The Adversiter Chronicle

lunes, 11 de enero de 2016

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

ROBIN HOOD (1991)
Una de esas películas malditas en su estreno

Se dan de cuando en cuando estrenos de películas coincidentes en su estreno y en argumento y temática. Eso sucedió en 1991 con dos versiones del mítico Robin Hood, ese bandolero de la foresta que cada década o década y media ve salir una nueva versión del mito. Ésta de 1991 coincidió con la versión del Kevin Costner en plena cresta de la ola con Morgan Freeman de fiel escudero y el público fue seducido por completo relegando la versión que traemos hoy a una triste copia de lo ya visto, podemos refrescar las neuronas de memoria con otro caso similar con Las amistades peligrosas y Valmont...

Producción del Reino Unido dirigida con profesionalidad pero poca pasión por John Irvin que contagia a los actores y actrices dando la sensación de que quienes se lo pasaron bien y disfrutando de la interpretación fueron el reparto de figurantes entre saltos y zarabandas supuestamente medievales pero que parecen sacados de esos mercadillos del medievo tan en boga últimamente, de producción bastante cutrecilla donde lo más logrado son los caminos embarrados, las luchas y peleas son tipo Equipo A televisivo donde nunca muere nadie sin extremidades cercenadas por el filo de las espadas ni entrañas sangrantes por tajos de hachas...
Las interpretaciones suenan a obra de fin de estudios en la EGB representando La venganza de don Mendo logrando que los mendas del equipo de cata cinematográfica entráramos en un ameno debate sobre lo mierdas que es esta versión comparada con la del Costner, sin innovaciones de argumento ni malos malucos en condiciones. La sensualidad se reduce a un casto beso antesala de fornicio, se supone y luego afirma la interesada ante el villano de su prometido interpretado por un Jürgen Prochnow, siempre venerado por los aficionados como capitán del U-Boot, que lo mejor que hace es morirse porque si no acabaría matando al espectador en un ridículo personaje que es malo de cojones hasta cuando lo matan que tarda tanto que se patea medio campanario y además la espada clavada es más corta que la que le clavaron porque debería sobresalir por la espalda y no asoma...

De protagonista tenemos a Patrick Bergin en un Robin Hood cachondo mental junto con su compañero de diabluras a otros nobles, que siempre se ríe y que acaba resultando indigesto, es ñoño y casi hasta pedante, con esa estúpida sonrisa de juerguista, de tipo duro pero rapsoda la hora de repartir mamporros aunque algo ridículo cuando hace de Tarzán con su enamorada. Es como si pese a la profesionalidad de la interpretación no lograra enamorar a la cámara y esa frialdad se mantiene en toda la proyección por parte del espectador.
 
La réplica femenina es la siempre turbadora belleza de Uma Thurman que es de lo mejorcito de la película para machos alfa, donde una vez pasada la sorpresa de la belleza de su rostro sus ojos te hipnotizan y sencillamente caes rendido ante su personaje, pero la demostración de que este Robin es algo primaveras la tenemos en que la buena de Uma se viste de mancebo y no lo nota cuando si hay rostros peculiares y reconocibles, vayan de chica o chico, uno es el de Uma Thurman.

Pero finalmente el mejor en la película es Jeroen Krabbe haciendo de señor feudal donde luce todo su repertorio de muecas y gestos que tan confortable le hacen al espectador aunque siempre haga el mismo papel de malo bueno a medio camino de buen malo, pero al menos no parece que esté en una función de aficionados como el resto de colegas en su mayoría como el estrafalario monje o el pizpireta del compañero de Robin en trastadas a la clase feudal y reírse por todo a la mínima ocasión, un escudero que no despierta empatía como el interpretado en la otra versión por Morgan Freeman, y que acabas preguntando qué papel ocupa en la trama salvo encabezar a la banda de atracadores forestales en sus ataques a los malos...
Tal vez la película peca de demasiado europea y al gusto inglés, de amantes del humor cachondo y picante de Benny Hill y parejas tipo Los Roper, de que si la ves llegas a la misma conclusión a la que llegamos el equipo de cata cinematográfica: es una producción de los 90´s para espectadores británicos de los 70´s. Porque la trama, la variación de la misma, tal vez sea la más aproximada a la veracidad con la rivalidad de normandos y sajones y su integración como iguales en un mismo país.

Película en suma que tal vez tuvo mala suerte de coincidir con una versión mucho más del gusto del público que tiene la sensación de estar viendo una blanca producción televisiva de la BBC sin sangre ni violencia apta para todos los públicos que vista hoy resulta ñoña, infantil y espeluznante como producto cinematográfico...


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/






theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                               







No hay comentarios:

Publicar un comentario