The Adversiter Chronicle

jueves, 11 de abril de 2019

EL GRAN JUEGO EN ORIENTE MEDIO: ANÁLISIS


Con la colaboración de Donald Al Harisch Al Shama Smith, ex-agente de la CIA expulsado por tenencia, extorsión y líos de faldas,
en exclusiva para The Adversiter Chronicle


El Gran Juego nunca se detiene y, tras haber superado el fin de la Guerra Fría y cierto enquistamiento en la Guerra al Terrorismo unido a la crisis, el pseudoaislacionismo de EEUU de la mano del presidente Trump así como su guerra mercantil con el resto de mercados, parece que se produce un reajuste que nos lleve al siglo XXI en lo que a un nuevo orden mundial se refiere. El punto más caliente, e ignorado por la ciudadanía occidental, está en Oriente Medio: embajadas en Jerusalén, la guerra sorda de Yemen, las sanciones a Irán y el anuncio de que Arabia Saudí construrá su primer reactor nuclear...

-¿Estamos asistiendo a un cerco al régimen iraní dentro del Gran Juego?

-En el nuevo orden mundial sobre la mesa de diseño y los mapas, Irán es el principal obstáculo para que haya un reconocimiento del Estado de Israel a cambio de estabilizar políticamente la zona y tratar de revitalizarla economicamente. Hay donantes y hay voluntad por parte de Occidente pero el capital necesita que haya estabilidad y sólo unos gobiernos y una casta religiosa que abandone el discurso del enfrentamiento con Israel como premisa fundamental lo hará posible. La población iraní, siria y de la zona circundante aspiran al sueño consumista. Ven fútbol europeo, películas americanas, anuncios occidentales y artículos de consumo pero en un entorno de guerra y casi miseria que ha sido y es el escenario ideal para que prenda el mensaje extremista. La ciudadanía musulmana urbanita, la intelectual y estudiantil, la clase media ya han visto que el paraíso en la tierra del fundamentalismo es un modelo feudal y donde la mujer está por debajo del hombre. El problema es que Israel debe ser reconocido como Estado, al menos por los países de su entorno donde se aplicará el plan de prosperidad económica.

-¿Pero cómo se busca ese cerco a Irán que levante a la ciudanía contra el régimen?

-El cerco económico está en marcha, el cerco político está en la fase de cortar las vías de suministros de países como Cuba, Venezuela, Corea del Norte y en menor medida de Rusia y de China. La segunda necesita estabilidad en la zona para poner en marcha su ambiciosa nueva ruta de la seda y en cuanto a Rusia, el señor Putin quiere mantener su esfera de influencia en lo que eran repúblicas soviéticas. Una vez llegados a un acuerdo, el régimen iraní no podrá contener el descontento popular, al menos eso han pensado en el Gran Juego. La construcción de un reactor nuclear en Arabia Saudí, el anuncio, es parte del cerco porque si hay intervención terrestre han de ser tropas de paises árabes. Será difícil convencer al régimen iraní de las ventajas de reconocer a Israel su derecho a ser un Estado, pero se está quedando solo toda vez que Siria se encamina a la paz, Irak está de acuerdo e Israel sólo pide seguridad y el cese de la injerencia externa con el pueblo palestino. Ahora son los halcones quienes llevan la batuta pero cambiarán a palomas una vez logrado el objetivo.

-Cuba, Venezuela...

-Monedas de cambio. En Venezuela es cuestión de tiempo, ya dije que cien días en su momento, para que el sistema petrolero y eléctrico colapse. No tanto por sabotajes, que son dentro del propio régimen bolivariano, como por un mantenimiento digno de la mejor época soviética, manifestación irrefutable de la nefasta política bolivariana de ceder soberanía operativa a sus asesores cubanos. Son piezas del Gran Juego como lo está siendo Yemen, Siria, Ucrania...Lo preocupante de todo esto es que Europa, la Europa de la Unión, verá su papel internacional desplazado a Oriente. Si Europa no cuida y mima su flanco sur y no es capaz de integrar a Turquía, las cosas no serán como hasta ahora.

-¿Trump?

-Donald Trump y sus apoyos necesitan de una pequeña guerra que le lleve a la reelección de un segundo mandato, pero el plan es no una guerra, un par de pequeñas guerras con victoria segura para vender patrioterismo y que EEUU lejos de aislarse, demuestra que es capaz de emplear la fuerza de modo quirúrgico. Como es lógico, China y Rusia deberán mantenerse al margen para que sea quirúrgica. Lo cierto es que las guerras comerciales no son buenas para el comercio y la actual administración del presidente Trump ya maneja indicadores económicos nada halagüeños una vez pasado el efecto de consumo cortando las mercancías del extranjero. Será un juego de cartas donde el plan es un paseo militar para la opinión pública. Se está discutiendo el reparto final del pastel para las próximas décadas pero ya no se discute de qué será la tarta: souflé iraní al ron caribeño

-Bueno, a nadie le amarga un dulce...
 
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 


 
                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario