su rango y España jugaba tan mal e inútilmente como solía hacer en los partidos oficiales de competición, hasta nos calcaron un gol y en Holanda comenzaban a sonar voladores...

Entonces llegó la segunda parte y ocurrió algo maravilloso que quedó grabado a fuego entre los recuerdos de aquella época para quienes lo vivieron en directo, ya fuera en el campo o por la televisión, a medida que transcurría el segundo tiempo y llegaban los goles, la familia se iba arremolinando frente a la tele, en los chigres los berridos de celebración aumentaban el paroxismo para llevar a una comunión de borrachera goleadora cuando llegó el séptimo y el tráfico y el ruido se iban apagando porque había que parar a escuchar o ver lo que estaba ocurriendo...

Aquella gesta fue posible porque teníamos un seleccionador con una flor en el culo y en la segunda parte los talentos salieron a relucir y no se apagarían hasta la derrota en la final de la Eurocopa ante los anfitriones franceses. Los malteses eran malos de cojones empezando por el cantamañanas del portero que se comió crudas sus palabras para regocijo y cachondeo al día siguiente en talleres, tajos al aire libre, cafelitos de descanso funcionarial, peluquerías de señoras, colas de diversa índole y patios de centros docentes. Una comunión como no se vería hasta la era gloriosa y habiendo ganado a base de cincelar laureles de triunfo el título de La Roja...

¡Que se vayan a tomar por el culo y otra de sidra chigrero, que ya es demasiado tarde para volver a casa y demasiado temprano para ir al curro!
F. O. R.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/










 
theadversiterchronicle@hotmail.es



                                                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario