The Adversiter Chronicle

martes, 18 de febrero de 2020

"Memorias de La Transición", por Antón Rendueles


Unas memorias de Antón Rendueles en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Tardes y noches de cine (VI y final)

El universo cinematográfico llegó a su culminación con la salidas al cine con los amigos. Ir al cine era una opción habitual y su gasto debía ser soportable para mis mayores ya que nunca me escatimaron darme dinero, generalmente mi madre, pero todo mi entorno estaba dispuesto siempre a darme algo aunque yo no era consciente, feliz en mi mundo, de si mi afición al cine les ocasionaba inconvenientes, todo lo contrario y siempre animándome a ir al cine...
La salida al cine con amigos solía ser los sábados y siempre que hubiera película a tiro en época de vacaciones asistiendo a reposiciones en un cine que vivió épocas más gloriosas y reconvertido a sala para títulos ya caducos de su estreno hacía lustros cuando no décadas...
Las colas de sábado con título taquillero eran algo formidable y estar una hora antes solía ser habitual y siempre surgía el inevitable compañero de clase al que colaba en la cola, práctica habitual que no despertaba las iras siempre que se hiciera de forma elegante y no abusiva, es decir, podías colar a uno u dos pero colar a más despertaba iracundas protestas...
A mí me gustaba mirar las fotos de la película que exponían en el exterior y hacer cola, aunque era un incordio, también era una liturgia que formaba parte de la salida al cine...
Cuando mi hermano Marco ya era un niño, pude prescindir de mis amigos para ir al cine y disfrutaba de que me acompañara al festival de cine de la ciudad, o ir con mi hermana a pasar una tarde de cine. Eran los momentos que más disfrutaba y cuando íbamos los tres resultaba inevitable y casi obligatorio darnos un buen homenaje de hamburguesas...
Casi sin darme cuenta, los amigos se fueron difuminando y comencé a ir solo al cine y, sin darme mucha cuenta tampoco, aquel universo cinematográfico fue desapareciendo en el periplo vital...
En aquellos tiempos los veteranos y veteranas hablaban de su juventud e infancia cinematográfica con referencias al blanco y negro así como títulos que ahora denominan clásicos. Ahora soy yo el que viaja al recuerdo y es más fácil percatarse de la magnitud de la importancia de que la infancia y juventud de aquellos ilusionantes tiempos cargados de incertidumbre par los adultos fuera par nosotros una época de recuerdos gratos, de inocencia que se iba perdiendo, de afortunados de disfrutar del bienestar que los adultos no tuvieron...
Ahora que aquellas películas y sus protagonistas van envejeciendo y dejando este mundo, las veo por televisión alguna vez y supone dos placeres: ver una película recordando su estreno y volver a aquellos tiempos de ilusionante futuro que son este ilusionante presente, cargado de incertidumbre como entonces aunque el cine ya no sea como entonces, lamento eterno de generaciones precedentes de aficionados y aficionadas al cine que también nos recuerda que el tiempo pasa para todos...
Incluso para aquellos y aquellas anclados en los viejos tiempos.
Antón Rendueles

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 



 
 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario