The Adversiter Chronicle

lunes, 5 de enero de 2015

"Menús críticos para una crisis", por el profesor T. A. Rambaina


Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

CUBIERTO DE PIMIENTO CON INTERIOR DE REVUELTO Y POSTRE DE AMBIENTE INVERNAL CON RAYO DE SOL

Se acaban las fiestas navideñas tan entrañables, y en ocasiones entrañosas, para encontrarnos que estamos en otro año más y la cartera de siempre más esquilmada entre regalos, festines y ese gasto de más que siempre se hace por estas fechas. Las lorzas sufren los desfases gastronómicos de quienes pueden permitírselos y la ausencia de las mismas entre quienes sobreviven con un mermado poder adquisitivo donde antes que comer se anteponen la facturas que aumentan de cantidad a la par que disminuyen los aurelios...

-Lo cierto es que el nombre del menú que hoy nos trae profesor, resulta a la lectura como demasiado contundente tras las fiestas.

-Para nada Skizo´s, para nada. Hay cierta memoria colectiva respecto a los nombres de los platos que nos predisponen a favor o en contra y acaba de dar un ejemplo perfecto: un nombre contundente se asocia con plato contundente y más contundente digestión y nada más lejos de la realidad en el menú de hoy: Ligero a la ingesta y a la digestión pero contundente tanto de sabor como de equilibrio en grasas, vitaminas y proteínas.

-Supongo que, como es ya norma en sus menús, los productos son de fácil adquisición, profesor.

-¡Por supuesto, por supuesto! Ya sabe usted y la audiencia que se busca alegrar el estómago pero también el alma y por tanto el espíritu. Son productos de dos superficies, Lidl y Alimerka, lo cual nos permitirá pasear con bolsas de distintas marcas y sugestionarnos benéficamente de la imagen que mostramos a los demás peatones de usuario del coche de san Fernando y con bolsas, como cuando consumíamos narcotizados por el crédito bancario sin deprimirnos en exceso al ver lo paupérrimo de nuestros bolsillos.

-En ese caso, estimado profesor T. A. Rambaina, vayamos directo al plato...

-La elaboración es sencilla: cogemos una lata de sardinas y la vaciamos tras quitar el aceite en un plato, observarán que salen en bloque como si estuvieran misteriosamente adheridas entre sí y algunas con una ligera deformación, pero es simplemente efecto del tiempo enlatadas. Con un tenedor se procede a separarlas siendo posible en un momento dado de ser dosis para dos comensales dada la generosa presencia de sardinas. Tras lograr separarlas se revuelven caóticamente y una vez finalizado el revuelto se cubre todo ello con un pimiento, siendo fundamental para una perfecta presentación en el plato y una perfecta presencia a la vista que las sardinas queden completamente cubiertas por el pimiento de forma que el comensal no sepa qué oculta el fruto de solanácea

-¿No es algo dificultoso el tema de separar el bloque de sardinas, profesor? Lo digo porque suelen despedazarse en trozos poco agradables para la vista...

-Sin problema Skizo´s, sin problema: en caso de que suceda tal cosa puede adaptarse el nombre por ` Cubierto de pimiento con interior troceado´, pero recomiendo que se haga con cuidado para sacar las sardinas enteras ya que el cambio de nombre no es agradable a la lectura y nos corta parte del ansia que es aumentado si se sacan enteras y no troceadas.
 
 

-¡Hombre profesor, el plato corta el rollo de segregación de las glándulas salivares, sardinas con pimiento es un poco hortera como plato! ¿Y dónde está el revuelto, ein?

-¡Refalfies Skizo´s, refalfies de consumidor mal acostumbrado! ¿Acaso piensa que las lorzas y las molestias gástricas de los fastos gastronómicos en fechas navideñas permiten al aparato digestivo y al organismo recuperarse sólo porque el calendario indica que se acabaron? Este plato a base de hortaliza y pescado aporta nutrientes y energía, es fácilmente digerible y no crea predisposición a la lorza... Complementado con el postre, la sensación de saciedad es completa y plenamente satisfactoria para el consumidor.

- ¿Y el revuelto?

- Al revolver las sardinas como dije anteriormente.

-Espero que el postre no sea meterse vestido con el bañador en la nevera a comer un coco...

-Se trata de piña metida previamente en el congelador diez minutos, el formato es de cuatro rodajas por envase y en caso de apuro y ser un comensal más repartirlas equitativamente. Se echa el almíbar en el plato que nos permitirá sorberlo tras ingerir la piña con lo cual sumamos una bebida saludable como colofón, colocando encima de la piña un gusanito, en este caso el formato del envase del gusanito nos da para todo el año si sólo se usa para este menú.

-¿Y qué cojones pinta un jodido gusanito con la piña semi congelada, ein?

-Es el rayo de sol, metafóricamente por supuesto, al que hace mención el nombre del menú. Así que tenemos otro menú acorde a la crisis cuyo coste es el siguiente:

  • Lata de sardinas en aceite de oliva del Lidl: 1,35€
  • Lata de pimiento Martínez de Alimerka: 0,44€
  • Gusanitos Àligusi de Alimerka: 0,48€
  • TOTAL: 2,27€

-Pues otro menú que amén de digestivo nos quita las ganas de comer y eso siempre ayuda: ahorrar el plato para otro día con el consiguiente ahorro para el bolsillo...

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
 

 
 
 
 
 
                                            












No hay comentarios:

Publicar un comentario