The Adversiter Chronicle

martes, 25 de octubre de 2016

"MENÚS CRÍTICOS PARA UNA CRISIS", por el profesor T. A. Rambaina


Una sección del profesor T. A. Rambaina en exclusiva para The Adversiter Chronicle

POSTRES ECONÓMICOS

Hay un dicho que afirma que un buen postre puede mejorar una mala comida pero una buena comida no mejora un mal postre. Desde luego los fartones lo pensamos porque los postres siempre han de ser apetitosos, pero en estos tiempos, de crisis recesiva o recesión crítica, tal vez disponemos de más tiempo libre de trabajo pero indispuestos a la hora de abonar recibos de la luz por usar el horno ni presupuesto para gastar en harinas, cremas y azúcar como en la época de vacas gordas...

-Estimado profesor, ¿postre casero o postre industrial?

-Por desgracia la bondad del postre casero está condicionado y queda relegado a un segundo término a la cruda realidad de los bolsillos de los Juan y Juanita Manzanas que apenas disponen de pecunio para afrontar los gastos ineludibles y las compras básicas. Apuntaba usted en la introducción que se dispone de más tiempo libre de trabajo pero he de insistir una vez más en que el espíritu de la sección es satisfacer los apetitos del estómago y que satisfaga la psique. Puesto que no podemos hacer postres caseros por su costo, aprovechemos el tiempo para deambular por las superficies comerciales de comestibles. Aunamos ejercicio físico con aparentar que consumimos , lo primero bueno para nuestro organismo y los segundo bueno para nuestro psiquismo, Skizo´s.

-Hemos de aclarar a los lectores y lectoras que la cata se ha realizado a un variopinto grupo de productos que nos venden como postre y hemos seleccionado cinco sin atender a la superficie comercial aunque resulta ineludible citarlas por su nombre, aunque sorprende que de los cinco productos, cuatro sean de la misma, profesor.

-Los criterios han sido de relación satisfacción-pragmatismo, no voy a citar un producto inferior a otro sólo porque pertenece a la misma superficie que otros de la lista, sería engañar a los lectores y lectoras amén de que el Lidl me queda más ceca de casa. Pero dejando nimiedades y refalfies de consumidores mal acostumbrados, he hecho cinco grupos: básico, normal, extraordinario, derrochador y de lujo. Empezamos por el básico con yogur de marca MERCADONA en este caso de sabor a fresa, pruebe, Skizo´s, pruebe...

-¡A ver, a ver...! Es curioso profesor que viene envasado como yogur, tiene apariencia de yogur, se paga como yogur y sin embargo no sabe a yogur... ¡De hecho no sabe a nada!

-En este caso típico de consumidor paupérrimo en presupuesto para postres prima la esencia, es decir, ingerir comida que si bien insípida como es el caso, aporta al organismo los nutrientes necesarios. Es el típico postre que hay que tomar trabajando la imaginación para imaginar que sabe al sabor pero por otra parte permite la ventaja de poder escoger todos los sabores sin dejarnos llevar por fobias gustativas.

-Pasemos pues a la categoría de normal...

-Es un clásico de la sección: el yogurtado del Lidl en envases de 500g. Un formato que nos permite dosificar e incluso hacer frente a imprevistas visitas. Su relación satisfacción-precio es plena y la fartura es tal si el estómago llena, objetivo que cumple al poder consumirse como dos menús a la semana sin más acompañamiento. Es ideal para creyentes de cualquier credo que exija modestia en el masticar o ayunos. Consumido totalmente sacia y servido en dosis el bolsillo no rasca. Lo considero fundamental en toda dieta con presupuesto condicionado por la crisis, Skizo´s, fundamental sin lugar a dudas.

-¡Vaya si es de clase extraordinaria éste que sigue: cazoleta de plástico imitando a la de barro como continente y un apetitoso postre como contenido, profesor!

-Este es de esos postres que se anuncia al servir y ya predispone a la ingesta sin condicionamientos: crema catalana del Lidl. Requiere del elemento humano para su preparación lo cual siempre nos traerá gratos recuerdos de escenas en la cocina mientras los mayores cocinaban y mirábamos con curiosidad y fascinación los postres que iban tomando forma. El único requisito es tener cierta pericia en abrir sobres de azúcar caramelizado, experiencia en poder abrirlo de forma que más de la mitad del contenido no nos quede dentro y finalmente talento para esparcir el mismo por toda la superficie de forma homogénea. Es ideal para farturas con comensales cenutrios sobre política para ofrecérselo y que tras ingerirlo y mostrar su satisfacción con halagos, espetarle que es producto catalán. Para sensibles de estas cosas, podemos decir la verdad: es una natilla universal aderezada de azúcar caramelizado.

-¡Pues está cojonuda, profesor, cojonuda! ¿Siguiente?

-Al menos una vez al año nos gusta ser derrochadores o permitirnos un capricho. Útil si tenemos damisela como compañera de mesa, los machos alfa somos más bastos en ese sentido referente a los postres, ya que es un postre con las mejores cualidades de los postes industriales: el yogur Oikos de Danone sabor mediterráneo. Aquí pagamos el lujo de consumir un griego con marca de pedigrí y se cumple la máxima de que no sabemos de qué lo hacen pero está buenísimo. Note el efecto óptico del color de la esencia mediterránea que nos produce la misma fascinación y el mismo efecto óptico adictivo que cuando de escolares descubríamos el rotulador de verde fosforito...

-¡Más! ¡Quiero otro profesor! ¡Esto es pecado!

-¡Jajajajajajaja! ¡Es usted un cachondo, Skizo´s, un cachondo! Está muy bueno pero el precio es superior a los presupuestos que manejamos en la sección. Piense Skizo´s que por el precio de dos yogures griegos pueden comprarse casi un kilo de yogurtado del Lidl, pero si París bien vale una misa, a una damisela seducir, por una vez , el bolsillo se lo puede permitir. Pero hay que advertir que se devora en un santiamén y el agujero en el presupuesto se nota...

-¡Tiramisú de último!

-Lo he dejado como de lujo aunque alguna lectora podría decirme que tanto el anterior como éste podrían intercambiarse los puestos, de hecho el tiramisú del Lidl en formato de dos unidades que he seleccionado es más caro que el yogur griego de Danone, pero tiene a su favor ser relativamente una novedad. Una capa de cacao espolvoreando otra contundente de nata y el mullido colchón de una base abizcochada y esencias de licor. Si bien en una primera toma las dos capas primeras pueden dar algo de repelús, al llegar a la tercera nuestras papilas gustativas comienzan a segregar saliva de satisfacción, quedamos con ganas de devorar otro y se cumple la máxima de que sin duda deben contener alguna sustancia adictiva, tal es la apetencia de seguir comiendo hasta saciarnos.

-Pues buenos postres a buenos precios que oscilan entre unos pocos céntimos de aurelio a un aurelio, que todo mal día debe tener al menos un buen final como un menú, por económico que sea, debe terminar con un buen postre.


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
                                                     



theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                        

No hay comentarios:

Publicar un comentario