The Adversiter Chronicle

miércoles, 23 de abril de 2014

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

THE STONE KILLER (1973)
Una excusa para hablar de Charles Bronson
(AMÉRICA VIOLENTA)

Hacía tiempo que queríamos rendir homenaje a uno de esos actores incrustados en el hipotálamo del espectador pese a que no se le relaciona con las estrellas del firmamento de celuloide, pero sí que lo es para muchas generaciones de espectadores y sobre todo de espectadoras ya que pese a su estética facial, que a medida que envejecía se pronunciaban sus rasgos de origen tártaro, fueron muchas las féminas que quedaron prendadas de él en películas como Los siete magníficos o La gran evasión.

Pero tenía duende y su aparición en multitud de repartos en la cartelera era un gancho perfecto para el público que sabía que iba a ver una película cuando menos entretenida.
Charles Bronson, fallecido en 2003, es un gran desconocido para las nuevas generaciones de espectadores que huyen del visionado de películas ya añejas por el paso del tiempo pero para nada rancias en su mayoría. Y es una pena porque trabajó con buenos directores y actores, por eso recomendamos que si nunca os asomasteis a su universo no dudéis en visionar alguna porque os sorprenderá gratamente.
La película que traemos hoy es el exponente perfecto de la última y fructífera etapa del actor ya como estrella de cartelera y protagonista en una serie de películas en que encarna siempre a un hombre maduro que se ve golpeado sin quererlo por la violencia y donde se erige en el último defensor sino de la ley, sí que de la justicia, la justicia del hombre corriente enfrentado a una sociedad en aparente descomposición de urbes saturadas de bandas barrio bajeras, violencia de bandas suburbiales y sobre todo un fresco social de una época en que mientras se libraba la Guerra Fría a nivel mundial los EEUU tenían abierto un frente interior en sus ciudades...
El film nos asoma a los EEUU de 1973, con detectives del NYPD racistas y violentos, coches enormes antes de la crisis del petróleo donde el galón de gasolina costaba menos de 1$ y con veteranos de la Guerra del Viet-Nam que vuelven con taras psicológicas, la palpable mano de la mafia controlando las actividades ilegales, el movimiento hippie recluido en delirantes comunas buscando trascendencia cósmica y un honesto policía que sin quererlo ni desearlo utiliza métodos poco ortodoxos porque sabe que el sistema permite salirse con la suya a los delincuentes...
Bronson es un detective de Nueva York que se ve obligado a irse a trabajar a Los Ángeles debido a sus métodos que indignan y ponen en apuros ante la prensa a sus superiores.

Ya instalado como teniente en LAPD, y durante la investigación de un asesinato en apariencia dentro de los límites normales, descubre una trama donde se busca eliminar a la vieja guardia mafiosa en venganza de una matanza ocurrida en 1931.

El gerifalte mafioso que quiere eliminar a sus compinches gerifaltes contrata un antiguo militar profesional que va reclutando veteranos de la guerra en el sudeste asiático sin antecedentes policiales y expertos en el arte de la guerra...
El único pero que se le puede poner a la película es la poco realista sangre, demasiado espesa y acarminada aunque este aspecto de la sangre de pega no vería el realismo hasta entrados los 80´s y es una falla común a la época aunque los espectadores estaban acostumbrados en una era donde se entraba al cine a aislarse y el espectador era cómplice al aceptar el lenguaje visual, cosa que se va perdiendo poco a poco por desgracia. Por otra parte y al igual que sucedía con el Eastwood, la crítica era inmisericorde con este tipo de películas que tachaban de fascistoides y violencia gratuita pese a que el público pasaba por taquilla y era un producto rentable para los productores y dirigidas con oficio por otra parte.

Una excusa en definitiva para ver al Bronson, actor perteneciente a una estirpe de actores que llegaron casi de casualidad a la interpretación y películas donde pese a que desde el principio sabemos quienes son los malos y quienes los buenos, tienen en sus diálogos (ésta merece verla sólo por las frases) una crítica velada a una sociedad y un sistema que miraba para otro lado cuando la marginalidad ejercía su violencia...

Menos mal que existía el Bronson y su concepto de justicia para mantenernos a salvo.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 
 
 

theadversiterchronicle@hotmail.es

                                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario