The Adversiter Chronicle

jueves, 23 de febrero de 2017

"Manual del Buen Comer", por el profesor T. A. Rambaina


Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Manual del Buen Comer: Sopa de sobre
 
Si en el primer artículo tratábamos del comer de un clásico de la repostería industrial, dedicamos el segundo a otro clásico y un básico imprescindible en la despensa en estos tiempos de crisis recesiva o recesión crítica: la sopa de pollo con fideos.
 
-Estamos, querido profesor, ante uno de esos alimentos de siempre del que siempre renegamos en público pero consumimos en privado...
 
-Pese a ser un clásico de la despensa, como usted muy bien apunta, se trata de un alimento con muy mala fama. No podemos negar que el glutamato de las primeras recetas de sopa de pollo con fideos de sobre, no puede negarse reitero, provocaba al aparato digestivo una descompresión intestinal de líquida textura en su evacuación, pero olvidamos que estamos ante un alimento base de las misiones de la NASA. Como todo, requiere de un toque personal, podemos cocer un huevo y una zanahoria o carne incluso si se es pudiente, pero para la ciudadanía en paro la sopa de pollo con fideos de sobre no sólo es un manjar al alcance de nuestra mermada capacidad adquisitiva sino una fuente de nutrientes, sales y proteínas sin olvidar que además de en las misiones espaciales se sirve este alimento en dependencias y establecimientos militares amén de comedores sociales o envíos de alimentos a zonas catastróficas por citar ejemplos clásicos.
 
-Eso de los ingredientes llama la atención porque en el alimento seleccionado, de muestra y ejemplo, figura entre otras cosas que contiene carne de pollo en polvo, que es muy espacial, y maltodextrina que suena a droga de laboratorio nazi para mantener despiertas y combativas a las fuerzas de asalto de las SS, profesor.
 
-Refalfies! ¡Refalfies de consumidor mal acostumbrado, Skizo´s, refalfies! Esto de la maltodextrina es como la penicilina: si acaba en -ina no puede ser nocivo. Es un alimento al que se le ha extraído la humedad y lo del pollo en polvo no descarto que sea una fina ironía de la casa porque es evidente que un trozo de pollo no entra en el sobre de sopa. Esto es como ir a confesar, podemos ponernos tikismikis con el confesor que nos toca o disfrutar del acto de la confesión. Al final siempre puede consolarse el consumidor pensando que lo que no mata engorda, pero desde un punto de vista nutricional la sopa de sobre no tiene tacha.
 
-Bien, pasemos al producto: sopa de pollo con fideos finos de la casa Maggi.
 
-En esto de las sopas de sobre suele el consumidor ser muy leal y en este caso seleccioné una terna de tres marcas clásicas en nuestra memoria consumista como son Maggi, Knorr y Gallina Blanca. Las tres son similares pero he atendido a razones de relación precio-satisfacción. Es un formato estándar de presentación en sobre y 82g de peso declarado. Las elaboración es sencilla y basta seguir las instrucciones. Yo sugiero añadir un huevo ya sea en yema cruda o cocido, alguna zanahoria y unas gotas de salsa de tabasco. El sobre nos da para dos platos contundentes pero podemos graduar la cantidad de agua ya que abundante resulta caldosa y roñosa queda pastosa, pero ya les digo que tienen para dos platos aunque recalentada quede bastante chuchurría.
 
-¿Queda como en la foto?
-Es una pregunta trampa casi, Skizo´s, pero necesaria. Sólo puedo decir que si vamos a pagar y pagamos por comer hamburguesas sin saber qué comemos, bien podemos confiar en un alimento procesado con todas las garantías y que ademas preparamos nosotros. Mire lo que cuenta una hamburguesa y lo que cuesta un sobre y verá que se puede confiar aunque en el plato, ya no digo en la sopera, ni se ven fideos flotando, pero están, ni esos apetitosos tropiezos que se aprecian en la foto, pero tampoco la hamburguesa nos la sirve la tía buena de la publicidad y permitimos que un tardo adolescente lleno de espinillas y greñas nos la procese... Son sólo refalfies de consumidores mal acostumbrados.
 
-Lo curioso es que huele a sopa, sabe a sopa y se come como sopa aunque sepamos que no es sopa...¡Uy! ¡Páseme el tintorro profesor que creo que he pillado un hueso y no en polvo precisamente, oiga!
 
 The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/



 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                                                         

No hay comentarios:

Publicar un comentario