The Adversiter Chronicle

jueves, 22 de enero de 2015

"Días de vinilo y cassetes", suplemento musical cutre

Con la colaboración de El Bis en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Boney M: Daddy Cool (1976)

Hay grupos que pasan al olvido para las generaciones futuras que son presente y enmarcan nuestro pasado, en el sentido de que todo kiski sabe las principales canciones pero no deja de ser un residuo industrial. Así tenemos un grupo de producción europea con precisión teutónica que fue símbolo durante la segunda mitad de los 70´s de progresismo, modernidad y estar en la ola en cuanto a gustos musicales se refiere.

Cojan tres bellezas femeninas antillanas y un bello mozo también antillano, una cuidada producción que abarcaba desde arreglos musicales a arreglos de vestuario pasando por coreografías regladas, utilicen la televisión de lanzamiento imponiendo una estética imposible de vestir pero imposible de no admirar como producto musical y obtendremos fans incondicionales entre los mozuelos patilludos con mariconera y féminas que tenían oscuros deseos prohibidos en la intimidad de sus intimidades en una época aún demasiado machista en una sociedad en cambio de autoritarismo a democracia.
 

Y es que Boney M eran u espectáculo en sí mismo con inolvidables, para toda una generación de europeos, apariciones televisivas en horario nocturno donde los adultos se sentían identificados y la infancia observaba alucinada al antillano marcando paquete y los tres apetecibles bombones de piel de ébano en una Europa donde el otro lado del charco seguía siendo, en el patio trasero de EEUU, un mundo exótico de exóticas gentes...

La canción y el vídeo que os traigo creo que es un exponente que vale más que mil palabras, pero si no se ve desde la óptica de la época, donde un anuncio de compresas de hoy en día sería catalogado de pornográfico, puede que nos quedemos sólo con lo fastuoso del vestuario, lo pegadizo de la canción o el antillano avanzando amenazador mientras los cataplines abultan en su ceñido pantalón por no hablar de las féminas y los oscuros pensamientos que provocaban en los machos alfa deseando que se le saliera una teta a alguna de las tres...
¡O a las tres a la vez!

Saturan, si los escucháis de seguido saturan, pero sus discos marcaron época y hay ocasiones en que entran bien. Pero los 80´s y su ñoña Ríos de Babilonia acabó por sepultarlos entre los acordes de sintetizador y el fosforito deslumbrante de los 80´s. Con la llegada del CD muchos adultos se encontraron conque sus equipos analógicos y el vinilo eran obsoletos y decir que eras fan era etiquetarte automáticamente de fósil musical.
 

Producto que merece ser conocido y reconocido y que alegraron la existencia durante la segunda década de los 70´s pero cuyo sonido, puesta en escena y estilo no han tenido igual. Sirva de homenaje este artículo de un grupo que pertenece por derecho propio a la historia particular de millones de personas.
 
 




The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 
 
 
                                               


No hay comentarios:

Publicar un comentario