The Adversiter Chronicle

sábado, 5 de agosto de 2017

"Días de vinilo y cassetes", suplemento musical cutre


Una sección de El Bis en exclusiva para The Adversiter Chronicle

JARDÍN PROHIBIDO (1976)
 
Hay canciones que en el momento de su lanzamiento quedan encuadradas en un estilo, se olvida la misma y el tiempo borra el mismo y sin embargo el paso del tiempo las convierte en clásicos por cuanto son un producto impecable y sorprenden a quienes las escuchan por primera vez. Es lo que sucede con algunas canciones de los 70´s encuadradas en su época en la categoría de baladas románticas, género ñoño que nadie lo niega pero que escuchadas ahora se tornan atemporales a la vez que son un exponente de la sociedad de su tiempo...

Es el caso de la canción que os propongo hoy interpretada por Sandro Giacobbe, un jornalero de la música y como tal injustamente relegado al olvido en cierta forma, que comenzó su carrera a principios de la década de los setenta donde lograría estar en la cresta de la ola y de las listas de los más vendidos con sus baladas románticas. La canción en su versión española fue número uno de ventas en España logrando formar parte de la banda sonora de toda una generación.
 
Estamos por otra parte hablando de un producto rentable para la industria y una forma de negocio hoy desaparecida o quizás sólo adaptada en otra forma a la era digital. El cantante cumple la estética de entonces y sus canciones son impecables desde un punto de vista de producción y con arreglos que hoy suenan fantásticos aunque tal vez no tanto en el momento de su lanzamiento con los sintetizadores y baterías eléctricas pidiendo paso a los coloridos 80´s...
La letra, ahora que se habla de sexismo hasta en las formas de las farolas, no tiene desperdicio antropológico con un notas que le canta a su pareja que se la ha pegado con su mejor amiga y la pobre mujer encima tiene que escuchar todo lujo de detalles del fornicio infiel con el notas en plan lágrimas y penas escupiéndole que mientras se la metía a su mejor amiga en realidad estaba pensando en ella...

No sabemos qué ocurrió cuando acabó de cantarle la infidelidad pero dice mucho de la época y de lo jodido de ser mujer, aún estaban los estereotipos pero la letra era valiente por cuanto mostraba un aspecto social, la infidelidad, que se le suponía por derecho a todo macho alfa y se negaba a la mujer. Canción clásica de un estilo, sonido, arreglos y coros impecables y recordar una época donde la mujer aún debía mansedumbre al hombre por sistema pese a que la juventud digital repita esos mismos pecados de quienes les precedieron en cuanto a ser machistas se refiere.



 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 
                                                                                     
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario