The Adversiter Chronicle

lunes, 24 de octubre de 2016

"El ojo púbico", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

El PSOE permitirá formar gobierno al sr. Rajoy

Finalmente, aunque queda por dilucidar si habrá disciplina de voto, el PSOE ha encontrado consenso entre sus gerifaltes para permitir formar gobierno en un proceso donde el PSOE ha recibido hostiazos a diestra y siniestra, donde todo el mundo les decía lo que debían hacer por el bien de España a la vez que su militancia era víctima de un chantaje emocional por la siniestra mientras la diestra trataba de hacer carnaza hasta que el sr. Rajoy ordenó cerrar bocas y dejar que el PSOE siguiera sus tiempos.

Si hay un partido político en España que pueda presumir de bagaje, historia y visión de futuro por el bien general ese el PSOE. Históricamente la formación socialista siempre ha tenido corrientes de opinión divergentes haciendo frente a los vaivenes de las distintas épocas respondiendo con unidad a la vez que desde la izquierda trataban de dividir o fagotizar, basta ver la II República hasta el estallido de la Guerra Civil producto del fracaso de golpe de estado y el contexto internacional.

Aparentemente la imagen que queda en la retina es la de un golpe de mano de la vieja guardia, voz de coherencia ante la imposibilidad real de formar un gobierno con PODEMOS y Ciudadanos analizando los resultados electorales llegando a la conclusión de que enfrentarse a las urnas podría llevar a un descalabro mayor del ya producido. Resulta extraño a ojos profanos la testarudez de Pedro Sánchez empeñado en ser alternativa y cabe preguntarse los motivos de tal empeño, si es que no capta la realidad, si estaba mal asesorado e incluso si terceros le vendían una moto que él creía real...
El tiempo lo dirá.

Se hace necesario recordar que Pedro Sánchez fue un candidato y líder de circunstancias, elegido como contra peso y réplica estética ante las cámaras a los por entonces novedades de Pablo Iglesias y de Albert Rivera. Del primero amortiguar el efecto escénico de las asambleas de los círculos y la aparente influencia de las bases votando las decisiones, elegido en primarias por los votos de la militancia, y factor que le da legitimidad como líder ante los barones, la vieja guardia le aceptó porque era necesario un candidato joven, fotogénico, preparado y representante de las nuevas generaciones digitales. Capaz de enfrentarse a Pablo Iglesias en igualdad de lozanía y de ideas regeneradoras y firmeza contra la corrupción.

Frente a Albert Rivera, la imagen de igualdad en nuevos conceptos, regeneración de verdad en el sistema y finalmente sembrar una duda razonable entre electores que enfrentados a dos productos iguales opten por la marca de siempre frenando fuga de votos de simpatizantes socialistas que podrían ver en el discurso moderado de centro tirando a la derecha novedades que no ofrecía el PSOE y sí ofrecía Pedro Sánchez.

España necesita un PSOE, otras elecciones con mal resultado para los socialistas hubiera sido nefasto no sólo para el propio partido sino para el conjunto del país. En política saber hacer una retirada a tiempo suele ser la mejor opción ante una incertidumbre electoral. Aunque suena a discurso oficial, las urnas han relegado al PSOE al papel natural de líder de la oposición, si hubiera certidumbre de mejorar resultados en unas terceras elecciones no hay que dudar de que el PSOE jugaría esa carta, pero ver que las cartas son malas y que la partida de jugarse sólo beneficiaba a otras formaciones más la posterior crisis interna en el PSOE, lo mejor, más sabio, más prudente y sobre todo más beneficiosa para el conjunto del país, era retirarse de la mesa de juego.

Pese a las grandilocuentes e inquisidoras tertulias televisivas, el revuelo socialista no beneficia a un PP que deberá aprender a negociar y donde internamente suenan las cuadernas entre casos de corrupción, la nueva nueva musa que pide regeneración de Esperanza Aguirre (¿no se había ido?) y también con gestoras en numerosas juntas locales. Si el nuevo gobierno trata de gobernar imponiendo, la cosa no durará más allá de mayo del próximo año. Si por el contrario sabe negociar los temas de interés nacional, permitirá al PSOE seguir su proceso interno centrado en arreglar las cosas por los cauces normales. Si el PP hace el juego a PODEMOS, que ya ha iniciado su ofensiva para fagotizar a parte del electorado socialista, se auguran unos meses de inoperancia gobernante, escandalosos gallineros tertulianos haciendo leña del tronco caído y posiblemente una división encarnizada dentro de las corrientes internas del PSOE.

Hay que aplaudir la decisión socialista, será interesante saber si se romperá la disciplina de voto y se abre el debate de que los diputados voten libremente en interés de las circunscripción en que fueron elegidos, concepto aún demasiado vanguardista en el ruedo ibérico, confiar en que una vez más el PSOE tenga la fortaleza de abordar las distintas tesis en su seno como siempre ha hecho y por último que su labor de oposición catalice la voluntad de hacer unas reformas que son ya no necesarias, son la única solución para encauzar este río de aguas revueltas donde los vividores de las secesiones tratan de pescar para perpetuarse en el chantaje y la coacción de la ciudadanía para mantener sus chiringuitos. En democracia es fácil gobernar pero en democracia ser oposición es una responsabilidad y el PSOE ha demostrado saber ser ambas a lo largo de su historia.
Así de simple y así de complicado.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

                                                     



theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario