The Adversiter Chronicle

jueves, 20 de agosto de 2015

"Días de vinilo y cassetes", suplemento musical cutre


Con la colaboración de El Bis en exclusiva para The Adversiter Chronicle
 

MECANO
De entre la amalgama de grupos tecnopoperos que surgieron a principios de los 80´s a lomos de sintetizadores que eclipsaron los sonidos de los 70´s, hubo uno en especial que atrapó a la masa de jóvenes que disfrutaban en España de un incipiente consumismo gracias a la Transición de sus mayores, una delirante y peligrosa etapa final, que entonces aún se no veía el mismo, de la Guerra Fría y la movida madrileña ya extendida a sucursales en toda España y sus distintas Españas...


La cosa funcionaba así: el sonido de sintetizador es explotado por la industria adaptando el pop al nuevo sonido a la vez que fomentaba la formación de tribus musicales y en los institutos era fácil discernir quiénes eran tecno, rockeros, heavys... Acompañado todo ello de la estética en la vestimenta y un enfrentamiento entre las mismas que privó a muchos adolescentes de conocer otros sonidos hasta bien entrada la edad adulta, pero la cosa caló y como no podía ser menos surgieron los líderes de los distintos sonidos, es posible ver ahora en distintas mierdas televisivas a aquellos rebeldes con causa aunque muchos se quedaron por el camino pagando el peaje de las drogas y los excesos.


En el caso del tecno la industria siguió la pauta de hacer pop con sintetizador y baterías electrónicas aunque desde el Reino Unido ya soplaban vientos tecno que indicaban que el fenómeno podía dar paso a verdaderas canciones tecno lejos del pop comercial adaptado. Surgen así formaciones que solían tener féminas tuneadas adecuadamente y la mítica escenografía de un tipo rodeado de al menos tres teclados con canciones pegadizas y estribillos taladrantes.


Destacó por su capacidad de hacer éxitos un trío: MECANO; que a diferencia de sus colegas musicales tenían algo en las letras que no intuían que eran más que historias ñoñas y estribillos pegadizos. Una Ana Torroja que ya era princesa y que terminó siendo una diosa con sus vestimentas donde destacaban sus piernas enfundadas en medias pero sin caer en el error de la copia de Madonna o la moda textil de la tribu tecno, sus dos compis, los hermanos Cano, que ejercían de sumos sacerdotes rodeados de torres de sintetizadores y una excelente producción en sus actuaciones en directo.


Así que logran superar la criba de publicar dos singles y llegar a su tercer LP mientras el resto de grupos se iban difuminando en el sólo éxito de una canción, aunque grabadas a fuego en quienes entonces las consumían, o el esfuerzo baldío de un productor que confiaba repetir éxito tras hacer un LP que en el mejor de los casos de diez canciones sólo tres eran potables y la otra un éxito efímero apoyado por la radio fórmula.


De aquella los grupos musicales hacían giras por el territorio español en sus distintos
territorios, ahora se hacen por platós si es que se hacen, y MECANO garantizaba siempre el lleno y el éxito. Gustaba, era difícil encontrar una mala canción y si lo era siempre era una perspectiva subjetiva del fan porque uno de los aciertos del grupo fue ir evolucionando a medida que ellos mismos lo hacían, cosa que no era fácil como se supone en otras formaciones tecno, así, mientras por ejemplo Olé Olé seguía en la senda tecno pop y se reciclaba de cantante solista, MECANO dejó de ser tal progresivamente para ser cada vez más una mezcla de personalidades...


Todo ello ocurrió de una forma natural y puede decirse que su muerte también lo fue como lo fue el propio sonido ahora ya completamente trasnochado y sus consumidores cada vez más obsoletos ahora que la industria explota de otra manera y la emigración laboral entre continentes ha fusionado distintos ritmos.

Porque MECANO, aunque parezca injusto, no es el recuerdo que el fenómeno se merecía; tal vez simplemente el polvo se acumula y el brillo de lo nuevo de cada nueva generación eclipsa lo que entonces era un radiante sol. Pero su última victoria como reyes del tecno español y parte de la historia del mismo a nivel europeo con grupos tipo OMD, es que si se les escucha ahora reposadamente puede que de aquella los aborrecieras o simplemente te resultaran empalagosos como lo era el tecno llevado al paroxismo estético pero no os quepa duda de que os gustarán porque siempre habrá una canción que te despierte esa magia de estado de consciencia alterada temporal que logra toda buena canción porque así la catalogamos, sea tecno o una jota aragonesa.



The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario