The Adversiter Chronicle

sábado, 11 de mayo de 2019

"Bits a bits", suplemento vídeoconsolador


Una sección de Kitapayá en exclusiva para The Adversiter Chronicle

FARCRY 5

Hay vídeojuegos que son como las películas o las bebidas espirituosas, que te gusta tenerlos a mano porque en algún momento apetece saborear ese licor o visionar de nuevo una película ya vista. En mi caso, y tras el frenesí de aventuras de la saga Uncharted, me pedía el cuerpo un juego de disparo en estado puro con cámara en primera persona. Aprovechando que puede adquirirse en línea por menos de 20€, decidí catar el último título de la saga Farcry que ya va por la quinta entrega. Además del buen sabor de boca que nos dejó la cuarta entrega: https://theadversiterchronicle.blogspot.com/2017/12/bits-bits-suplemento-videoconsolador.html ;ésta que traigo hoy, estaba a punto de lanzarse por entonces...

Un colega del 4º Directorio, a mis preguntas sobre el título, me comentó que en realidad era más de lo mismo y era precisamente eso lo que estaba buscando: un título de solvencia y ya probado que dejó una grata sensación además de horas de diversión y evasión, con un fantástico mundo abierto y un casi sin fin de acción trepidante pero donde hay sitio para alternativas, tácticas y estrategias sin faltar una inmersión total. Y he de decir que si bien es más de lo mismo que en la cuarta entrega, no es igual esta quinta que aumenta la calidad de los gráficos, las misiones de caza no son tan latosas y puedes prescindir de escrúpulos ecológicos y animalistas pescando peces con cargas explosivas y cazar osos con dinamita sin que el valor de las pieles disminuya en exceso. Han metido un factor que sobrepasa lo anecdótico como es el fuego, capaz de arrasar un terreno o una edificación cuando no una granja completa y hasta envolver al enemigo si hacemos varios focos de incendio...

La munición no es finita pero podemos buitrear los cadáveres enemigos saqueando sus pertenencias y cogiendo prestado sus armas. Se nota que han eliminado o aminorado los lastres de la cuarta entrega y potenciando otros, os aseguro que pilotar el helicóptero artillado depara momentos de paroxismo y requiere que le cojamos el tranquillo a pilotar si queremos enfrentarnos con garantías al piloto rival; se puede saltar en pleno vuelo y contamos con el traje de vuelo y paracaídas. Es más estimulante que el ala delta de la entrega anterior y me he divertido mucho, pero en mi caso no quería jugarlo compulsivamente, buscaba tener un título para jugar y seguir cuando me sature de otros géneros o simplemente el placer de un título de disparo en estado puro, en ese sentido, el título cumple y supera la grata experiencia de su antecesor en la saga...

Hay misiones principales y secundarias, que nos permiten hacer trabajos y encargos con recompensa y subir progresivamente de nivel. No falta el tema de customizar, sin ser latoso ni pesadilla, el placer de conducir vehículos o pilotar avionetas y helicópteros sin olvidar lanchas motoras o motos acuáticas. Hay cosas que coger y que podemos vender posteriormente, desde pieles o plumas hasta cómics. Un detalle que os puede hacer brotar una lagrimilla de nostalgia, es la posibilidad de jugar en máquinas recreativas juegos de antaño, vídeojuego dentro del vídeojuego. Mundo abierto con parajes distintos y variados siendo siempre el mismo así como capacidad de afrontar de diversas maneras las misiones, utilizando a fondo nuestras capacidades de planificar y actuar con estrategia explorando el terreno, colocando trampas explosivas y demás zarandajas de insurgente. No falta la ya imprescindible opción de jugar con compañeros virtuales que nos sirven de entrenamiento para lanzarnos al juego corporativo en línea, que reconozco que aún no he probado...

Somos un joven, o una joven, y novato ayudante del sheriff del condado de Hope, en los EEUU. Nuestra primera misión de campo es acompañar a un agente del FBI con una orden de detención contra el líder de una secta fundamentalista cristiana cuyos gerifaltes y manos derechas del líder de la secta son unos psicópatas iluminados. La secta ha ido tomando el control del condado y las vidas de sus gentes tomando los medios de comunicación, controlando las vías de comunicación y condicionando la vida de los habitantes mediante una fuerza paramilitar compuesta por fanáticos de la secta pese que no todos los habitantes acceden a formar parte y resisten las coacciones formando una pequeña resistencia. Pero de repente nos encontramos ante una ensalada de tiros de la que podemos salir airosos pero quedando aislado en territorio hostil y nuestros acompañantes en la detención secuestrados en distintas localizaciones del condado. Desorientado y sin armas, deberemos lograr contactar con los resistentes y tratar de ir minando el poder de la secta liberando progresivamente el condado de Hope de los fundamentalistas...

Así que cambiamos los parajes tibetanos por los de un condado del medio oeste de los EEUU que nos recuerda a la secta de los davidianos o a los fundamentalistas del Estado Islámico. No falta la posibilidad de abrir una cuenta para conseguir objetos extras y poder jugar en línea, pero ojito que también hay cosas que se pueden comprar con dinero de verdad, no sirve de escusa para no jugar ya que con no abrir la cuenta podemos jugar el modo historia sin más. Título recomendable e imprescindible si os gusta la saga, con mejoras notables y casi imperceptibles que no hacen añorar las partes anteriores. Yo he terminado de liberar una parte del condado de Hope y eliminado a uno de los más psicopáticos lugartenientes del líder de la secta y lo juego reposadamente y paladeando cada misión, sin ansias de acabar, como un buen lingotazo de licor añejo y una película inolvidable, porque como siempre os digo: ¡Quien no se consuela es porque no vídeojuega!
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

 
 
 
theadversiterchronicle@hotmail.es                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario