The Adversiter Chronicle

martes, 10 de julio de 2018

"El ojo púbico", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Proceso de primarias en el Partido Popular: más vale tarde que nunca

Hay un dicho que dice que no hay mal que por bien no venga y puede aplicarse al Partido Popular en España donde, tras la moción de censura que aupó al gobierno al PSOE, la dimisión de sus cargos de jefatura en el partido del señor Rajoy ha provocado que se abra un proceso de elección de nuevo número uno permitiendo a su militancia votar mediante un proceso que se vende como inédito en medios de comunicación y entre la propia militancia...

No es del todo cierto, se celebraban congresos regionales y de juntas locales así como un congreso general, la diferencia con el presente proceso es que se daba el curioso caso de que primero se celebraba el congreso general de donde salía un candidato y posteriormente los regionales y los de las juntas locales, claro que como la línea oficial y las candidaturas oficiales habían sido emanadas del congreso general, pues no había sorpresas y si las hubiera pues se torpedeaba la candidatura alternativa en procesos caciquiles en las formas, exigiendo rigor en las maneras sin menosprecio de acoso por la prensa. Al final quien osaba presentarse como alternativa terminaba expulsado del partido y éste vendía imagen de unidad orden y concierto.

Ha sido algo patético y es algo lamentable que el proceso iniciado con nuevas formas y maneras muestre lo que puede inducir a pensar que realmente en el Partido Popular y Génova en particular están muy verdes en cuanto a lo que significa aplicar la democracia interna. Patético el enfrentamiento entre las señoras Soraya Sáenz de Santamaría y Dolores de Cospedal que hasta hace unas semanas jugaban en el equipo de Rajoy pero que al venir las tornas como vinieron han mostrado que no pueden verse ni en pintura. Además, se quiera admitir o no se quiera admitir por sus asesores, pertenecen al pasado, no es una renovación lo que ofrecen, es elegir entre dos bandos que se llenan la boca de hermosas palabras de democracia interna pero luego tratan de evitar debates, encuentros e intercambios de opinión alegando la lamentable excusa de que daría imagen de enfrentamiento y no de unidad, tal vez porque sigue vigente en las mentes de los y las gerifaltes populares que la militancia no está capacitada para decidir, paternalismo político que tiene ahora la oportunidad de ser desterrado de las maneras y las hechuras.

La lista de personas que trataron, intentaron y lucharon por democratizar el partido y sus órganos de representación durante la última década, por no retroceder más, es larga. Una militancia obligada al destierro del partido que se topaba con caciquismo, corrupción que se denunciaba en voz baja, que pasó a nutrir otras formaciones pero que en realidad siempre ha esperado que el partido se decidiera a democratizarse internamente. Son muchos y muchas que en su vida diaria trabajan por el partido y por el país, a veces en condiciones de ambiente agresivo pero siempre dando la cara y demostrando con hechos que la política debe servir para unir y nunca debería ser para el enfrentamiento una vez pasadas unas elecciones, trabajar desde el segundo siguiente donde sin renunciar a la ideología se sabe anteponer el bien común y el interés general, conceptos que no son propiedad de ningún partido y que debería aplicarse aunque los gerifaltes de turno de las formaciones políticas tergiversen una y otra vez con hechos sus promesas.

Celebrar que el Partido Popular se sume a tener democracia interna, dejar de lado los motivos para tal obrar ya de sobras conocidos y repetidos hasta la saciedad. Partido Popular y PSOE son los grandes partidos que deben adaptarse a un escenario de fragmentación de voto pero donde ambas son necesarias para la política de acuerdos con las nuevas formaciones surgidas de la voluntad ciudadana en las urnas. El fin del terrorismo vasco, mostrar con veracidad el engaño al electorado independentista catalán por parte de la clase política secesionista y una reforma constitucional donde la evolución final de un estado autonómico es un estado federal con el Rey de jefe del estado y desterrar el culto al fascismo del Valle de Los Caídos son retos que deberán ser explicados y compartidos con la ciudadanía como no se hacía desde 1976 y 1977. El debate interno es necesario y fundamental para que el Partido Popular se libre de las manchas de caciquismo y el tufo a mierda de corrupción para encarar un nuevo siglo que exige a España redefinirse una vez más como sucede en la historia de las grandes naciones europeas y como debe hacer la propia Unión Europea...
Así de simple y así de complicado.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 





theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                      




No hay comentarios:

Publicar un comentario