The Adversiter Chronicle

martes, 9 de agosto de 2011

"Memorias de la Transición", por Antón Rendueles

Unas memorias de Antón Rendueles en exclusiva para The Adversiter Chronicle
CAPÍTULO II

(Recuerdos del SEAT 850)

Hoy es una de esas noches... ¿Nunca os ha pasado desvelaros sin motivo alguno y estar en la cama tumbado mientras tu mente viaja al recuerdo, unas veces recientes y en otras el pasado es nítido... ?Hoy es una de esas noches... Encendí el reproductor en modo aleatorio y el “Living on an island” de Status Quo me ha transportado en un sereno surf por las olas del recuerdo que chocaban contra el malecón de mi memoria y los arrecifes de mis sentimientos...

Tener tiempo para pensar, te hace envejecer espiritualmente. Es entonces cuando miro a mis mayores, tan mayores ya, y debo esconder mi alma para no llorar de agradecimiento.Te vuelves arisco y en realidad es que no soportas pensar en su pérdida y no verles es hacerles vivir un poco más porque cuando envejeces y te percatas de que los demás te ven envejecer, eso te mata poco a poco cada vez un poco más...

Ahora que las televisiones hacen series con los años de sus juventudes, me pregunto si mis mayores, si todos y todas las mayores, recuerdan así sus vidas. Dicen que la mente humana destierra de la consciencia los malos recuerdos como método de supervivencia en un entorno hostil. Escribir estas memorias es más un homenaje a mis mayores que amor a la plata por hacerlas. Yo recuerdo su mundo porque me amaron y me hicieron crecer en un mundo digno de ser vivido...

Era todo un acontecimiento, no me preguntéis cómo lo sabía, pero era de esos días en que los niños se percatan de que algo pasa que se sale de la novedad. Estaba en la cocina con mi abuela, no recuerdo si estaba también el pensionista de Guarrate, provincia de Zamora, y que en navidades hacía el “baile de la botella”; una botella enorme para mi estatura.
Mi abuela me llama y me dice que tengo que asomarme a la ventana. Y recuerdo a mi padre saliendo del nuevo coche, blanco y nuevo.”

Era un “SEAT 850” y con él mis padres nos llevaron a mi hermana y a mi a tierras lejanas como Madrid, Granada, Córdoba... Fue un viaje inolvidable y supongo que mi fobia al sol viene del calor que pasé en Granada.

Este viaje debió de ser al año u dos de morir Franco. Recuerdo, y hay un par de fotos con mi hermana, por eso me resulta fácil calcular el año, al menos su aproximación. No guardo recuerdos de la época salvo escenas de gente corriendo detrás de los grises en el telediario.

Por aquella murió Fofó y recuerdo que lloré y pedía una y otra vez que me pusieran el casete de sus canciones para desespero de mi madre.

Recuerdo ese viaje en coche con mi madre sacando la cinta tras escuchar dos veces cada cara como el día en que me di cuenta de que estar vivo tenía algo de siniestro y desconocido al final...

Antón Rendueles

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV





No hay comentarios:

Publicar un comentario