The Adversiter Chronicle

miércoles, 6 de marzo de 2019

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: La fábrica de las fronteras
 -Guerras de secesión yugoslavas 1991-2001
Autor: Francisco Veiga
Editorial: Alianza Editorial S. A.
Edición: 2011

Es buen momento para echar la vista atrás y recordar el último conflicto europeo cuando al albur del fin de la Guerra Fría lo que era Yugoslavia se desintegró violentamente en varias repúblicas. No es un libro con descripciones de limpieza étnica y atrocidades, es una crónica de los hechos y las políticas que permitieron un conflicto que rompió el sueño de un nuevo orden mundial tras la victoria aliada sobre Irak y la liberación de Kuwait. Relato sin concesiones a la duda donde jugaron todos los actores internacionales entre temores y resquemores de revivir en Europa los estragos que llevaron a dos guerras mundiales ante el hecho de la unificación de Alemania y su injerencia en reconocer en solitario las nuevas repúblicas que se independizaban de Yugoslavia...

Francisco Veiga es profesor de Historia Contemporánea en la Universidad Autónoma de Barcelona desde hace veinticinco años. Tiempo más que suficiente para ir incorporando al ensayo y la enseñanza en las aulas todos aquellos acontecimientos que terminaron por convertirse en Historia Actual, curso tras curso. Junto con la descripción académica, Francisco Veiga ha utilizado el análisis directo de la actualidad ejerciendo como comentarista para diversos medios de prensa, lo que le ha permitido observar en directo algunos momentos de cambio en los países de la Europa oriental, norte de África y Turquía. Todo ello ha contribuido a configurar un estilo narrativo riguroso, pero con gran profundidad analítica, que ha volcado en seis libros.
Datos sacados de una generosa contraportada y actualizados al año de edición, pero sin más, unas breves reseñas que os inciten a su apasionante lectura:

Eslovenia...
La imagen de un furioso Goliat intentando aplastar a un indefenso David fue una mera operación mediática: sumando la totalidad de los efectivos del Ejército federal en Eslovenia se alcanzaba la cifra de 35.000 soldados. Ahora bien: las fuerzas federales no actuaron todas al mismo tiempo, sino que fueron entrando en territorio esloveno (y siendo anuladas por el adversario) en días sucesivos. Así, por ejemplo, el día 26 de junio, primero del despliegue de las fuerzas federales en Eslovenia, 400 agentes de policía y 270 aduaneros fueron apoyados por unos 2.000 soldados. En el cómputo arriba mencionado se incluyeron, además, efectivos que no llegaron a entrar en combate, o que no formaban parte de las unidades operativas. Frente a ellos, los eslovenos pusieron en liza 26.000 hombres, bastante bien preparados, adecuadamente encuadrados, muy motivados, y con un plan operativo consistente. Es cierto que apenas disponían de armamento pesado ni de aviación, pero eso desempeñó un papel muy secundario en los enfrentamientos de aquellos días, puesto que los mandos militares federales no se atrevieron a utilizar ni artillería ni aviación: las consideraciones políticas evitaron que en Eslovenia prendiera una guerra real, con su secuela de destrucciones masivas y aplastamiento del adversario por todos los medios. De hecho, los militares tampoco fueron a detener o anular a las nuevas autoridades de Ljubljana. Dicho de otra forma, el Ejército Popular Yugoslavo contuvo el recurso a su poder en Eslovenia: de haber atacado en fuerza, tarde o temprano habría aplastado la resistencia eslovena.”

Europa...
Esa Europa que los nacionalistas eslovenos consideraban modélica, pareció darles la razón. Bruselas intervino con rapidez para detener los combates, que tanto impacto estaban teniendo en la opinión pública occidental, literalmente horrorizada. Hacía justo un año y medio que se había derrumbado el Muro, disolviéndose casi por completo el bloque oriental en la órbita soviética. De hecho, la Guerra Fría había concluido hacía mucho menos tiempo: se podía tomar como referencia la proclamación del Nuevo Orden Mundial efectuada por el presidente George W. Bush, durante un discurso en el Congreso (11 de septiembre de 1990), cuando trabajaba para poner en pie una coalición de países que debía liberar a Kuwait de las tropas de Saddam Hussein. A lo largo de más de cuarenta años, Europa se había librado de la destrucción que podía haber supuesto el desbordamiento de la Guerra Fría. Incluso se habían evitado los episodios bélicos que bajo la forma de guerras de contrainsurgencia o enfrentamientos convencionales, habían asolado a algunos países de Extremo Oriente, el continente africano o América Central.”

Croacia...
En aquel verano de 1991, el temor ante el resurgimiento del fascismo croata histerizó a los serbios de Croacia y añadió más leña al fuego el hecho de que justo por entonces se cumpliera medio siglo exacto de las matanzas del verano de 1941. Algo tan inocuo como la simetría de las efemérides puede tener efectos perversos, sobre todo si es atizada por la prensa. Y lo cierto es que desde Belgrado se echaron cubos de gasolina a la hoguera, ayudando a convertirla en un incendio. En conjunto, se puede decir que el camino hacia las masacres yugoslavas comenzó mucho antes de que sonara el primer disparo en Croacia. Así, las primeras muertes se vivieron como una profecía autocumplida que necesariamente debería ir a más. Si no fue así en muchos casos, se debió a la incapacidad material, logística o de planificación para cometer verdaderos genocidios.”
 
Dubrovnik...
Ni siquiera los juicios en el Tribunal Penal Internacional contra varios de los responsables militares del ataque lograron aportar mucha luz sobre la razón última de la ofensiva. Como objetivo puramente militar Dubrovnik no parecía tener mucho sentido. Había sido declarada Patrimonio de la Humanidad por UNESCO y, como tal, estaba desmilitarizada; debido a ello no había cuarteles del Ejército federal que asediar. Dado que la población local serbia no llegaba ni al 7% del total, no se podía argumentar que el Ejército federal estaba allí para apoyar a una minoría secesionista. Tampoco era un centro de comunicaciones, dado que estaba situada en el extremo meridional de Croacia: Dubrovnik quedaba aislada del resto del país por el corredor de Neum, única salida al mar de Bosnia- Hercegovina, y situado al norte de Dubrovnik. Por último, la ciudad estaba situada al pie de una cadena montañosa que hacía muy problemático el despliegue de unidades militares; de hecho, el asedio del Ejército federal tuvo que ser ampliamente complementado por el bloqueo desde el mar llevado a cabo por unidades de la Marina.”

El Plan Cutileiro…
El plan Cutileiro apostaba por remodelar Bosnia en un sentido confederal, tomando a Suiza como modelo lejano. La idea central consistía en fortalecer el poder de tres unidades étnicas constituyentes que administrarían, cada una, una parte del territorio, conservando un gobierno central con las mínimas funciones. Ni serbios no croatas ni musulmanes controlarían distritos o cantones contiguos a los propios. Esta dispersión haría difícil un reparto de facto de Bosnia-Hercegovina, lo cual venía reforzado por el hecho de que los cantones no estaban constituidos a partir de mayorías étnicas absolutas. Tres años más tarde, los norteamericanos impusieron su plan de paz basado en los mismos principios: en efecto, la paz de Dayton estaba modelada sobre un principio confederal similar al propuesto por Cutileiro.”

EEUU...
En 1993, la presión intervencionista en Bosnia generaba grandes frustraciones en Occidente, dado que no terminaba de concretarse, mientras que, primero la CE y luego la ONU, fracasaban una y otra vez en sus gestiones diplomáticas. Tras el Plan Cutileiro y el Vance- Owen, basados en la cantonalización de Bosnia, el Owen-Stoltenberg de agosto de 1993, y el del Grupo de Contacto (EEUU, Rusia, Francia, Gran Bretaña y Alemania) discutido a partir de febrero de 1994, se basaban en la aceptación de las líneas del frente como base para contentar a los beligerantes. Ninguno salió adelante, porque no gustaban ora a unos, ora a los otros. En algunos casos, serbios o musulmanes esperaban a que el enemigo rechazara antes el correspondiente plan a fin de que fuera la imagen del adversario la que se deteriorara en aquel pudridero bosnio. En tales circunstancias, la llegada del nuevo presidente Bill Clinton a la Casa Blanca, en enero de 1993, iba a marcar el comienzo de una nueva dinámica, aunque inicialmente no se apreciara.”

Dayton...
En octubre de 1995, Holbrooke era el encargado de coronar aquel ballet militar y diplomático diseñado con tanta precisión: una conferencia para ultimar los detalles del plan de paz, en una lejana base aérea de la USAF, Wright-Patterson, en Dayton, Ohio. Se trataba de organizar rondas de negociaciones lejos de los sobreexcitados parlamentos balcánicos, la prensa manipulada o la presión de las naciones machacadas por la guerra; los representantes de las partes en litigio permanecerían concentradas y guardando hasta el final el secreto sobre las conversaciones. Los americanos ya habían probado la eficacia de esta modalidad diplomática `a presión´ en las conversaciones de paz de Oriente Medio, desarrolladas en Noruega entre Yitzhak Rabin y Yasser Arafat, en enero de 1993. Así fue como el 1 de noviembre de 1995 se reunieron en Dayton las tres delegaciones negociadoras: una por la República Federal de Yugoslavia (Slobodan Milosevic y Momir Bulatovic), otra por la República de Croacia (Franjo Tudjman); y la tercera, encabezada por el presidente Alija Izerbegovic, por Bosnia-Hercegovina. Los croatas y serbios de Bosnia también enviaron sus representaciones, pero sin voz ni voto.”
 
Kosovo...
La población serbia de Kosovo fue `limpiada´ por los triunfantes albaneses, mientras las fuerzas de ocupación de la OTAN miraban hacia otro lado, con una actitud muy similar a la que tuvo lugar en Irak tras la invasión angloamericana de 2003, que favoreció los saqueos y asesinatos entre iraquíes, o entre éstos y los kurdos. En cuestión de días, las casas de los serbios comenzaron a ser quemadas, los civiles eran apaleados o asesinados. Miles huyeron hacia Serbia con lo poco que pudieron reunir. En julio de 1999 eran ya 176.000 los serbios que habían huido de Kosovo; también los gitanos fueron expulsados; incluso las pequeñas minorías étnicas croata y bosnia tuvieron que dejar la provincia. Por lo tanto, sumando los expulsados de la Krajina y los de Kosovo, amén de unos cuantos miles más que también huyeron de Bosnia, resultaba que las poblaciones serbias limpiadas étnicamente terminaron superando en números absolutos a las de cualquiera otra república exyugoslava. A la altura de agosto de 2006, Serbia acogía a 314.000 desplazados propios frente a los 190.000 bosnios, 22.000 de Kosovo y 7.000 de Croacia.”

Historia de la reciente crónica de Europa y lectura imprescindible para comprender que los nacionalismos pueden dar al traste con décadas de sosiego y alterar el equilibrio mundial y donde a pesar de que era un conflicto localizado y de características exacerbadas por décadas de odio étnico que una vez roto el sistema comunista, explotaron en toda su cruel realidad de matanzas, asedios, limpieza étnica y semillas del odio que durarán generaciones. Ideal para turnos de noche, estancias hospitalarias o en salas de espera y recomendable a votantes que eran niños y niñas entonces y que creen en los sueños delirantes de políticos que sí fueron contemporáneos de los hechos y proponen vías balcánicas para sus delirios de patriotas...

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 


 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario