The Adversiter Chronicle

sábado, 3 de diciembre de 2016

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

GH17: Meritxel favorita para la recta final

Si a uno le pagaran por página y no por número de letras en el artículo, las crónicas de esta edición de Gran Hermano se despacharía rápido: Siguen las broncas. Pero lo cierto es que ya han pasado meses desde que entraran en la casa y ya estamos en la recta final con unos finalistas que no merecen ser tales salvo el corazón partido de Meritxell que sufre una especie de síndrome de Estocolmo pero no con sus captores y sí con otro de los secuestrados, el inefable de Alain.

Pero empecemos por Jorge Javier que ya pregona que presentará la próxima edición y que ha variado su forma de presentar, ahora es más enrollado y trata de hacernos ver, aunque no lo logra transmitir y suena a falsete, que le emociona el programa pero sigue cagándola en las entrevistas, ahora las hace en profundidad, pero sigue erre que erre soltando sus interpretaciones de gabinete psicológico de alpargata, interfiriendo con sus opiniones y vacilando bastante al personal, cosa graciosa en Sálvame pero ineficaz y que desentona en este formato. Sólo hay que ver la alegría salerosa del público en la gala que parece de duelo por la muerte del camarada comandante desde dos meses antes de la defunción del mismo...
Mal Jorge Javier, muy mal y tus trucos de última hora todavía aumentan más la sensación de que no te preparaste el formato.

Antes de pasar a los finalistas comentar la gran sorpresa de la expulsión de Adara ante dos rivales más flojos a priori como el franchute y el pijerío franco de Meritxell. Antes de su expulsión, Adara y su belleza medieval derrotaron in extremis a la nunca aclarada de Clara, dijeron que por tres llamadas pero suena a falsete como Jorge Javier estos intentos de dar emoción a una edición que ha cambiado múltiples veces el juego dada la linealidad del casting de este año que tras la marcha de Bárbara ha visto como nadie tomaba el liderazgo y se dividían en dos bandos, como es habitual esta edición.

Lo del Club ha sido un fiasco igual que lo del apartamento con aquellas tres piradas, pasaron olímpicamente de las pruebas obligando a darles una semana de viandas sin esfuerzo y las broncas ya resultaban cansinas, monótonas y las historias de romance han sido de reír por no llorar con un Rodrigo inerte de cintura para abajo con una Beatriz monona y deseosa de fornicio que se llevará el chasco de su juventud cuando una vez fuera de la casa vea que el ambiente de urbanización es incompatible con su risa falsa y estruendosa, sus maneras de poco nivel cultural y un amor en que Rodrigo parece no querer mojarse ni mojar porque sabe que Beatriz en realidad no le gusta porque en realidad es Adara de su gusto. Da pena la pobre chica y ella no merece estar en la final porque ya fue expulsada como concursante. Es de esperar que ambos caigan en la primera criba de dos finalistas expulsados aunque uno de los dos pueda estar presente en la final.

Digo que uno de los dos puede estar en la final porque la terna sigue con Miguel y su paso por un concurso donde ya resulta pesadito con sus tribulaciones de heterogay con complejo de calvo. Ha montado un numerito con sus prótesis capilares, no se le puede negar su vena de actor, que incluyó aquelarre cabelludo con destrozo de secador y quema de peluquines como traca final de su paso por la casa. Se planta en la final porque ha sabido arrimarse de forma que no ha vuelto a ser nominado pero su papel, su interpretación de su papel, ya termina por agotar al espectador y no se merece ganar el concurso.

Luego tenemos a Alain del que podría decirse de su relación erótico festivalera con Meritxell, donde no faltan reproches mutuos de haber tirado la primera piedra. Parecía un tipo coherente e incluso adulto comparado con el percal de este año mas ha sucumbido al estrés del encierro y se desató su lado oscuro al salir nominado. Pero ha derrotado a Adara en la final y es el más digno de los finalistas aunque sus excusas a Meritxel suenan a reproche hacia la pobre muchacha del viejo refrán que afirma que quien con infante pernocta, excrementado alborea. Aunque cae gracioso en sus intentos repetitivos de argumentar ante Meritxell que ya es un tipo talludito, que todo fue un error con moviola y que habla del amor como un veterano de su edad pero escucharle es ver a un novato tardío mental donde la guinda sería que Meritxell quedara preñada aunque alegaría que no es suya la criatura...
Cosas de Alain, supongo.

Y por último la que tiene las apuestas a su favor, por poco porcentaje de votos para ser expulsada, porque su historia con Alain, aderezada con su pijerío y cierta inocencia de niña, despiertanla empatía aunque esté mejor sin maquillar que embadurnada de tinte y porque el resto en condiciones normales ya hubieran sido expulsados si no fuera por ese engendro del Club que sólo ha servido para que los finalistas esta edición estén bien cebados con las cenas y no han sabido jugar con la ventaja de ser miembros. La traca final para la atribulada Meritxell fue estar sólo diez minutos como miembra del Club de los cojones...

Pero es tan pijamente candorosa y vehemente en sus argumentos que merece ganar en comparación al resto de finalistas...

Ya está todo el pescado vendido dos semanas antes del final, y esto con Mila no ocurría.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

                                                     
 
 
 
                                                           

No hay comentarios:

Publicar un comentario