The Adversiter Chronicle

jueves, 22 de diciembre de 2016

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

OBLIVION (2013)

La ciencia-ficción es uno de nuestros géneros favoritos y el equipo de cata cinematográfica no podíamos dejar pasar la ocasión de visionar esta producción de 2013 dirigida por Joseph Kosinski, del que no recordamos cosas, siendo protagonista Tom Cruise y bien flanqueado y apoyado en su papel por Morgan Freeman amén de un argumento interesante con el siempre atractivo mundo post apocalíptico y una luna medio desintegrada...

Y es que ver o imaginar plasmando en imágenes cómo quedaría el planeta y nuestra civilización tras una hecatombe de proporciones bíblicas siempre ejerce una atractiva y oscura fascinación en nuestras mentes como si el paraje de Chernobil no fuera muestra suficiente y siempre anhelamos observar más. En ese sentido la escena en moto a través de lo que una vez fue un océano con Tom Cruise rodeado de cascarones oxidados y submarinos nucleares con sus lanzamisiles abiertos, el campo de béisbol convertido en un cráter o ciudades sepultadas que convierten los edificios bajo tierra en nuevas cuevas donde se refugia el ser humano, son fascinantes.

Tom Cruise es una estrella, quizás la más digna de llevar tal título y no podía ser otra que una producción puesta a su servicio. Su personaje es el mismo de siempre y sabe dotar, mediante muecas y gestos faciales, la pesadumbre existencial que el personaje requiere, añorando mediante historias que escuchó alguna vez ese mundo desparecido del que sólo queda un planeta arrasado y restos de cosas que conformaron aquel mundo. Y lo cierto es que nos ha gustado su interpretación, más creíble que otras anteriores dentro del mismo arquetipo y por ello es que tal vez es un actor que nos empacha en ocasiones aunque hemos crecido con él y es como volver al hogar por Navidad, presta un par de semanas pero luego resulta insoportable.

De Morgan Freeman decir que está bien como siempre en otro de esos papeles que su presencia por sí sola ya impone, da enjundia a la producción y siempre nos arranca una sonrisa, en esta ocasión por sus pintas, pero es digno escudero aunque se echa en falta que se hubiera desarrollado más el proceso de selección que realiza del protagonista, pero hubiera requerido más metraje y las breves y rápidas pinceladas de los motivos resultan entendibles.

De las féminas también doble protagonismo. Comenzamos por Andrea Riseborough que borda un papel difícil por cuanto se compone de silencios y expresiones faciales además de la interpretación y su papel. Nos puso la escena en la piscina y nos turbó su belleza británica de piel blanca y fina, refleja el tormento de su personaje que sólo aspira a terminar la misión y regresar a Titán, temiendo siempre que el extravagante comportamiento de su pareja y compañero de misión la fastidie ante los superiores, harta del ático con vistas a un mundo perdido, deseando recomenzar lejos de un planeta hostil por su desolación y la radiactividad..

La acompaña Olga Kurilenco, una belleza digna de ser rusa, en un papel que también precisa silencios para asimilar el mundo tras años en suspensión y regresar al mismo perdiendo la tripulación, de confiar en un desconocido que es su marido, que lo era, y que sigue siendo aunque no la recuerde pero la recuerda en fragmentos. No desmerece ninguna en el conjunto y están mononas ambas sin falta de erotismo ñoño o morbo de ropa interior, lo cual se agradece y agradece la película.

Una película ambientada en una Tierra desolada por la invasión de una nave alienígena donde derrotarla significó para los supervivientes buscar amparo en otro planeta quedando la supervisión de los recursos a cargo de parejas de navegantes que protegen los equipos de la depredación de los habitantes...

No contamos más porque es un producto entretenido, bien facturado por el pulso del director y que incluso merecía más profundidad porque aunque no hay tiempo para un respiro sí que el final es algo precipitado. No faltan homenajes a otros títulos destacando el ojo de los drones que recuerda al de HAL9000. Recomendable porque es una película interesante por lo que plantea: un hipotético futuro donde el encuentro con una civilización extraterrestre podría provocarnos creer que estamos ante Dios para no hacernos preguntas ni cuestionarnos nuestra existencia...
.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/



 
                                                        
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario