The Adversiter Chronicle

sábado, 5 de abril de 2014

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

EL REGRESO DE ROSA BENITO

Cita imprescindible en todo amante de la buena mierda televisiva el pasado viernes 4 de abril: el regreso de Rosa Benito y sus miserias expuestas al sol de la audiencia en el sillón que más calienta que no es otro que el plató de Sálvame Deluxe...

La cosa prometía porque si la entrevistada es un peso pesado de la mierda televisiva el plantel de entrevistadores estaba a la altura: Patiño, los kikos, la Mila Ximénez y la inefable del cada vez más monstruito de careto Belén Esteban.

El maestro de ceremonias era el inimitable Jorge Javier que ha defraudado al equipo de cata televisiva de la redacción porque no dejó en ningún momento que las dentelladas provocaran un linchamiento pese a las apariencias de serlo...

Rosa Benito regresaba al plató tras pasar por atenciones y cuidados psiquiátricos, los venden como tales cuando en realidad le han hecho terapia psicológica y tanto ella como otros y otras del plató que pasaron por los servicios de salud mental hacen un flaco favor y colaboran a estigmatizar al colectivo de personas con problemas de salud mental (PPSM). No lo afirmamos gratuitamente, el hecho de que vuelvan fardando y dando clases magistrales pero con el detalle de no hablar del diagnóstico da una imagen alejada de tratamientos de contención y dosis intravenosas de Haloperidol, dol dol...

El caso era que Rosa Benito tenía un problema de adicción al padre de sus hijos, el siempre sabroso de Amador Mohedano que parece ser, según cuentan, que hizo a lo largo de su matrimonio y posteriormente honor a su nombre pese a que le brotan herpes cuando practica sexo prohibido por la Iglesia, no por el fornicio sino en donde mete la polla...

Lo cierto es que la muerte de Rocío Jurado ha sido como un cataclismo para su entorno más cercano pese a que cuando te adentras en sus miserias te vuelves consciente de que la tranquilidad no tiene precio y que posiblemente era la tonadillera quien mantenía la argamasa familiar por no hablar de la parte económica...

Ya digo que ha sido decepcionante por cuanto una vez más los ladridos y gruñidos con predisposición a morder y sacar mierdas y miserias ajenas por parte de los colaboradores, a lo largo del tiempo de su ausencia televisiva y una vez sabían que se sentaba al Deluxe, ha quedado en ná de ná.

Mucha culpa fue de Jorge Javier que se dedicó a casi recriminar y siempre a obstaculizar el asedio interrogativo a la Benito. Cuando el querido Jorge se vuelve buen samaritano y no utiliza su arte para azuzar el fuego de la hoguera de las vanidades, baja la mierdosidad del programa y nuestro aprecio y admiración al presentador...

Lo más destacable fue la agresividad de la Patiño porque el resto no ofrecieron nada nuevo y nuevamente nada ofrecían. Los gilipollas somos nosotros, comentábamos en la redacción, que aguantamos la creación de expectación a lo largo de la semana para asistir a una decepción más en la noche de los viernes...

¡Queremos mierda, miserias y escándalos! ¡Queremos lloros y lamentos, risas y carcajadas! ¡Queremos el espectáculo más mierdoso nunca visto!

Muy mal Jorge Javier, muy mal.

La Benito no dijo nada nuevo y sus gestos, muecas, besos, ñoñeces y resto de su parafernalia, ya cansa hasta el punto que ni resulta graciosa cuando se convierte en una mala imitación de su cuñada fallecida.

Y no somos crueles, tanto yo, como el segureta y el limpiador nocturno de la redacción hemos llegado a la conclusión de que les encanta estar en la tele y cobrar pese a que Sálvame debe ser uno de los programas televisivos con más bajas por cuestiones psiquiátricas del orbe televisivo mundial, pero hemos visto poca mierda y la mayoría ya masticada otras veces...

Finalizado el programa, el equipo de cata televisiva vueltos a sus ocupaciones nocturno-laborales y un claro en la noche que permite deleitarse con la luna, me pregunto si como espectador podría demandar a Tele5 por hacerme yonki de la buena mierda televisiva y sus consecuencias como pueden ser estar escribiendo sobre ello, pensar en ello y hasta ponerme cachondo con la Mila y la Patiño cuando se les ve el refajo.

Pero al final siempre vuelvo al mando con necesidad obtuso contorsionista para volver a chutarme mierda televisiva...
¡El espectáculo continúa!
¡Que no termine nunca !

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 
 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario