The Adversiter Chronicle

lunes, 7 de abril de 2014

ENTREVISTAS PARA UNA CRISIS: EL AUTÓNOMO


The Adversiter Chronicle entrevista a Fulgencio Cascales, autónomo y propietario de Orgasmus Sistemas Sensitivos Genitales fabricante del capuchón de pene sensitivo.

Es sabido que en España los autónomos forman la base de las empresas, era por ello necesario una entrevista que mostrara que pese a la crisis económica bancaria que paga la ciudadanía sigue existiendo la llama del emprendedor que supera dificultades. Para ello entrevistamos a Fulgencio Cascales que ha levantado su pequeña empresa pero que es puntera y vanguardista puesto que trabaja con lo último en tecnología y con diversos empresarios extranjeros dispuestos a comprarla dándose la circunstancia de que son también autónomos en sus respectivos países los interesados...

-¿Como surge la idea de crear la empresa, Fulgencio?

-La idea siempre estuvo ahí, crear una empresa. Pero en mi caso me viene de tradición familiar, ya mi abuelo que inventó las Pompas Fúnebres inició la saga pero le costó ser procesado por el régimen franquista ya acabada la Guerra Civil.

-¿Pero cómo que su abuelo inventó y patentó las Pompas Fúnebres y qué rollo es ese de la Guerra Civil? ¿Me está vacilando, ein?

-A ver, tengo la patente en mi despacho y nadie hasta entonces se le había ocurrido y luego comercializar las Pompas Fúnebres...

-¡Por los clavos de Cristo que me está vacilando con su jodido abuelo! ¡Las pompas y liturgias fúnebres se inventaron desde tiempo inmemorial!

-No, no... Mi abuelo patentó las Pompas Fúnebres pero pompas de jabón.

-¿Perdón? ¿Pompas de jabón? ¿Y fúnebres?

-Mi abuelo creo un dispositivo de hacer pompas de jabón coloreadas. La idea tuvo éxito en su localidad natal, Villavencejo de la Jara. El problema pese al éxito y popularidad creciente del dispositivo es que mi abuelo chocó con los límites de la tecnología y la intransigencia del franquismo desde un punto de vista cromático, Skizo´s.

-Redios que es una historia fascinante... Prosiga, Fulgencio, prosiga Bitte...

-El caso es que la idea consistía en llevar a los entierros una gota alegre en el sentido de sentirse en paz pese a la tristeza. Mientras se enterraba el cadáver, los familiares podían soltar las pompas a semejanza de las costumbres orientales de elevar pequeños globos. El problema era que el único tinte posible entonces que soportara ser pompa de jabón era el rojo. La cosa funcionó durante la República y la Guerra Civil, pero al terminar el delegado provincial de Falange consideró que las pompas rojas eran de rojos sin contar con un vecino que siempre tuvo ojeriza a mi abuelo...

-Bueno... Entonces lo suyo le viene ya desde su abuelo al menos... Dígame Fulgencio cómo surge la idea de la empresa, ein?

-Lo cierto es que primero surgió el producto y tras hacer un estudio de mercado vi que era un producto que además de útil y no tenerlo nadie comercializado podría dar beneficios pese a la época crítica de crisis que vivimos actualmente. Un día salimos varios amigos a cenar y la velada se prolongó llegando un momento de la noche en que los solteros y divorciados querían ir de puti club mientras los casados y arrejuntados ponían excusas aunque se notaba que no les disgustaba la idea. Al hacer el estudio de mercado vi que el perfil de cliente potencial superaba mis expectativas: desde camioneros a ejecutivos pasando por cualquier trabajo que obligue al marido, novio o encoñado a pasar tiempo en pensar en fornicio y se alivie con prostitutas o queridas, en resumen era que el hombre que por circunstancias está alejado de su pareja y le viene un calentón pudiera aliviarse por medios manuales propios pero sintiendo que está con su pareja. Si se piensa un poco, los beneficios en descenso de cuernos, prácticas de riesgo en lupanares y el reforzamiento de la pareja sabiendo con certeza que su hombre le es fiel nos da un producto cuyo valor intrínseco es muy pero que muy considerable y relativamente barato para el cliente que yo prefiero denominar usuario.

-Supongo que ahí entra la tecnología, lo digo porque si no he entendido mal su producto sirve para cascársela cuando no está la fémina pero sin ser pecaminoso puesto que una vez lograda la sensación el pensamiento flota al recuerdo de la pareja...

-Por supuesto que la tecnología es la base del producto. Unos nanosensores que funcionan como una grabadora, por poner un ejemplo gráfico, a la hora de recoger en el dispositivo las sensaciones que no son más que señales nerviosas del órgano genital femenino al contacto con el pene y que son recogidas por los citados nanosensores. Una vez realizada la recogida de sensaciones, que reitero que son simples señales nerviosas codificadas, el capuchón está listo para su uso por el usuario que sentirá en su pene al realizar el acto masturbatorio la alegría y goce de su pareja o perejas ya que el dispositivo tiene capacidad de almacenar hasta cinco sensaciones placenteras de otras tantas vaginas. Creo que en ese sentido quien guste de la variedad verá colmada sus expectativas aunque investigamos cómo aumentar la capacidad de memoria sin alterar el diseño.

-¿El capuchón es algo engorroso de instalar, con esas varillas telescópicas que pueden producir perforación testicular de objeto punzante, ein?

-Para nada, para nada. Se instala como un preservativo con la diferencia de que en el glande es sensiblemente más abultado pero que no impide la técnica de manubrio sea cual sea el perfil del usuario.

-Desde luego parece un gran producto, pero dígame Fulgencio: ¿la recogida de datos? No creo que a la fémina o féminas pareja del usuario final le resulte agradable que un día lleguemos a casa con un transformador, cable USB, portátil de recogida de datos y cables de conexión a las terminaciones nerviosas... ¡Pareceríamos oficiales de la ESMA en plena represión anti subversiva, redios!

-El usuario no debe preocuparse por ello. Yo mismo me encargo de la recogida puesto que el usuario no puede recopilar datos dado la complejidad informática del dispositivo. Con el capuchón, que tiene un PVP de 5.000 aurelios se incluye un pack de tres recogidas de datos y si el usuario desea renovar la memoria del dispositivo sólo cuesta 500 aurelios la recopilación. Es un precio asequible puesto que el placer y la confianza de pareja no tiene precio, pero la recogida se hace de forma natural mediante movimientos pélvicos sobre la sujeta a recopilar los datos. Es una operación casi me atrevería que placentera para la fémina que a la frialdad de la recopilación de datos por el dispositivo manejado por un técnico, cuando no yo personalmente, se ve compensada por lo liviano del manejo del proceso y que si la fémina logra relajarse además de aumentar la calidad de la recopilación de datos puede hasta ella tener un orgasmo, con lo cual el usuario disfrutará mucho más.

- O sea, que el usuario le paga una fortuna por un condón y previamente usted se tira a todas las féminas con las que el usuario tenga fornicio...

Es el usuario quien elige las féminas, oiga! ¡Yo me limito a recopilar los datos y como es lógico cobrar por ello!

-¡Pero que país y que paisanaje, redios!


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 
 
 
 
 
                                                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario