The Adversiter Chronicle

sábado, 19 de octubre de 2013

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle
con la colaboración de Mars El Grouchu

Regreso de Belén Esteban

Tras el bombazo de la entrevista a Paquirrín : http://theadversiterchronicle.blogspot.com.es/2013/10/telemierda-inc-suplemento-televisivo.html , el dial Tele5 se apunta otro éxito de mierda televisiva con el regreso de ese muñeco roto que es Belén Esteban en el Sálvame Deluxe del viernes 18 de octubre.

Un somero resumen de los antecedentes sería que Belén, una chica de barrio que se folló el Jesulín dejándola preñada y luego dejó tirada en el sentido de putearla en su cortijo a base de desprecios y falso amor, llegó por los andurriales del chismorreo televisivo y la exclusivas en las revistas a creerse, se lo hicieron creer, que era hermosa físicamente tras retoques de cirugía estética y hermosa metafísicamente con sus historietas de relaciones tempestuosas unido al artificio televisivo de coronarla como princesa del pueblo cuando no era más que una pobre pueblerina principesca por tirársela un príncipe de los cosos taurinos...

Con una cadena televisiva que seguía el juego, un ritmo de vida rayano en lo psicótico que la llevó a creerse el personaje, una serie de parejas nada recomendables desde un punto de vista adictivo a sustancias ilegales y legales unido al hecho de un alejamiento de la realidad para acercarse a la tele realidad creada artificialmente y el estrés consiguiente, tuvo finalmente que alejarse de los platós televisivos de forma urgente y formas destempladas: no sólo le hicieron creerse principesca de la plebe sino además subdirectora del circo televisivo de Jorge Javier y su troupe de colaboradores amaestrados con el resultado de necesitar tratamiento psiquiátrico y salir del personaje durante seis meses...



Para su regreso, envuelto en una ñoñez artificiosa por parte de sus “compañeros” y una
campaña efectista de Tele5, era esperada en el plató de Sálvame Deluxe por el cada vez vez más postizo capilarmente de Jorge Javier y un selectivo, que no selecto, grupo de colaboradores amaestrados:

Kiko Matamoros, que parecía algo descolocado en el saludo de bienvenida y pasó inadvertido porque aparte de cachibachear con el móvil poco más dijo; Mila Ximénez, cada vez más delirante y tan escandalosa como es habitual aunque contenida para lo que nos tiene acostumbrados; la Patiño, revueltamente desvestida en un picardías o enagua negra de encaje cubierta por una chaqueta llena de pedrería bisutérica de variado color que se mostró incisiva en ocasiones aunque cada vez más actúa para la cámara sabiendo que en ciertos machos alfa despierta pervertidas fantasías enseñando muslamen; Kiko Hernández, cada vez más creído en su personaje de azote de famosos, terror de aspirantes a famosillos y que a la hora de la verdad recula más que un coche con tracción trasera cuando hay que llevar a la práctica sus amenazas; el Jimmy Giménez Arna, cada vez más abuelo Cebolleta y al que seguimos sin entender por qué le ríen sus pésimos chistes y chirigotas donde espera con ansia la respuesta a sus gracias desfasadas desde el fin de la Transición; Chelo García Cortés, un ejemplo de cómo ganarse la soldada con la ley del mínimo esfuerzo participativo como colaboradora; y por última en la terna la cada vez más atractiva Gema López que parece la típica alumna inteligente rodeada de mediocridad aunque está mejor callada que cuando interviene...



Una troupe escogida para la ocasión similar a un árbitro casero que garantizaba que la Belén Esteban no fuera crucificada aunque se notaron ausencias como Lidia Lozano, objetivo de las barrabasadas verbales de la Esteban en su última espantada y resultaba evidente el edulcoramiento de la entrevista donde todo eran loas y parabienes sin abordar el verdadero problema de la protagonista de la noche: se ha llevado tan lejos el personaje con la culpabilidad de todos y ella misma que se desequilibró psiquicamente.

El comienzo ya digo que fue de loas y alabanzas por parte de los contertulios mientras se veía en la pantalla de plasma del fondo las manos nerviosas y medicadas de una nerviosa Belén Esteban con esa gordura que sólo los neurolépticos y los antidepresivos en dosis veterinarias proporcionan. Ya dejaba entrever este prolegómeno que la Belén jugaba en casa y el clan Jesulino iba a ser objeto de linchamiento sin saber si iba incluida la mofa y befa, que las hubo, tras semanas de preparación con las
intervenciones de la madre de la Campanario, esa señora de ojos felinos y que trató de conseguirse una pensión de jubilación por métodos ilegales y que según el polígrafo miente más que un político chorizo elegido democráticamente...

Y por fin la protagonista bajó las escaleras: gordura medicamentosa, cara ya no de besugo contra el cristal de la pecera tras sus múltiples intervenciones de cirugía, anti estética en su caso, sino de pez globo, muecas habituales y ese optimismo artificial que da la terapia psicológica de reforzar la auto estima que no logra disimular la vulnerabilidad del paciente en la vida real...

Sólo se puede destacar de la entrevista el aviso a público de Jorge Javier amenazando con echar del plató a quien osase silbar, abuchear o lo que fuera según su criterio que descolocara a la Belén, la confesión de que tuvo fornicio en Benidorm y es usuaria de juguetes eróticos...

Y es que aunque confesó el consejo terapéutico de no hablar de su vida, que es como pedir a un manzano estresado que dé peras en lugar de manzanas, lo cierto es que el único interés mediático de esta mujer es su vida y cuando se sale de la misma para ejercer de colaboradora denota su limitado repertorio intelectual a la hora de argumentar y tras escucharla lo que se siente es pena y algo de lástima por alguien que tendrá una recaída a corto medio plazo por cuanto incide y reincide en los malos hábitos que la llevaron a ser carne de medicación neuronal.

Porque Belén Esteban es un juguete roto, el paroxismo del fenómeno español del cotilleo televisivo llevado al limite de resistencia de la protagonista de la noche cuyos daños a la persona son directamente proporcionales al nivel de mierdosidad televisiva consistente en sacar a alguien al escarnio catódico y condenarles al ostracismo cuando ya no son rentables en índices de audiencia.

No hay nada que objetar por cuanto es legítimo que las cadenas de televisión busquen rentabilizar sus programas y por otra parte hay una demanda de una parte de la ciudadanía de este tipo de espectáculos, pero le están haciendo un flaco favor a Belén y por lo intuido tras el programa, seguramente a su hija a corto plazo cuando cumpla 18 años y pueda legalmente ir a la tele por mucha intención de educarla en los EEUU que tenga la madre...


Además sus “compañeros” son muy muy puñeteros con Belén por mucho celofán y confeti que pongan en sus demostraciones de amistad: sólo buscan que Belén afirme lo que ellos y ellas saben por sus confidentes pero que no pueden decir sin represalias judiciales: que la madre de Jesulín es una víctima de un marido y padre de sus hijos maltratador de violencia de género, que el Jesulín es un moro en sus relaciones conyugales, que tras los muros del cortijo se esconde un drama familiar...

Visto fríamente hemos visto a una Belén Esteban que está realmente jodida con los defectos en su reaparición que la llevaron a tratamiento psiquiátrico, que más allá de su historia personal no tiene recorrido televisivo, que se mueve en un delicado equilibrio de dependencia emocional de su imagen televisiva y que por muy buenas intenciones que tenga y por mucho que su terapia de auto afirmación le haga aparentar fortaleza está realmente vulnerable y tiene pinta de que va a ir a peor.

Nada nuevo pues bajo el sol de Belén Esteban y que su sufrimiento psicológico, estrés, consecuencias de la medicación y gordura medicamentosa la sufren cientos de miles de ciudadanos que además de soportar los efectos de la medicación siguen con sus vidas, a nivel personal y laboral pasando por el anímico, sin tanta fanfarria y demás mierdas que pregona este juguete roto. La única diferencia que puede pagarse tratamientos particulares mientras que Juanita Manzanas tiene que soportar la saturación de la Seguridad Social y la rutina diaria sin cámaras y focos de por medio.



Excelente mierda en suma que habrá hecho las delicias de yonkis de mierda televisiva y que nos depara emocionantes jornadas ante la pantalla observando a una persona que ha vendido su alma pero aún no lo sabe, que está jodida pero aún no es del todo consciente a la que hacen creer que tiene un trabajo y lo que tiene es un castigo de los dioses camuflado de supuesta estrella mediática.

Felicitar a Tele5 porque una vez más logra el trono de emitir la mejor mierda televisiva y agradecer que haya rescatado a Belén Esteban aunque nos tememos que haya entrado en una decadencia irreversible y es posible que acabe entrando ingresada por urgencias en el pabellón de agudos de una clínica privada...


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 
 
 
 
 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario