The Adversiter Chronicle

sábado, 26 de septiembre de 2015

"Del derecho pero al revés", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso en exclusiva para The Adversiter Chronicle

27-S: ELECCIONES AUTONÓMICAS CATALANAS

Por fin ha llegado el día de las elecciones autonómicas catalanas que los secesionistas venden a su grey, así les han inducido como si fueran tales desde párvulos, que en realidad se vota un plebiscito secesionista. Lo cierto es que todo está permitido en democracia siempre que sea legal y hacer el canelo a favor y en contra, aunque pueda insultar a la inteligencia en ocasiones, es permisible.

De todas formas cuando lo de Escocia se anunciaban truenos, rayos y centellas para finalmente no pasar nada dentro de la normalidad democrática. Pero en España se da lo mismo que en el resto de Occidente democrático y consumista salvaguardado por la OTAN: nos ofendemos enseguida y enseguida ofendemos a los demás aliñado de la peculiaridad ibérica que tanto desconcierta al resto del orbe.
De la campaña se deducen varias cosas a partir de ciertos hechos. El primero y fundamental que hoy por hoy el secesionismo ilegal de una porción de la clase política catalanista y catalana, la división y adjetivar la misma ya es por desgracia inevitable, que arrastra a una parte de la ciudadanía a la que han logrado cegar para en lugar de pedir cuentas del desastre contable de la comunidad autónoma catalana tomen por suyas y patrióticas las tesis políticas secesionistas, no tienen un general con mando en tropa que afirme apoyar la secesión catalana y que las unidades bajo su mando defenderán la nueva soberanía apoyada en la ilegalidad.
 
Luego en la ecuación electoral falla que los secesionistas olvidan que la sociedad española ha respondido en el único llamamiento en que hizo falta: el referéndum para aprobar nuestra actual Constitución. El señor Mas, auténtico funambulista político a la altura de otros grandes histéricos de nuestra histeria histórica, se ha arrimado y arrimado a su partido a la disensión con sus socios naturales, a que el señor Mas presuma de músculo electoral cuando a la hora de la verdad su partido se nutre de votantes de perfil a la derecha de los secesionistas y que repelen por instinto los ajenos sueños de una Arcadia republicana catalana que en el alma del país catalán aún resuena de tiempos de Guerra Civil donde los héroes del señor Junqueras sembraron el terror a los abuelos y padres del electorado del señor Mas...
 
Por supuesto los socios del señor Mas ya saben que van a perder pero lo venderán como victoria y argumentarán que hay que seguir bregando. El día después del domingo será hora de que el capitalismo catalán que jugaba a dos barajas y parte de la clase política catalana dejen de seguir jugando como en la Transición que tanto evocan para presumir de lo contrario. Se puede entender el sentir de una patria que nos han enseñado prostituida y subyugada a España, se puede comprender que si te educan en el odio te harás una persona adulta que odia, se puede sentir que un hermano reniegue de su ADN familiar...

Pero no se entiende que acusen al Estado de utilizar todos los recursos a su alcance para hacer valer la legalidad vigente y que si lo hacen ellos es un derecho de oprimido, que se utilice internacionalmente el peso de España como nación entre naciones mientras se dedicaron años el señor Pujol y sus cuatreros amaestrados a gastar y fundir caudales públicos y mordidas concesionarias en abrir delirantes embajadas en medio mundo...
Son tantas y tantas las cosas que nos ofenden como españoles que han logrado que sean tantas y casi tan cerriles como las que les ofenden a ellos como catalanes secesionistas.

Así que es hora de hacer apuestas y lo mejor es analizar el partido en todos los aspectos posibles:

El campo de juego, el terreno de la justa medieval se juega en un campo que se quiere hacer pasar por otro: son elecciones autonómicas y la secesión es ilegal. Como he dicho en anteriores artículos, este simple y fundamental hecho ya debería habernos ahorrado el histerismo que sufrimos actualmente.

Los jugadores, por una parte un electorado joven e ilustrado en la lustrosidad de que Cataluña no es ni forma ni formó ni formará y ni siquiera se deformará con tanta formación, de esa cosa llamada España que sencillamente están ciegos porque les han educado en la miopía nacionalista y sin gafas no sabrían qué votar, posiblemente votarían a PODEMOS o cualquier otra formación similar con la fuerza de la juventud y la esperanza de lo novedoso. Luego el señor Mas y sus sueños de grandeza, reitero que el perfil de sus apoyos a la hora de la verdad votará la estabilidad conocida que la confortabilidad augurada. Queda ERC que hace unos años sí que era ilusionante, luego llegaron al poder y lo que se recuerda es una ineptitud para gobernar un territorio industrializado e integrado con España en la UE así como las multas por velocidad indebida del coche oficial del que era entonces su gerifalte...

Así que por una parte un equipo de cantera con ínfulas de campeón y que sea cual sea el resultado será el que les conviene. Enfrente un batiburrillo de catalanes que a la vez aplauden a La Roja, rojos que se sienten catalanes pero temen a más rojos que ellos y por tanto el amarillo queda bien en medio de tanto rojo, rescoldos del nacionalcatolicismo español que rebuznan en el Campo Nuevo del Barça en catalán para no desentonar y finalmente supervivientes de otra época, emigrantes que ven a sus nietos disfrutar de la infancia que ellos y ellas no tuvieron, los partidos clásicos estatales donde desde el PP se cansaron de decir que no eran plebiscitarias y han hecho campaña como si lo fueran mientras los socialistas se lían en si poner la banderola desde el inicio o al final del mitin...
 
No me olvido de PODEMOS, al que se hará artículo sobre sus cien días en las instituciones y representando a la plebe que les votó. En sus genes comunistas, más leninistas que marxistas, no está permitir si llegan al poder que se desmiembre el Estado. No lo hizo Lenin y ellos no lo harán, sus planes de justicia social y demás socialismos precisa de los aurelios que rentan los catalanes y el resto de las Españas, así que por ese lado no hay temor.
De forma que unos someros cálculos dan una derrota del sí a la independencia, que no será tal, casi rozando el 50% pero jamás llegando al soñado 60%, pero su base electoral es insuficiente, saben que están solos en el Universo del orden geoestratégico internacional y al igual que sucedió en 1978, ciudadanos y ciudadanas que no participan en las listas electorales sí lo harán.

De todas formas la única certeza es que es una cita electoral importante que precisa de la verdadera esencia de la democracia parlamentaria y consumistas bajo el paraguas de la OTAN: el voto.
Pase lo que pase, en la historia quedará que el pueblo, la sociedad y la ciudadanía catalana, tuvo la oportunidad de emitir su voto...
El resto será historia, histeria o ambas tres.
Así de simple y así de complicado.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/




 
                                                      


No hay comentarios:

Publicar un comentario