The Adversiter Chronicle

martes, 20 de septiembre de 2016

ESTILISMO CORRUPTERO


Con la colaboración del experto en estilismo Waldo Meroyké, asesor en estilismo de campaña electoral, en exclusiva para The Adversiter Chronicle

ESTILISMO CORRUPTERO

Aunque la corrupción en política es ampliamente debatida, analizada, comentada y diseccionada todos los días, se hacía necesario un análisis de la corrupción desde el punto de vista del estilismo y nadie mejor para ello que nuestro experto en estilismo político para que nos ilustre sobre, quizás, el aspecto menos conocido de la corrupción pero que sin embargo nos influye casi inconscientemente, así que analizaremos a tres: Rita Barberá, Jordi Pujol y José Ángel Fernández Villa.
 

-¿La clase política corrupta tiene estilismo propio, Waldo?

-Bien sûr, cher ami, bien sûr! Además la selección es acertada puesto que representan tres corrientes como son el españolismo, el secesionismo y el sindicalismo. Además es un aspecto éste del estilismo de la corrupción que ejerce gran influencia en la ciudadanía. Si alguien piensa que cuando vemos imágenes de un supuesto corrupto sus pintas o sus trazas no están estudiadas para impresionar a quien las ve, se equivoca... Il se trompe! Il se trompe!

-Pues entremos en harina comenzando por Fernández Villa, representante de la corruptela a nivel proletario para ser millonario cual vulgar burgués...

-En este caso vemos un estilismo muy estudiado para despertar la empatía del indignado, de sembrar una duda estilística razonable, si nos fijamos es lo que se denomina en el mundillo como `estilismo Papá Noel´, nadie juzgaría culpable a Papá Noel porque se quedaba con algún juguete, su generosidad repartiendo juguetes ya nos pone en situación de aceptar sus atenuantes. Pero no es un estilismo adecuado porque igual que despierta empatía y lástima también produce el efecto contrario una vez escuchado, es decir, que nos parezca casi pornográfico pasar de tener poder a poder tener que rendir cuentas. Es un estilismo que nunca recomiendo salvo que el sujeto estuviera en fase terminal y resulte imposible ocultar la enfermedad. Es un estilismo que anula cualquier perdón porque suena a pantomima para salvar el culo.

-Pues mire Waldo que le doy la razón, si le ponemos un gorrito de Papá Noel da hasta pena... Vamos con Rita Barberá, ein?

-En este caso estamos ante un `estilismo Margaret Tatcher´ y que resulta atractivo a la vista del indignado. Es una imagen de poderío, casi hombruno, donde el volumen del peinado juega un papel fundamental de equilibrio estilístico en general al resultar femenino y compensar el volumen del resto del cuerpo. Es un estilismo exigente, requiere que quien lo use utilice los gestos faciales y movimientos de manos con firmeza y dureza, de indicar a quien lo ve que puede que aunque no dejan de joderle la existencia reclamando lo expoliado, como salga de ésta y pueda tomar venganza, habrá venganza. Es un básico del estilismo político y a demás a Rita Barberá le sienta como un guante... Póngale un casco de antidisturbios con la visera levantada y hasta mete miedo.

-Por último el ya nunca jamás honorable de Jordi Pujol...

-Al Pujol siempre le han colgado el estilismo político tipo Yoda, pero no existe tal
y sólo resulta acertado catalogarlo de tal buscando semejanzas entre su rostro y el del popular personaje de `Stars Wars´ pero que más allá de hacer unas chanzas, quelques mauvaises blagues... El señor Pujol lleva el denominado `estilismo veneciano´, de viejo Dux pillado in fragante que mientras aumenta y expande la influencia de la república, a la vez trafica con esclavos y tiene tratos con el infiel para aumentar sus riquezas. Presenta al indignado la dignidad de la vejez, pero sin renunciar a su honra aunque haya deshonrado a la república porque él encarna a la misma y por tanto está por encima del bien y el mal terrenal y sólo rinde cuentas a Dios.

-Pues quedan muchos en el tintero pero al final me queda la sensación de que a pesar de ser pillados pues como que mantienen cierta soberbia...

-En estos casos el estilismo es un mecanismo de defensa e incluso de aviso de que les dejen en paz, pero la indignación no permite apreciar esos matices salvo que sean apoyados por una campaña masiva de explotar la imagen. La codicia y la soberbia que usted cita van unidas de la mano, casi llega un momento que son esclavos del estilismo que no deja de ser una variante del estilismo habitual. Peut-être émerveillent voir leur propre image dans le miroir!


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
                                                     



                                                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario