The Adversiter Chronicle

jueves, 15 de diciembre de 2016

"TELEMIERDA INC", suplemento televisivo cutre


Con la colaboración de Mars El Grouchu en exclusiva para The Adversiter Chronicle

FIRST DATES
(El encanto de lo simple)

Hay cosas simples que son hermosas en su simplicidad, lo digo porque The Adversiter Chronicle me encarga un artículo que hable de un programa recomendable a los lectores y este formato de primeras citas al calor de una cena, citas a ciegas puesto que no hay conocimiento previo entre la pareja de comensales, cumple los requisitos, a saber: dinámica sencilla, formato simple y que logra captar la atención.

Dinámica sencilla por cuanto se trata de asistir a la cena entre dos desconocidos que, a veces sí y a veces no, puede culminar en repetir cita y acabar en folleteo. El único esfuerzo que debemos hacer como espectadores es contemplar las vicisitudes entre los comensales sin ningún tipo de esfuerzo neuronal como requieren otros formatos donde hay estrategias y conocimientos...

El formato es encantadoramente simple con un atrezzo de restaurante fino rodeados de otros comensales, lo cual da un aire de familiaridad siendo lo mejor que los comensales deben abonar la cena y siempre es fascinante quién de los dos toma la iniciativa a la hora de sacar la cartera. No hay decorados que distraigan y la realización compleja y triunfadora al dar una perspectiva al espectador sin andar tocando las narices a los comensales.

Y logra captar nuestra atención, que miremos y fisguemos unos minutos antes de cambiar de canal, luego terminamos viendo una parte sin acordarnos que los anuncios de nuestro programa a esas horas en otro canal ya han terminado para culminar en que pasa a ser una opción que nos tragamos entera. Y lo hacemos porque las primeras citas despiertan ensoñaciones, disfrutamos criticando con la parienta y aunque nunca lo confesemos muchas veces resulta reconfortante identificarse con alguno de los comensales, pero sobre todo es un programa con dinámica propia y personalidad gracias al equipo detrás de las cámaras y, no siempre ocurre en otros formatos, delante de las mismas.

De mascarón de proa un familiar y de siempre grato recuerdo de Carlos Sobera que sabe darle con sus muecas faciales un aíre de guasón y de pedete lúcido a su personaje. Porque el talento del Sobera destila en poco espacio físico e intervenciones limitadas un personaje que ya nos incita a seguir el programa y primer gancho para atrapar al espectador. Sin interpretación barroca ni austeridad clásica el papel de Carlos Sobera es tan magistral que ya merece la pena no cambiar de canal, sin olvidar al camarero y las camareras.

Los comensales suelen ser bastante frikis y hay un poco de todo aunque a veces los emparejamientos suenan a elección en base a cachondeo y sustancias psicotrópicas pero logra no empachar ni saturar al espectador. Es un programa casi como aquellos que eran para toda la familia que no tenían contenido especialmente erótico y violento porque acaba atrapando como dije antes y dentro de la programación resulta un soplo de aire fresco aunque al final sólo se vea por tres poderosas razones: el Sobera, la camarera y la parienta.
No le busquen más motivos.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/




 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario