The Adversiter Chronicle

sábado, 1 de febrero de 2020

"Bits a bits", suplemento videoconsolador


Una sección de Kitapayá en exclusiva para The Adversiter Chronicle

FORTNITE 2

Si tenéis jugones en casa o seguís la actualidad, sin duda en un momento dado habréis visto al menos un titular o noticia que nombren el título de hoy. Un vídeojuego que si sois de los y las jugadores de la prehistoria, lo siento pero así os definen en el mundillo, es ideal para retomar el contacto con un mando sin sufrir traumas irreversibles. Si sois ya parroquianos de la sección y retomáis el sano vicio de videojugar y con los títulos que os propongo, estamos ante un juego de disparo en tercera persona con mundo abierto, personalización en vestimentas y demás sin olvidar el pequeño pero importante detalle de que hay que pagar para conseguir las jugosas cosas, accesorios y personalización que ofrece el videojuego.

Pongo por delante que lo de pagar en un videojuego más allá de lo que cueste el mismo, y teniendo en cuenta que es un título popular entre la infancia y adolescencia, sólo es un vivero de futuros ludópatas y pagar para progresar o conseguir accesorios, no es videojuego y sí es otra cosa. Está bien que haya los llamados parches, extensiones y secuelas, pero ya se paga cuando se adquiere y en mentes inmaduras puede causar estragos en la economía familiar. Pero dicho ésto, salvo el detalle optativo de gastar los caudales, es un juego entretenido que sirve de toma de contacto para jugar en línea con y contra otras y otros jugadores, sin esa cierta mala fama que propagan los nuevos gurús que ven al maligno en los videojuegos y su industria del ocio. Lo que dicen de los videojuegos en general y de Fortnite en particular, sólo son majaderías como antes lo dijeron de la televisión, el cine, la radio, el teatro y hasta de los juglares en tiempos de juglaría, que gurús siempre los hubo en cualquier forma de entretenimiento...

 
La forma más popular de competición del título es la llamada Battle Royal y dentro de la misma hay tres variantes: en solitario, formando un dúo o equipo de cuatro integrantes. Es un videojuego ideal para el dialogo intergeneracional, abuelos, tíos, nietos y sobrinos pueden estar en sus casas y compartir juego con comunicación de voz, eso sí, ojito a dejar el micrófono abierto. Es un todos contra todos y saltamos en un mundo abierto donde deberemos tomar tierra y conseguir lo más rápido posible armamento, botiquines y demás zarandajas. Seguramente ya estáis pensando en quedaros quietos y quietas esperando que los demás se maten entre ellos y ellas, pues hay una tormenta que recorre el paisaje y que os resultará mortal si os pilla. Además, combina la habilidad de construir muros , plataformas y estructuras de paso para sortear obstáculos. Lo mejor en todo caso es disfrutar de jugar con amigos y distintas generaciones en tiempo real y comunicación entre los integrantes de la escuadra.

Así que sacudiros las telas de araña y lanzaros a la conquista del mundo de Fortnite porque si sois de títulos de disparo os parecerá algo ñoño en su puesta en escena pero no deja de ser un buen título para estar entretenido en compañía. Reitero que lo de pagar en el desarrollo del videojuego me parece una total aberración pero ya hay todo un universo friki que se gastan sus dineros en tales ofertas y el negocio funciona. Si tengo que valorar el título como recomendable en ciertas edades, teniendo cuidado de que no nos cargue gastos mediante un mínimo control parental, no es más violento ni dañino para la psique que un anuncio de gel de ducha en horario infantil. Nunca se os hubiera ocurrido pagar por un nuevo asteroide o un come-cocos en la prehistoria pero en la era digital, sí, así que jugar todo lo que sea gratis porque como siempre os digo:
¡Quien no se consuela es porque no videojuega!
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 


 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario