The Adversiter Chronicle

martes, 28 de octubre de 2014

"Del derecho pero al revés", por P. Gargajo Bilioso


Una sección de Palomino Gargajo Bilioso en exclusiva para The Adversiter Chronicle
El extraordinario (no tanto) caso del pequeño Nicolás

Asistimos estos días en los noticieros, con una mezcla de asombro, admiración y pasmo, a las travesuras de un mozalbete que ha logrado timar socialmente a la clase política, empresarial y funcionarial logrando crearse una identidad que le abrió puertas, desde discotecas hasta alcobas pasando por coches oficiales hasta que fue descubierto...
 
Más allá de las chanzas y chirigotas por sus travesuras, Nicolás pone al descubierto un mal de la democracia arraigado en la ciudadanía como es plegarse al poderoso. Nicolás no lo es, pero sí se ha aprovechado de ello sin saber de este mal pero suficientemente inteligente para percatarse de que hay algo que hace que el común de los ciudadanos se fie de alguien por sus referencias.
 
Nicolás con armas simples como tarjetas de visita de personas influyentes y decir que era ahijado de, fue logrando paso a paso que más personas se inclinaran ante sus credenciales y en lugar de pararse a verificar se plegaran pensando que así quedaban bien ante el influyente o poderoso que supuestamente recomendaba a Nicolás.
Si esto fuera EEUU el joven Nicolás sería fichado por el sistema para prevenir hechos similares. Aquí nos quedamos con su cara de rasgos juveniles, con los pechos de su amiga o la escolta que llevaba, pero parece que no preocupa que su cara no fuera causa delatora de sospecha, que alguna mente pensante en cada paso de su timo cursara las instrucciones pertinentes y que ningún ente u organismo detectó que alguien estaba utilizando recursos públicos como escoltas y coches oficiales...
 
Nicolás se aprovechó de los mismo que utilizan los distintos chorizos y prevaricadores en este país: el temor al poderoso, el afán de medrar a la sombra de ramas de poderosos árboles, el instinto de defraudar ya sea en la farmacia sacando medicamentos sin receta o simular codearse con gente guapa. Y es de estas causas que hay chorizos, prevaricadores, estafadores políticos que se perpetúan en un sistema democrático en apariencia ,o al menos no en su totalidad, donde el ciudadano de a pie y el honrado trabajador sienten la fatigosa sensación de que les están estafando desde todos los ámbitos...
Mientras los gerifaltes políticos tapan las vergüenzas de sus propios partidos y formaciones políticas, aún se preguntan, y los medios de comunicación afines lo tertulian, cómo es posible que haya ciudadanía que apoye a PODEMOS si sólo hay que escuchar a su líder para salir corriendo y no parar...
 
Nicolás sólo se aprovechó de una circunstancia y desarrolló una idea que necesito de la imprescindible colaboración de terceros que ante el miedo a quedar mal, a ser reprimendados y posiblemente al terror de perder su puestín, facilitaron a Nicolás los medios que solicitaba.
Pero una vez más da la sensación de que se juzgará al truhán de turno mientras de puertas para adentro se analizan los hechos y se tomarán medidas para que todo cambie y todo siga igual. En lugar de dimisiones en cascada y revisar protocolos se nos ofrece a un chaval con todo lujo de detalles sobre su vida y aventuras...
 
Y el sistema no sabe ver que, al igual que hace con PODEMOS, tratan de demonizar y sólo logran que aumenten las simpatías por Nicolás y sus andanzas...

No es culpa del escolta, no es culpa de los gerentes ni es culpa de Nicolás. Es culpa de quienes le facilitaron su timo porque en lugar de ser profesionales y honestos eligieron quedar a bien esperando recompensa, esos son los verdaderos timadores a la ciudadanía.

Así de simple y así de complicado.
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
 
 
 
 
 
 

 
 
                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario