The Adversiter Chronicle

sábado, 6 de abril de 2019

"El ojo púbico", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

La inserción del nacionalismo radical vasco en el juego democrático
(aunque sea profundamente irritante)

Una de las consecuencias de la derrota y fin de la banda terrorista ETA, es que parece que la ciudadanía no estábamos al tanto y que la clase política no informó de que el nacionalismo radical vasco en las instituciones democráticas sería un hecho y con todas sus consecuencias en el juego democrático de pactos y alianzas, ya sean de gobierno u bien en acuerdos y votaciones puntuales. Es lo que está ocurriendo con el apoyo de Bildu, heredera política de la banda terrorista una vez desaparecida ésta.

La chispa de la indignación, azuzada hipócritamente por la oposición al Gobierno del señor Pedro Sánchez, ha sido el apoyo de Bildu para sacar adelante los decretos del gobierno socialista. Resulta hipócrita por cuanto no hace tanto el señor Rajoy se apoyaba en el nacionalismo vasco, el democrático y dentro del marco legal vigente que representa el PNV, atento a lo que ocurre en Cataluña pero temeroso de la falta de confianza política de su propio nacionalismo llevado a la radicalidad y hasta ayer tratando de imponerse a base de sangrientos y gratuitos atentados. Escuchar días atrás a un repúblico de Bildu tildar de nazis a los representantes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado remueve la conciencia de cualquier persona que ame y defienda la democracia. Pero forma parte del juego y, llegada la paz, de la normalidad democrática.

Los nacionalismos, incluyendo el español, sin excepción son nocivos para la democracia y la prosperidad que ésta genera como sucede en la Unión Europea en la actualidad. Pero también buscan acabar con la unión entre europeos. Si el nacionalismo español busca acabar con lo que nos enriquece, que es el marco etnográfico común respetando el propio, imponiendo una idea de España, los nacionalismos periféricos buscan acabar con lo que nos integra en una sola alma, abstracta y compleja como es la española, pero ofrecen una Europa desmembrada con localismos entre regiones, como si existiera un idílico futuro, el mismo que el prófugo Puigdemont y sus compinches vendieron a su electorado para camuflar la ilegalidad. Las tácticas de lucha callejera de los CDR en Cataluña son asesorados por antiguos militantes de ETA, no de los atentados, sino de formas de guerrilla urbana. De momento el genio permanece dentro de la botella, hasta que un jovenzuelo fanatizado coja un arma y asesine a alguien en Cataluña por invasor. Bien lo saben los responsables de la intentona secesionista ilegal que tratan ahora de recular antes de que se les vaya de las manos así como el olor a santidad que tienen tras su ingreso en prisión y el juicio que se celebra estos días...

Me irrita y me ofende ver a los que apoyaban y estimulaban las acciones terroristas jugar al juego que querían destruir, pero se luchaba contra ETA para que las ideas se defiendan donde deben y como deben defenderse en democracia. Tienen sus votantes, es una realidad, pero que consigan ganar los votos de quienes cumplen la mayoría de edad y pasan a ser electorado, es responsabilidad de la democracia y de las personas que creen en la misma, con sus defectos y con sus virtudes. El mejor homenaje que podemos hacer a las víctimas es convencer al joven electorado vasco y catalán de que el nacionalismo extremista sólo conduce a la ilegalidad, ya sea por las armas o legislando en base a lo ilegal. Una lucha ardua que empieza entre la ciudadanía del País Vasco y de Cataluña pero también en el resto de España y de la Unión Europea. Democracia no es rebuznar más alto y ladrar para que no se nos entienda, la democracia es día a día en las conversaciones, en los gestos y en el ejemplo que dan los y las repúblicos. Asesinaron a muchos y muchas inocentes para que ahora vendan que son los oprimidos y enseñen una historia que sólo existe en el ideario radical y en parte de los nacionalismos. No es hora de indignarse y sí de preguntarse qué podemos hacer por la democracia ahora que es atacada desde distintos frentes...
Así de simple y así de complicado.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 




 
theadversiterchronicle@hotmail.es
                                

No hay comentarios:

Publicar un comentario