The Adversiter Chronicle

lunes, 19 de enero de 2015

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Con la colaboración de Mars El Grouchu en exclusiva para The Adversiter Chronicle


GH VIP: Homofobia, el pesau de Sandoval y las angustias de Belén lo más destacado

Sigue el concurso de convivencia en espacios cerrados con famosos, famosetes y famoseos de Tele5 en la casa de Guadalix. He de retomar el artículo anterior para citar a dos habitantes más que no cité por no haberles visto entrar: un torero, anodino y mudito que cuando habla tiene un serio problema de dicción y vocabulario y esa monona periodista que es Ares, auténtica arpía de las relaciones sociales en la casa que no sabemos muy bien si es tan arpía de tener una estrategia o es que se ha derrumbado pese a su apariencia de tipa dura, picañona e
incordiante. Lo mejor hasta ahora es la belleza de su rostro y la palmadita en el culo que le metió el italiano cuando la rubia patino de la choni de Yliana se puso celosa con el Fede, auténtico Narciso que ni moja ni deja mojar y cuando moja es más bien que le mojan las parejas de turno...

Y es que el concurso se ha animado tras la entrada de Paquirrín y el juego de señores y sirvientes donde el equipo de la Hormigos y sobre todo ella se tomaron cumplida venganza, esa venganza cruel y vengativa, cuando pasaron de sirvientes a señores.

Entre medias la organización decidió expulsar a ese par de Chunguitos cuyo humor de la Transición ya no es políticamente correcto a la hora de hacer cuchufletas con gays de protagonistas y que ellos siguen denominando maricones. El clímax llegó cuando uno de ellos afirmó que prefería tener un hijo deforme antes de que le saliera maricón. La expulsión y posterior entrevista en el plató del debate se convirtió en una ópera bufa de pedir perdón, aunque se tolera porque ya no están en la casa y salvo incondicionales su presencia era un lastre más que un incentivo a la hora de sentarse ante el televisor.

Para suplir su entrada y tras días de comedura de tarro por parte de los habitantes con quién sería el nuevo concursante deparó momentos deliciosos con el Víctor Sandoval expresando en voz alta sus tribulaciones metafísicas respecto al que era su media naranja, el enigmático por enigma de Nacho Polo, las tribulaciones de Laura la hija del casero expulsado de sus propiedades por la Pantoja...

Pero el verdadero protagonista hasta ahora de la casa es precisamente el Víctor Sandoval, correveidile, chismoso, lenguatero y maricona en su exhibicionismo de fisgón y su lengua que no deja títere con cabeza. Aparte de sus taras mentales que afectan a su personalidad, resulta que se cree el ángel de la guarda de Belén Esteban que se deleita soltando uno de sus inconfundibles berridos para hacerle callar. Lo más gracioso es que
encima parece pasarlo bien, más que nada porque no tienen más remedio que escucharle o trocearlo y guardar sus restos en la nevera para no aguantar sus turras verborreícas y sus paridas argumentales.
Da la impresión de que está deseando retozar de nuevo con el Nacho Polo y cuanto más lo niega, más crece esa sensación... ¡Patético!

Y llegamos a Belén Esteban, ese juguete roto camino de descalabrarse psicológicamente que hubiera podido redimirse mostrando el camino de la recuperación a quienes pasan por su trance, pero vemos una grotesca caricatura de la mujer que fue físicamente, vulnerable bajo una falsa capa de acero templado que pierde los papeles y el temple al más mínimo contacto con la realidad de un ambiente hostil comparado a lo que está acostumbrada y donde el encierro saca su verdadera faceta de mal hablada, consentida y mimada por quienes la rodean y trabajan con ella que no le dicen que tiene que ponerse en plan, que no está ni para bajar la basura y que lleva una trayectoria de colisión a todos lo niveles.
 
Está deseando irse con cualquier excusa y en el confesionario sale una niña atrapada en un oscuro purgatorio que se derrumba y solloza mientras le da vueltas a su actitud consecuencia de un absoluto descontrol del auto control y que si de verdad la quieren tanto los suyos como sus compañeros, deberían recomendarle que se salga del circo televisivo y viva una vida porque su vida actual es la de un personaje asumido como realidad y el de una persona destrozada a todos los niveles incluyendo el de farmacopea psiquiátrica que se hace evidente en su lamentable estado físico. Si la cara es el espejo del alma, Belén necesita un exorcismo que la libere definitivamente porque poco va a durar con el estrés que arrastra.
Además es insoportable.

Por otra parte Belén se ha encontrado con la horma de su zapato, para mí la mejor concursante y a que las faldas cortas le sientan como un guante, que no es otra que Olvido Hormigos que supo humillarla como sólo las señoras saben humillar a las criadillas, sacando de sus casillas y de sus pocos cabales a una Belén que se veía impotente ante la literalidad del juego por parte de Olvido y que Kiko también aprovechó para humillar a su antagonista compañera de juegos de la infancia. Y es que Olvido hizo lo que todos deseamos al menos una vez en la vida: humillar a la servidumbre.

El resto sigue en un segundo plano con un Sandro Rey jugando a prendiz de brujo y
tocando las pelotas al Coman el nabo, que indignó a la Belén Esteban cuando se contemplaba desnudo en el baño, demostrando lo jodida que está cuando el bueno y algo brasas del Coman entró desnudo al concurso.

La que parece que empieza a pasarlo bien es la Aguasantas que se dedica a sincerarse con el infortunado o infortunada al que pilla en ese momento y cuyas confesiones darán mucho juego con la Raquel Bollo que montará otro de sus pollos de los que no sabe salir.

Se ha animado el debate de los domingos y están para expulsión si no recuerdo mal, el torero insípido, Laura la venganzas y la sensual de la Hormigos. Debería ser expulsado por la audiencia el torero, pero Belén ha pedido a la audiencia fan que la echen aunque lo más seguro es que se acabe marchando antes del jueves con la excusa de parte psiquiátrico...

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 






 
 
                                                                                            














No hay comentarios:

Publicar un comentario