The Adversiter Chronicle

lunes, 21 de septiembre de 2015

"Deporte sin porte", por F.O.Roffön


Una sección de F.O.Roffön en exclusiva para The Adversiter Chronicle

La Roja de baloncesto campeona de Europa y primera victoria del Sporting

No voy a mentir: de baloncesto sólo sigo a La Roja y casi siempre los dos últimos cuartos. Dicho esto he de confesar que vi la semifinal contra los franchutes... ¡Que placer ver como se tragaron a palo húmedo de lágrimas su Marsellesa, ese himno que despierta nuestra envidia porque se canta y puede cantarse como tal y dar el cante ya sea ante oficiales nazis en un burdel parisino durante la ocupación o en plan festivo patriótico como ocurrió durante el partido!


A mi me gustó más que la propia final, con ese disgusto de placer de no ir nunca por detrás en el marcador ante una Lituania que despierta en los aficionados ya de cierta edad, aunque en ocasiones de edad incierta, ecos de otra época cuando los lituanos formaban parte de la élite. Pero lo más cojonudo es el corte de mangas a Mas cuando más falta hacía. Son las cosas del deporte donde un triunfo hace brotar el patriotismo y relega el terruño porque te sientes partes de otro terruño que abarca el propio. Sigo pensando que hasta que el Barça hable de una liga catalana el rollo de Mas es una falacia y me imagino un futuro con una Cataluña secesionada y el Barça estableciendo su sede en Tomelloso para poder jugar en la Liga...


Así que mientras el Mas nos hacía un corte de mangas, va el Gasol y se lo devuelve sublimado medalla de oro y fiesta española nada menos que en territorio gabacho. Pero dejando aparte cortes de manga, lo cierto es que el baloncesto español tiene jugadores competitivos que brillan en sus clubs y en La Roja, ese puntito que siempre nos faltaba desde los 80´s y que ha venido de la mano de jugar en otras competiciones y sobre todo en la NBA.


Ha cambiado el baloncesto desde que siempre nos ganaba Italia y la URSS. Ya no hay esa dicotomía de reglamentos en el juego y entre profesionales y amateurismo que primaba entre la NBA, el baloncesto internacional y las Olimpiadas, ahora el baloncesto ha ganado televisivamente hablando para el espectador y no se echan de menos los dos tiempos ahora que son cuatro, por entonces eso de los cuatro tiempos eran cosa de los USA...

Enhorabuena a los seleccionados porque nos estamos refalfiando de triunfos, porque ya somos competitivos y no bregamos por quedar en cuartos o semifinales, porque jugamos contra Francia en su terreno y su campeonato y les metemos la jodida Marsellesa por el culo con una par de cojones, catalanes y españoles, de Pau Gasol al que vemos envejecer como si formara parte de nuestro entorno y porque nos demuestra a diario que se puede ser coherente cuando prima la incoherencia. Sólo eché en falta de otras finales victoriosas que además de la bandera española los jugadores sacaran las de sus terruños porque la afición seguimos siendo gañanes aunque no llevemos boina y al placer del triunfo en el conjunto se nos alegra el alma cuando sale la bandera propia. Es una sana costumbre que no debería olvidarse aunque algún cretino opine que hacer eso es vilipendiar.


Antes del mágico fin de fiesta estaba el aperitivo del partido del Real Sporting en La Coruña. Me gusta seguirlo por la radio siempre que ocurre que no me fía el chigrero o los operadores de televisión por cable consideran que mi solvencia no justifica que me instalen el receptor y sea su cliente. Fiel a mi promesa, por cada gol rojiblanco me tomo una botella de sidra, así que a los diez minutos ya tenía un pedo descomunal que me evita recordar los detalles, pero sí que hemos ganado...


Porque lo que gusta al buen aficionado es ganar y el resto son mierdas. Ganar en La Coruña ante un rival directo supone un soplo de ánimo de una plantilla que sigue respondiendo con coraje sin demérito del entrenador, que nunca la ha visto tan gorda el bueno de Abelardo. Parece que el Mijalóbil, o cómo coño se escriba, va a ser una aportación notable y de calidad...


Y que es así como mola empezar la semana, conversando con los compis del curro y con sonrisa para los adentros porque jodimos a los franchutes, ganamos a los coruñeses y ni siquiera nos preocupa cómo quedó el Oviedo y porque puede que Mas tenga razón y los catalanes no quieren ser españoles, en realidad Asturias es España y lo demás y lo del Mas tierra conquistada, pero ayer un grupo de españoles de las Españas de España logró que miles de gargantas cantarán en Francia el laalo laaalo lalalalalaaaalo y han conseguido que madrugar de lunes para volver al trabajo de mierda sea más llevadero y sea soportable...
Sin más ni Mas.
F.O.R.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/



 
 
 
 
                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario