The Adversiter Chronicle

jueves, 14 de noviembre de 2013

"Deporte sin porte", por F. O. Roffön


Una sección de F. O. Roffön en exclusiva para The Adversiter Chronicle

El calzón de la Selección

No voy a ir de purista sino de rebuznista, lo digo por los rebuznos que ya se escuchan en la prensa deportiva del chigre sobre la errónea decisión de cambiar el color del calzón a rojo quitando el azulón...

Que conste que como sportinguista me agrada no ver el el azul carbayón aunque me compensaba patéticamente pensando que el rojo era de mayor superficie, pero es sólo un trauma de la eterna rivalidad con los vetustos vecinos, no es eso, no...

Tampoco voy a ser tan ñoño liberal, rama fascistoide, de discutir que se llame a la selección española La Roja, y como alertan los rebuznos Los Rojos, porque suena subversivo, comunista y hiere la memoria histórica vencedora de la Guerra Civil en sus descendientes de tercera generación, tampoco es eso porque pueden irse tales argumentos y sus rebuznantes defensores a tomar por el culo porque me tienen hasta los mismísimos cojones con sus chorradas aplicadas al fútbol cuando ni siquiera su añorado Franco osó cambiar el color rojo y es normal que se la denomine La Roja que queda sin quererlo políticamente correcto para no herir sensibilidades territoriales...

¡Hay que joderse!
La traumatizada generación del Naranjito y la gansada del Mundial 82, somos el colectivo de aficionados con más problemas de hígado, sabemos de qué hablamos. Las selecciones del mundo futbolero competitivo y no tantos tienen su código de colores y además podemos pifiar optar a renovar el título mundial...

Explícome:

Este color elegido todo de rojo es el clásico de la selección belga, también llamados Los Rojos, que nos jodieron por cierto en el Mundial de México con el típico fallo en los penaltis del que era jugador rojiblanco Eloy...

El caso es que es una uniformidad que nos es extraña, aunque entienda el mercadeo y negocio de tales equipaciones, pero reitero que resulta extraño y poco ortodoxo. Claro que ya la camiseta de la Copa Confederaciones y la fase de clasificación para Brasil era horripilante estéticamente con aquella V prepotente en amarillo.
Pero el argumento irrefutable para volver a la ortodoxia es el hecho científicamente
demostrado de que si, como seguramente se hará, se pone a un nuevo pulpo a decidir quien se clasifica y gana, con esta camiseta hubieran ganado los holandeses por cuanto el rojo difuminado de la camisola no resulta tan atrayente a la vista cefalopódica y hará que no nos dé como ganadores frente a otras selecciones como pueden ser las propias Bélgica y Holanda, Suiza o Chile por poner ejemplos prácticos.

A mi me gusta el calzón azul y las barras de ADIDAS resaltando y el enorme escudo cromático, esta uniformidad es como cuando alguna cabeza pensante cambió el del Sporting y todos sabemos lo que ocurrió...

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 




theadversiterchronicle@hotmail.es



                                                                                   









No hay comentarios:

Publicar un comentario