The Adversiter Chronicle

sábado, 10 de septiembre de 2016

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

GRAN HERMANO 17: ¿FRACASO DE JORGE JAVIER?
 
Se esperaba con expectación, toda la expectación que es capaz de crear la maquinaria de Tele5 en sus distintos contenedores, el estreno de esta nueva edición de Gran Hermano que presenta la gran novedad de que la maestra de ceremonias de estos últimos años, Mercedes Milá, dejaba el programa y su sustituto sería el otrora mejor presentador de mierda televisiva, el casi irreconocible de Jorge Javier.
 
Habrá tiempo para destripar concurso y concursantes, pero en la primera gala y estreno todo quedó eclipsado por el presentador, un tipo que teníamos en el altar de los dioses pero que últimamente está casi irreconocible. Al día siguiente de la gala presentó la edición nocturna de Sálvame y se confirmaron las peores sensaciones. Como si de repente, en un proceso de año y medio, fuera consciente de que es un comunicador de éxito y eso conlleva una responsabilidad, una fuerza de opinión que ven en sus palabras una guía por el Valle de las Sombras. Pero en vez de pedir la baja y pasarse a la segunda cadena pública a presentar documentales y programas de difusión cultural, sigue ganando sus buenos aurelios presentando formatos en los que ya no cree y lo que presenta le produce hartazgo y, por la imagen que transmitió en Sálvame Deluxe, hasta asco.

Ciñéndonos al concurso parecía que le podía la tensión y el lógico nerviosismo. Su abrazo a Mercedes en el relevo oficial de maestros de ceremonias, sonaba a falsete, a esos abrazos que se reparten en los platós dentro del circo televisivo y sus cánones. Después, ya en harina, parecía por momentos que estaba presentando como en Sálvame y de repente el talante presentador era el de Tengo una carta para tí mas en ningún momento se le vio un talante presentador acorde al formato, sin costumbre de tratar con gente anónima y de espíritu juvenil sin edad.

Y había algo más en el ambiente de la gala que se apreciaba incluso entre el público, ex-concursantes y colaboradores: la evidencia de que algo estaba fallando. Si algo tiene este formato de concurso es que la entrada en la casa sigue unos ritos casi inalterados desde ediciones atrás, pero incluso ahí fallo el presentador como si los concursantes fueran protagonistas de segundo plano porque, tal vez influído por su faceta de actor aficionado, está acostumbrado a llevar el peso de la obra, se erigió en protagonista y no en jefe de pista que da paso con gracejo y dinamismo a las conexiones con la casa.
 
Jorge Javier tiene su público, tiene sus fieles pero no son en principio quienes gustan de Gran Hermano. Mercedes Milá tuvo el talento y el oficio de aunar el espíritu de juventud con una presentación que engarzaba con las distintas edades de los seguidores, pero Jorge Javier no se preparó, al menos esa sensación queda, para una nueva experiencia en un nuevo formato para él. Ser seguidor del concurso no capacita para presentarlo y tratar de llevar el tempo de otros formatos, tal vez por no saber qué hacer, sólo lleva a las odiosas comparaciones con su predecesora...

Si pensamos mal, diríamos que Tele5 quiere, de manera disimulada,  acabar con una estrella de la cadena que en las entrevistas se sale del interés mierdoso y se hace preguntas y a los invitados casi metafísicas, de propagar campañas anti maltrato animal. Pasar del guión para arengar a las masas contra los toros en el momento de máxima audiencia no es políticamente correcto para una cadena de televisión generalista que se nutre de todos los públicos y presume de ser entretenida y, por otra parte como siempre sucede en estos casos, tarde o temprano Jorge Javier hará arengas políticas. Que la petarda de Belén Esteban proclame amor a la monarquía sólo induce al choteo, que un presentador de éxito arengue con ir a una manifestación es muy peligroso para el sistema.

¿Nervios? ¿Inadaptado al formato del concurso? ¿Trampa para hacerle fracasar? Como siempre que se acaba una época, todas las teorías parecen factibles y con evidencias, pero nosotros pensamos que sencillamente Jorge Javier ya no cree en el producto que vende, los invitados y concursantes parece como si le dieran grima con sus problemas y vicisitudes sin ninguna trascendencia cuando el mundo hierve de matanzas, hambrunas, guerras y calamidades. Quiere instruir tanto a público como invitados en su nueva filosofía vital, el Dr. Frankenstein atribulado porque hace monstruos pero no puede cambiar la sociedad...

Su presentación ha sido una mierda, logró hacer una mierda de entrada de los concursantes y lo que nos gusta es la mierda televisiva, no una mierda de programa por parte de alguien que parece ciego a su propia imagen en la televisión. Esto ya viene de antes y no nos pilla por sorpresa, pero incluso leales entre leales, renegamos de Jorge Javier en este plan de atribulado ser humano que trabaja presentando mierda. Nos gusta la telemierda porque el mundo es una mierda y la mierda ajena consuela de la mierda propia, pero para hacer mierdas hay que apreciar las mismas...
Y Jorge Javier parece tener asco de la mierda que se trae entre manos.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

                                                     




theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario