The Adversiter Chronicle

jueves, 13 de octubre de 2016

"Del derecho pero al revés", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

12 de Octubre:
Otra herencia común prostituida por la dictadura franquista

Un año más se ha celebrado la efemérides del descubrimiento del Nuevo Mundo por Cristóbal Colón, fecha que merece ser fiesta mundial por cuanto el mundo cambió tras el 12 de octubre de 1492. Pero también es una fecha que sirve para los reproches de las ahora repúblicas que antes formaron parte de la metrópoli, como sucede con todas las naciones que practicaron el colonialismo aunque en el caso de España la famosa leyenda negra y las negruras legendarias históricas propias como nación, logren que adquiera tintes surrealistas en la antaño potencia imperial donde en sus dominios nunca se ponía el sol.
 
Dejando aparte las ya habituales y estratégicas artimañas del secesionismo catalán empeñado en una guerra con dos frentes, el institucional y el popular, de cuando le interesa no acatar la legalidad vigente o las protestas de pueblos indígenas reivindicando el genocidio durante la conquista, el verdadero problema de identidad y reconocimiento a la fecha histórica viene, como en tantos otros símbolos patrios, de la envenenada herencia que legó a las generaciones venideras, tras su muerte y fin de su régimen, la dictadura de Franco y el llamado franquismo.

Igual que suele situarse fuera de su contexto histórico la Guerra Civil, también se tiende a situar fuera de contexto a Franco y su dictadura. Oficial profesional renegado que se sublevó a la legalidad vigente, afianzado en el poder por las democracias occidentales debido a la Guerra Fría, la posterior Transición que evitó las purgas del aparato franquista en la sociedad y los estamentos permitió que sus herederos enarbolaran la bandera del recuerdo y el legado, limitándose en realidad a vivir del cuento y jugar con las conciencias de quienes vivieron en la dictadura a la vez que mantienen vivo el legado teórico de la ultra derecha que gana acólitos jovenzuelos de estética neo nazi y permite vivir a los familiares del dictador en su nube ficticia.

Pero el auténtico legado de Franco ha sido y es que símbolos como la bandera o la fecha del descubrimiento de Colón y ciertos vocablos como patria, patriota, español, bandera e himno quedaron prostituidos a las generaciones futuras que hoy son presente. Lo de la bandera y el himno se ha podido superar con algo tan superfluo y vacuo como conseguir un título mundial de fútbol pero sirvió de catarsis colectiva y por primera vez desde la dictadura la ciudadanía sintió el orgullo de sacar al balcón la bandera. Cualquier medio es bueno si logra el efecto deseado y el Mundial de Sudáfrica, aunque suene a chiste como tantas cosas en España, restituyó el orgullo como nación.

España más que un país de naciones como venden los secesionismos de la periferia es una nación de personalidades, poderosa porque llevamos siglos a hostias entre españoles y seguimos ahí. Es hora de arrebatar a los herederos de la memoria de Franco el general renegado lo que piensan que es su patrimonio. En los 80´s la juventud no pudo tener el sentimiento de ser español porque era de fachas, de fascistas y franquistas con poder a base de sangre de sus compatriotas, la posesión del derecho de enarbolar los símbolos del españolismo...

Ahora que la minoría hispana de EEUU puede presumir y mostrar su orgullo de hispanos al igual que antes los emigrantes anglo sajones, nórdicos e italianos, tal vez sea la hora de librarnos de nuestros complejos de hispanos de España. La misma generación que hizo posible la Transición y quienes
vivían su juventud entonces encuentran ahora en la nostalgia descafeinada de sus raíces nazis y fascistas y fotogramas en blanco y negro del NODO, auténtico archivo de memoria histórica para su análisis, y películas del tipo españoladas, un amparo psicológico a la crisis económica bajo el axioma, sin ser conscientes, de que cualquier tiempo pasado fue mejor. No lo fue la dictadura de Franco porque todos los logros colectivos supervivientes a su régimen se hubieran hecho porque había que lograrlos dentro del contexto histórico de la posguerra mundial como hicieron todos los países de nuestro entorno, el franquismo sólo logró retrasarlo y apuntarse los méritos.
Lo otro es propaganda.

La fiesta del 12 de octubre es la conmemoración de un hito histórico logrado por una nación y recuerdo colectivo de lo que fuimos. No hay que renegar de lo que somos y lo que éramos, hay que analizar los contextos, los hechos y los fundamentos. El recuerdo glorioso que promovió el franquismo de los símbolos de identidad sólo era una herramienta más para perpetuarse en el poder un dictador y su régimen que por distintas causas y motivos fueron prostituidos a su muerte y ha llegado el momento de sacudirse las etiquetas de algo que es patrimonio no sólo de España y sus repúblicas hermanas, es patrimonio de la Humanidad porque si hemos llegado hasta aquí con nuestras virtudes y nuestros defectos, fue porque Colón llegó allí y la empresa era española.
Así de simple y así de complicado.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

                                                     
 
 
                                                                                
                                                        
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario