The Adversiter Chronicle

martes, 27 de septiembre de 2016

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: Catalina de Médicis
Autor: Leonie Frieda
Editorial: Siglo XXI
Traducción: Ofelia Castillo
Edición: Primera edición, marzo de 2006

Viajamos hoy a la Francia del siempre apasionante siglo XVI de la mano de Catalina de Médicis, plebeya que esposa de un rey de Francia y madre de otros tres. Esposa devota y amante fiel, ignorada durante mucho tiempo y vilipendiada por sus contemporáneos, logró tras la muerte accidental de su esposo mantener el reino para sus hijos ejerciendo el poder real y siempre luchando por preservar la estirpe de los Valois.

Libro delicioso por la maestría de la autora de esta biografía que lejos del pesado estilo didáctico y más alejado aún del mamotreto lleno de fechas y nombres, los hay pero suavemente engarzados en un viaje apasionante a la corte francesa con sus intrigas y luchas por el poder, la omnipresente sombra de Felipe II o las tretas de Isabel de Inglaterra sin olvidar al papado. Pero cuando nos damos cuenta, datos y fechas son dulce complemento, nombres y hechos parte de la historia para terminar con esa agradable sensación de finalizar la lectura de un libro casi sin darnos cuenta...
 
Leonie Frieda es sueca de nacimiento pero educada en Gran Bretaña, Alemania y Francia, hablando cinco idiomas. Esta obra ha sido muy elogiada por la crítica y la prensa, siendo traducida a más de diez idiomas. Poco más que decir por la parquedad de datos de la contraportada pero seguramente en Internet encontraréis más información, pero sin más, unos breves pasajes que os induzcan a su lectura:


Nacimiento de una niña florentina...
"Caterina María Romula de Medici nació alrededor de las once de
la mañana del miércoles 13 de abril de 1519. Su padre, Lorenzo II de Médicis, duque de Urbino, vástago de la por entonces gobernante casa de Florencia, había desposado a su madre, Magdalena de la Tour d´Auvergne, el año anterior. Su casamiento con la condesa francesa, de sangre real y heredera de una gran fortuna, era una unión brillante para los Medicis, a quienes en Francia muchos consideraban meros comerciantes y nuevos ricos. Pero, a partir de la magnífica boda -cuyo anfitrión había sido un pariente de la novia, el rey Francisco I de Francia- y el gozoso retorno a Florencia, los motivos de regocijo escasearon. El embarazo de Magdalena, anunciado en el mes de junio de 1518, progresaba bien, pero el joven duque, cuya salud había sido mala desde hacía algún tiempo, cayó enfermo en el otoño de ese mismo año. Las fiebres intermitentes que le afectaban y los temores por su salud le impulsaron a abandonar Florencia, donde los recién casados llevaban una vida principesca. El duque, que probablemente sufría de sífilis y tal vez también de tuberculosis, se trasladó a la campiña próxima en busca de aires más saludables. Allí esperaría el nacimiento de su hijo. Cuando regresó a la ciudad para el parto de su esposa, agonizaba.”

Madre prolífica...
"Gracias a su magnífica constitución física, Catalina sobrevivió a nueve partos, en una época en que las mujeres de clase alta disfrutaban del dudoso privilegio de ser atendidas por médicos y parteras. Era una práctica corriente que los experimentados y nerviosos dedos de las parteras desgarraran la carne de la vagina lo suficiente para que pudiera salir un bebé que se demoraba. Ese desgarramiento y la subsiguiente exploración interna ( en la que con frecuencia se arrancaba la placenta junto con el niño) contaminaban la sangre, causaban hemorragias graves y otros daños que solían provocar la muerte de la madre. Si la parturienta sobrevivía, los tratamientos recomendados por los expertos atentaban contra su ya debilitado organismo. Por lo general, se indicaba que, una vez nacida la criatura, la paciente debía permanecer en cama, en una habitación caldeada y a oscuras. Sólo se le administraría una alimentación líquida durante un periodo bastante prolongado.”

Aficiones de la reina Catalina...
La persistente adhesión de la reina a la astrología y la nigromancia fie excepcional aun
para su época, y posteriormente influyó para consolidar la mala reputación que la historia y muchos de sus contemporáneos le forjaron. Tampoco ayudó a su imagen la figura de su `parfumier´, el italiano `máitre´ René, quien llegó a ser muy temido por sus pócimas y polvos, y por los legendarios guantes y lápices labiales envenenados, con los que supuestamente habría llevado a mucha gente a la tumba, cuando estuvo a las órdenes de catalina durante su viudez. Apasionadamente interesada por las personas con don profético, se murmuraba que ella misma era vidente. Muchos de sus íntimos afirmaban que solía despertarse gritando y profetizando, por ejemplo, la temprana muerte de un ser querido. Hasta su hija Margot fue testigo de que Catalina había vaticinado acertadamente una muerte por haberla soñado.”

El protestantismo de afianza en Francia...
"Calvino había extendido desde Ginebra una organización dedicada al proselitismo mucho más eficiente que la de los primeros protestantes; sus agentes pasaban a Francia y difundían la nueva doctrina. Entre las medidas represivas, figuraba la pena de muerte, sin derecho a apelación, para los predicadores y los que llegaran desde Ginebra y distribuyeran propaganda protestante. Abarcaba también a todo aquel que fomentara disturbios por causa religiosa. Al mismo tiempo, Enrique le había solicitado autorización al Papa para crear una Inquisición francesa. Para encabezar este nuevo organismo, fueron elegidos tres cardenales...
...Pero Enrique tuvo dificultades con los magistrados, que desafiaban la autoridad de los inquisidores. Entonces se les confirieron poderes adicionales a los tribunales seglares para que actuaran contra los calvinistas, pero los juicios se demoraban por la confusión respecto a cuál de los cuerpos legales tenía jurisdicción para aplicar las durísimas nuevas medidas. Algo quedó completamente claro, sin embargo: para detener el deterioro que invadía el reino, Enrique necesitaba la paz, que era lo único que le permitiría poner en práctica el edicto y librar su guerra contra la herejía.”

Su hija Isabel, esposa de Felipe II de España...
El 30 de enero de 1560, en Guadalajara, España, Felipe conoció a su esposa y declaró su `completa felicidad´. Poco después, Isabel le dijo a su madre por carta que era la joven más afortunada del mundo por tener semejante marido. Aunque la muchacha era alegre y de buen carácter, resulta difícil imaginar cómo pudo Felipe despertar en ella tanto entusiasmo. Hosco, seco y pedante, el rey de España se regía por su sentido del deber y la fría convicción de que su destino era salvar al mundo de la herejía. Para él no había ningún detalle, ni siquiera el más insignificante que no fuera digno de ser examinado, ponderado y discutido. A medida que pasaban los años, Catalina, cuya vida transcurría en una tortuosa combinación de preocupaciones dinásticas y maternales, llegó a ser una especie de maldición para Felipe. Por el momento, y en parte gracias a los buenos oficios de Isabel, la relación entre Francia y España pasó por una breve fase de entendimiento sin precedentes. Felipe mantuvo la promesa que le había hecho a Enrique II de que, si el monarca francés moría, él tomaría Francia bajo su protección. Pero el rey español era reacio a ver el país vecino lleno de herejes que podrían infestar su propio reino, y esa circunstancia mantuvo cordiales las relaciones entre ambos países.”

Matanza de hugonotes la Noche de San Bartolomé...
"Mientras Enrique estaba encerrado junto con su primo, sus camaradas eran asesinados, víctimas fáciles, entrampados en el corazón mismo de la fortaleza enemiga. Nançay, capitán de la guardia real, dirigía a sus hombres mientras éstos iniciaban su horripilante tarea. Cuando comenzó la matanza, la mayoría de los hugonotes dormían. Fueron arrancados de sus lechos y degollados antes de tener la más mínima posibilidad de defenderse. Mientras los gritos de terror resonaban por los pasajes, escaleras y confusos laberintos de corredores que formaban parte del castillo, que había sido muy reformado, los sobrevivientes corrían desesperadamente, tratando de esconderse de las bandas de asesinos. Como no encontraron dónde hacerlo, muchos fueron cazados en el gran patio del palacio del Louvre. Allí, esperándolos, estaban los arqueros del rey, que empujaron a hombres y mujeres hacia las alabardas de los guardias suizos, quienes, con siniestra eficiencia, cobraron sus indefensas piezas.”

Unas breves pinceladas en suma que espero os inciten a descubrir una biografía apasionante de una mujer en un mundo de hombres, el mundo del siglo XVI, pero que la autora logra mostrarnos con sus matices, de una reina y madre de reyes que sobrevivió a sus enemigos y tuvo la penitencia de ver como sus hijos resultaron incapaces de mantener el legado de su padre y de su abuelo que les precedieron en el trono y que Catalina de Médicis supo mantener aunque finalmente la casa de Valois perdería el trono, todo ello con el trasfondo de las guerras de religión que desangraron Francia y dividió a sus habitantes en el marco histórico de la Contrarreforma.

Ideal para lectores de novela histérica que descubrirán que la realidad siempre es más apasionante, turnos tranquilos de noche, convalecencias, vacaciones así como lectura de mesita. Aunque parece tocho se lee de un tirón y por supuesto prohibido para la suegra que podría maquinar tácticas florentinas para librarse de nosotros...


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

                                                     


theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario