The Adversiter Chronicle

miércoles, 5 de febrero de 2014

Entrevista a Barquero, el de las verdades


The Adversiter Chronicle entrevista a Barquero, el de las verdades

Nos despertamos, sesteamos y acostamos con noticias interpretadas en ocasiones por el capital que financia el medio en que se difunden: si la infanta debe ir a pie o en coche de San Fernando, si el que fuera ministro señor Cascos es también choricillo, si se intervendrá en la guerra civil siria...

Pero cuando se responden este tipo de interrogantes siempre la sentencia definitiva es:¡son las verdades del Barquero!, así que una vez más The Adversiter Chronicle va a la cuestión que es el meollo del problema entrevistando por primera vez en un medio digital al Barquero...

-Yo siempre pensé que era una frase hecha y que se refería a un barquero, un tipo que maneja barcas, y resulta que tras la palabra hay un apellido y una saga, los Barquero...

¿Se elige ser Barquero el de las verdades o es una imposición, ein?

-Primero es un orgullo y luego pero a la par, una responsabilidad de mantener la tradición familiar y mantener la calidad del apellido a la hora de dirimir definitivamente la cuestión en litigio.

-¿Alguna vez le confunden con el barquero?

-Pues es una pregunta interesante por cuanto todo esto comenzó a finales del siglo XV con un antepasado manejando una barca que hacía el servicio de llevar al barco a los judíos expulsados y que más tarde siguió hasta bien entrado el siglo XVIII para todo tipo de pelaje disidente en que se le concede a la familia por parte de la Corona el apellido Barquero.

-¿Se le concede a su familia por transportar el expulsado o subversivo número un millón, ein?

-Los judíos expulsados transmitieron la tradición de cerrar un asunto en que había dudas de terminar o empezar con la frase `las verdades del barquero´ ya que al comienzo de su diáspora tras el decreto de expulsión, con la lógica congoja y sensación de injusticia, solían aburrir a mi antepasado barquero con preguntas sobre el porqué de la expulsión... La tradición familiar ha transmitido que al segundo día mi antepasado harto de escuchar las mismas preguntas decidió darles respuesta. Luego en la diáspora y durante las discusiones se impuso la frase que acabó llegando hasta nosotros... Puede decirse que los Barquero pusimos la primera piedra para el encuentro entre judíos y cristianos unidos en la resolución de sus problemas con el apellido que tengo el honor de llevar y que ya tiene otra generación lista para continuar la saga.

-¡Vaya, es una historia fascinante! ¿Se limita Barquero a supervisar el marchamo de calidad o toma parte en la resolución final de las disputas?

-Los Barquero tenemos dos formas de mantener el prestigio y el marchamo de calidad, una supervisando la documentación sobre las disputas y la segunda autorizando a usar el apellido Barquero cuando es una verdad inamovible.

-¿Hay competencia?

-Más que haberla, lo intentan pero no acaban de cuajar. Tenemos el apellido Casa y el Cojones que se ganaron ambos el apellido por servicios en el Nuevo Mundo, pero aunque también se han extendido a España no superan en la psique el apellido Barquero y puedo ponerle un ejemplo ilustrativo...

-Ilústreme ejemplarizantemente pues, bitte.

-Pues dígame alguna cuestión que ilustre el ejemplo, Skizo´s.

-Pues no sé, así al azar... El tema de que si el que fuera ministro de Aznar cobró o no.

-¿Qué dice la prensa?

-Que se está investigando si una iniciales corresponden a su apellido y la comisión también.

-Bien, eso es una verdad de cojones por cuanto siendo cierto tampoco prueba ni dirime la cuestión ya que es normal que como actor del argumento sea investigado si cobró o no cobró... En este caso es una verdad de cojones y de cajón... es aquí donde vemos que el apellido Cojones tiene origen en el Nuevo Mundo. ¿Qué dicen sus partidarios?

-Antes de seguir con el ejemplo, va a permitirme que nos ilustre sobre ese origen americano...

-Tenemos entonces que hacer un poco de historia, porque hasta la colonización, y seguramente durante la conquista, siguiendo el espíritu de la metrópoli, se solía aseverar con los apellidos Templo y Casa. Hay constancia de que el primer virrey que dejó escrito `es una verdad de cojones´ es de mitad del siglo XV y su hijo participó en una de las últimas batallas de conquista... La diferencia con el apellido Barquero reside en que un virrey logró el apellido y por tanto no hubo reconocimiento al que introdujo el ser una verdad de Cojones.

-Entonces nada que ver con los templarios y la Orden del temple como afirman algunos articulistas...

-¡Falso! ¡Rotundamente falso! ¡El ser una verdad de Cojones tiene un origen en los primeros españoles que fueron al Nuevo Mundo!

-Una última cuestión al hilo de todo esto: ¿Por qué el pueblo llano y la ciudadanía montañosa en general siguen diciendo cojones y barquero como si fuera templo, en minúsculas quiero decir.

-Desconocimiento de la historia de los Barquero. Es un error más frecuente de lo que pensamos y hasta en transcripciones se omite la mayúscula convirtiendo un apellido en un objeto. Es por ello que acepto gustoso ir a entrevistas y que se sepa que el apellido Barquero es el de las verdades, genuino en suma.

-¡Y siempre es mejor que te llamen barquero a que te lamen cojones, que si se pone entre signos de exclamación suena a autoritarismo cuartelero chusquero a punto de cumplir el servicio militar obligatorio...!

Sigamos con el tema del ex ministro pues: sus partidarios se dividen entre quienes lo fueron y quienes lo son que entre todos alguno tendrá la razón y ésta la dictará el veredicto del tiempo y las sentencias judiciales...

-Bien, es un ejemplo claro de que unos tienen razón como una casa y otros dicen verdades como un templo... Pero aunque todos pueden quedar contentos no se logra el veredicto aceptado unánimemente... ¿Qué dice el protagonista de todo eso?

-Bueno, que hay que trabajar como hormigas, lo cual es una verdad como una casa ya que sus seguidores tienen al insecto como logotipo y espíritu. Tiene razón como un templo cuando afirma que no es un chorizo porque nadie le ha acusado y es una verdad como una casa que sus modos y maneras rayan en el totalitarismo.

-Pues todas esas verdades son suficientes para que usted pueda decir que son las verdades del Barquero.

-¡Acojonado me ha!

-Suele pasar... Ahora si es tan amable de abonarme 1200 aurelios, habrá sido un placer de entrevista, Skizo´s.

-Ein?

-Que me abone la tasa de certificación de calidad por utilizar mi apellido.

-Pero oiga, eminencia, cómo le voy a pagar por una frase hecha, es darme con botas y quedar como bobo.

-Son mis verdades, las del Barquero.
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/ 
        





 
 
                                                                




No hay comentarios:

Publicar un comentario