The Adversiter Chronicle

sábado, 13 de abril de 2019

"Deporte sin porte", por F. O. Roffön


Una sección de F. O. Roffön en exclusiva para The Adversiter Chronicle

El Real Sporting confirma su buena racha y 1000 carreras de Fórmula1

Parece que se repite la circunstancia de las últimas temporadas donde, si bien no se logró el ascenso, el tramo final de la competición en Segunda se vuelve atractivo para la parroquia de El Molinón tras sustos ya casi típicos como son cambiar de míster, fichajes que no cumplen las expectativas, derrota ante el eterno rival, salto de todas las alarmas pero llega el partido de segunda vuelta contra los carbayones, se gana y se reacciona en los siguientes partidos. Una ruleta rusa que enerva a la afición, causa histerismos en la prensa deportiva local pero todo se olvida y se perdona ante la perspectiva de jugar la eliminatoria del ascenso...

Del partido ante el Granada, y a estas alturas, sólo destacar el madrugador gol y que se ganó el partido. Las florituras en forma de crónica para los tribuletes que no saben cómo decir en sus análisis que estamos teniendo una chorra que te cagas. La defensa a veces endeble, el centro del campo guerrea a patadón y tentetieso y la delantera a veces parece que tienen pata de palo, pero la racha de victorias y sumar empatando sin ser derrotados es sencillamente maravillosa. Por si fuera poco tal frenesí de emociónes, el rival ovetense parece que no rinde acorde a sus inversiones. Ahora, y a espera de la esperada derrota esta jornada del Real Oviedo, los jóvenes y no tan jóvenes atletas sportinguistas han cumplido el objetivo fundamental de toda temporada que es quedar mejor clasificado que los carbayones. En resumen, presente ilusionante y jugadores con buena potra, arcanos favorables y resultados victoriosos...
Así da gusto currar los lunes.

Y la Fórmula 1 está de cumpleaños por las mil carreras del circo de la velocidad. Aquí siempre fue jodido ser buen aficionado pese a que toda una generación, tres si incluimos adultos que jugaban, se enamoró de los bólidos gracias al Scalextric y coches ya míticos como el seis ruedas, el Ford Tyrrel o el Lotus. Las retransmisiones o eran en diferido o en directo a horas ya de madrugada. Sin embargo sí hubo representantes españoles. Incluso embriones de escudería, pero fue Fernando Alonso y la revolución en las comunicaciones por satélite quien abrió las puertas hispanas a la Fórmula 1 con apoyo de la afición viajando a los grandes premios, cosa impensable una generación antes...
 
 Feliz cumpleaños a una competición que no alcanza las cotas de espectacularidad de otras modalidades de competición de velocidad, pero tiene la pasión por las escuderías, un vínculo tan fuerte que dura toda la vida aunque la palma se la lleve Ferrari. Pero ahora todos y todas somos expertos en reglajes, branquias, repostajes y cambio de neumáticos...
Eso sí, algún `experto´ luego tiene su coche hecho una mierda, oiga.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 




 
theadversiterchronicle@hotmail.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario