The Adversiter Chronicle

jueves, 15 de septiembre de 2016

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

Guerra Mundial Z (2013)
(World War Z)

Hay películas que son inimitables y que crean subgéneros pero que o bien tratan de imitar con ansias de mejorar el original fracasando irremediablemente o bien mezclando subgéneros tratando de ser originales. El Exorcista, Alien el 8º Pasajero y La noche de los muertos vivientes son ejemplos de lo dicho de joyas cinematográficas en el género de terror. Por otra parte al equipo de cata cinematográfica no nos fascina el subgénero de zombis y no sólo porque trabajar en el turno de noche induce a que la mente vea fantasmas y cosas extrañas tras ver una película de terror o decirte que tienes que doblar el turno...

Dirigida por Marc Foster en 2013, Guerra Mundial Z trata de ser original dentro del subgénero de zombis aunando el subgénero de catástrofes. En lugar de un avión, un rascacielos en llamas, volcanes surgidos de súbito en el asfalto, terremotos y demás desgracias que nos hacer ser conscientes de nuestra vulnerabilidad, aquí el escenario de la catástrofe es el planeta Tierra en sí. Lo malo del subgénero de catástrofes es que peca del mismo mal que el subgénero de zombis: vista una, vista todas. Mas que nada porque siguen un patrón bastante lineal con protagonista o protagonistas que se alzan como líderes o salvadores ante la catástrofe, sabes de antemano que al final se salvará todo el que pueda y que el sistema cuanta con gentes y medios para redimir la falta de previsión con liderazgo y decisión en utilizar todos los recursos disponibles para salvar a los supervivientes.

Nuestra fobia al subgénero de zombis proviene de la admiración por La noche de los muertos vivientes que es imposible de superar o actualizar pese al cine en color o los efectos digitales. Si no hay una inmersión previa por parte del espectador que se abandona a la trama, cuerpos moviéndose como si sufrieran un ataque epiléptico, rostros carcomidos y roídos por la muerte y mordiscos a todo ser humano que pillan por delante, acaba siendo cansino y, sobre todo, repetitivo. Tampoco ofrece muchas variantes una historia universal de personas atrapadas y rodeadas por una turba de muertos vivientes salvo para fanáticos del subgénero que viven una época feliz con películas y series de televisión basadas en historias de zombis.

El atractivo de la película reside en la presencia protagonista de Brad Pitt y el protagonismo de los efectos digitales aunque se rinde homenaje a diversos títulos en algunas escenas de un guión frenético alrededor del planeta en busca de la zona cero de propagación. Acción trepidante que no deja tiempo a pensar en las incoherencias inherentes a este tipo de productos y gotas de humor inteligente como ese Israel amurallado contra los zombis donde se permite la entrada de palestinos bajo la máxima irrefutable de que un ser humano que salvan es un zombi menos que eliminar, donde la ciudadanía árabe e israelí se unen en cantos y jolgorios que atraen a su vez a los zombis que terminan siendo atraídos por el mismo y acaban invadiendo las murallas mientras Brad Pitt sale por patas...
¡Porque en realidad se pasa la película saliendo por patas de todos los desaguisados zombis!

Del elenco femenino poco que reseñar con Mireille Enos y las dos niñas como floreros ñoños y de supuestas escenas de amor y ternura protectora como apoyo anímico al héroe protagonista y destacar a Daniella Kertesz de abnegada ciudadana soldado israelí y protagonista de la mejor escena de la película cuando Brad Pitt le corta de un tajo la mano con mordisco zombie. El resto del reparto son todos actores secundarios Bob que aumentan la sensación de que el presupuesto de reparto sólo daba para una estrella y su réplica femenina...

Película predecible que trata de suplir los defectos del subgénero con ritmo continuo, efectismos ya poco efectistas por vistos, trama vista una y mil veces con un mensaje final en un final acelerado que nos hizo preguntarnos si en realidad es que planeaban secuela o bien estamos ante un bien planeado episodio piloto de una serie. En ambos casos la película decepciona y un final hermoso y original sería con Brad Pitt mordido por capullo al infectarse con un virus tratando de pasar camuflado ante los zombis, pero el mensaje final es el típico de seguir luchando contra las adversidades porque la fraternal unión de todos los seres humanos del planeta logrará que la humanidad siempre salga airosa de los embates de la madre naturaleza que es un asesino en serie como indica el experto virólogo, una especie de profesor Bacterio, que afortunadamente tropieza con la escalerilla del avión y se mata sin querer al inicio del metraje librándonos de sus turras que sustituyen la crueldad de Dios por la furia de la Naturaleza.

Actualización en suma del tema zombis recurriendo a tópicos típicos, una estrella de Hollywood al frente del reparto y poco más de una película que no resiste más visionados porque es predecible, ya vista y algo ñoña en el fondo salvo ese encanto de fascinación que siempre es ver el mundo apocalíptico. Al final no sabes de dónde salió el virus y si sabes ya desde las primeras ñoñeces que Brad Pitt salvará al mundo, se reencontrará con su familia (debe ser el único que lo logra vista la mortandad viviente) y el mundo será salvado porque nos uniremos ante la adversidad...
Salvo que nos caiga un pedrusco del cinturón de asteroides, claro.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

                                                     


theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario