The Adversiter Chronicle

jueves, 6 de febrero de 2020

"El ojo púbico", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Encuentro escénico entre el Presidente del Gobierno y el inhabilitado señor Torra

Aunque no han pasado aún los cien días de rigor, aunque resulte difícil contenerse ante los despropósitos del ministro Ábalos y sus continuos cambios de versión por la presencia en territorio español y de la UE de una ministra bolivariana vetada en territorio de la Unión, hay que detenerse en uno de esos actos simbólicos que no por necesarios, la necesidad que da el devenir de la cruda realidad, están exentos de ser utilizado por todas la partes en beneficio propio. Y no podía ser de otra forma porque ni el gobierno ni sus apoyos nacionalistas, que en realidad son regionalistas aunque renieguen del término desde 1978, dejan de dar el cante para consumo de su electorado ni la oposición de los llamados constitucionalistas, mal llamados porque todos los partidos son constitucionalistas por cuanto aceptan las reglas de juego democrático pese a que aspiran a dinamitar el mismo, está a la altura de ser una oposición efectiva...

Citar la apertura de la legislatura con puesta en escena de los regionalismos y con el señor Rufian de sumo sacerdote. Un insulto más a la inteligencia salvo para mentes fanatizadas por el nacionalismo, incluido el nacionalismo español; ver al señor Rufian con el tono y discurso de la legislatura pasada afirmando que no tienen Rey. Lo malo de pedir respeto faltando al mismo es que se siembra la semilla de la discordia para recoger el fruto del enfrentamiento. Por mucho que les pese, hay Rey y hay reinado, puede que la Princesa de Asturias lo tenga jodido cuando le toque reinar, el señor Junqueras no esconde los planes de seguir adoctrinando otras dos generaciones antes de otra intentona. Felipe VI nos representa a todas y todos, resulta difícil con los vientos actuales que se tuviera respeto a un Presidente de la República cuando no nos respetamos entre nosotros ni como país, ni como nación ni como ciudadanía. Lo de Bildu, sin comentarios salvo que hay que tolerar sus faltas de respeto e insultos a la inteligencia como si ETA hubiera atormentado a Euskadi y su sociedad hace dos siglos...
Según Bildu, claro.

De todas formas el Tribunal Constitucional hace tiempo que dictaminó que todas estas faltas de respeto e insultos a la inteligencia de los regionalismos periféricos llevados al odio nacionalista con ribetes étnicos negando la Historia y enseñándola como propaganda para futuros réditos electorales, entran dentro de la libertad de expresión. Lo malo es que los mass media, la clase política y hasta el gremio del periodismo, hacen el juego a todos ellos, resaltando que si no se saluda a la Princesa de Asturias, los numeritos de puestas en escena del señor Rufian y sus compinches, las barrabasadas de miembros del gobierno de la Generalitat encabezados por ese auténtico nazi del señor Torra, ese tipo de políticos que lanzan a las masas al combate mientras se refugian en una intelectualidad que apoya y promueve la solución yugoslava para España mezclando el tocino con la física de microondas. Todo ello entra dentro del juego y cuando no, pese a sus vocingleras soflamas, pues acatan lo que dicte la autoridad judicial competente.

Visto quirúrgicamente, está claro que el señor Sánchez y el señor Junqueras tienen un acuerdo que está jalonado de gestos a la galería, declaraciones a sus votantes, vuelta a la diplomacia vaticana en temas de relación institucional y por último buscar una salida que, pese al señor Junqueras que lo sabe y lo asume de sobra, pasa por el respeto a las reglas y a la Constitución. Los desplantes, rechazos y acusaciones a la figura del Felipe VI son asumibles porque así funciona. De todas formas, el señor Sánchez ya demostró que si tiene que dejar el buen rollito para pasar a la ofensiva con el apoyo de la legalidad, lo hará como hizo con su propio partido cuando los gerifaltes del mismo le echaron. Este antecedente hace pensar que si el Gobierno debe intervenir con el 155, lo hará de una manera draconiana. Pero que la ciudadanía viva en un constante estado de inducción al extremismo por medio de editoriales, programas y declaraciones puede volverse en su propia contra si no sale a la palestra a explicar a la nación sus pasos y la forma de darlos, no es tanto estar en su contra como que no comparta con la nación su política territorial con quienes atentaron contra la legalidad vigente y venden su anacronismo político como liberarse de la franquista España utilizando ellos métodos nazis de propaganda y adoctrinamiento..

Entre medias, la liviana estancia en cárceles de Cataluña de los perpetradores de la intentona secesionista donde hay entrevistas, salidas a la Generalitat, visitas y demás, todo ello dentro de la Ley, aunque ofenda, pero es el sistema penitenciario que hay y aunque ni se redimen de sus actos sino que amenazan con hacerlo de nuevo, pues se traga también. El señor Torra aprovechó el encuentro con la ya típicas puestas en escena que puso de en boga el señor Mas: fondo de arquitectura imponente en solemnidad, gesto solemne y solemne solemnidad. Para esta puesta en escena el señor Torra montó un recibimiento como si Cataluña recibiera la visita de un Jefe de Estado extranjero, una puesta en escena y numerito escénico con escenario de Guardia de Honor que haría destilar ingenio y sagacidad a Galdós, Valle-Inclán o Gila...
 
Ha sido otro esperpento del señor Torra que hace el ridículo a nivel internacional pero logra soliviantar a unos y dar alaridos de terruño a los otros suyos. El señor Torra está muerto políticamente y ahora le queda vivir de la grandeza de su mandato el resto de sus días: memorias, ensayos, conferencias y homenajes en el panteón independentista cuando en tiempos de Maciá o de Cambó a estos patriotas se les apartaba por incendiarios. El señor Iglesias y compañía fueron los primeros en cantar que desde 1975, a la muerte del dictador, España vive una época de bienio canovista y hacen política en base a ello sin avisar a la ignorante ciudadanía de lo de Cánovas y su época. Logra encrespar al resto de la nación, contenta a los suyos que aún no se enteran de que estamos en otra partida y lo de la secesión ilegal era un timo, son antológicas las manifestaciones del señor Trapero donde él era el mayor salvaguarda de la democracia y la Constitución mientras sus subordinados no le informaban a tiempo de los sucesos y sus jefes políticos eran poco menos que aventureros corsarios que no escucharon sus sabios consejos...

De momento se pone en escena el guión pactado, la reunión con Torra es puro teatro simbólico y mientras que el Torra y su alter ego el prófugo Puigdemont empiezan a ser incómodos hasta para quienes les financian, el señor Junqueras ya saborea el olor a santidad y nuevo Dios en el Olimpo de la Arcadia catalana, republicana y fuera de España, mientras que el señor Sánchez aprieta los dientes y aguanta los reproches y rebuznos ibéricos mostrando buen talante. Hay una nueva legislatura, los actores han cambiado su discurso, su nicho electoral sigue sin creer que se han creído lo que nunca hubo intención de hacer sin un muerto el día del referéndum ilegal que fuera mártir de la causa, llama de la rebelión ciudadana e indignación en el extranjero y parte de la Vía Láctea mientras el Rey de Marruecos que nos conoce de sobra, aprovecha para poner un pie más cerca de las Islas Canarias...

Felipe VI ha sido claro en su mensaje de apertura de legislatura. La Constitución ampara, al igual que la democracia a sus enemigos, que quienes la rechazan puedan manifestar su credo y luchar por llevarlo a cabo dentro de la legalidad vigente. Una independencia se alcanza asaltando prisiones y liberando los presos, arriando las banderas y defendiendo con las armas sus fronteras. La diferencia entre el señor Puigdemont y el señor Torra es que ni Cataluña es una república federada en una federación de repúblicas ni tienen tomados los arsenales de las FFAA en Cataluña, pero tampoco España es un estado ficticio producto de los avatares de las guerras mundiales. El señor Torra ordenaría tomar las armas pero él y sus compadres compinches contaban sacrificar ciudadanía, un mártir...
Un muerto.
Así de simple y así de complicado.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 




 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                  



No hay comentarios:

Publicar un comentario