The Adversiter Chronicle

sábado, 22 de diciembre de 2018

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

GH VIP 6: Pizarro conquistó el Perú y Mirian Saavedra conquista el Reino de España, Koala se atraganta al quedar tercero y Suso queda segundo sin merecerlo

Puede que Francisco Pizarro cuando desembarcó en el Perú en 1532 con sus 170 bravos, así como sus respectivos caballos, y tan solo tres arcabuces conquistara el imperio inca para su Gloriosa Majestad y las almas de sus habitantes para la Cristiandad; pero en 2018 la brava peruana Mirian Saavedra, más sola que la una y sin más artillería que sus argumentos expresados en chirriante y taladrante tono de voz, conquistó la audiencia del Reino de España llevándose el preciado maletín y justa ganadora de una edición atípica, éxito de audiencia mas una edición que se salió del guión desde la noche uno en la casa cuando Oriana decidió una vez más tocata y fuga ante las incomodidades y el ambiente de corral que les recibió en la misma a su entrada...

Hay una máxima no escrita del formato que dice que aquel o aquella concursante que sale nominado u nominada las tres primeras nominaciones y es salvada por la audiencia, tiene casi todas las papeletas para plantarse en la final con el beneplácito de la audiencia. Le sumas que le cojan tirria el resto de concursantes para acabar de despertar la empatía de la audiencia que se gasta sus buenos aurelios en votar, y tenemos casi con certeza a quien se llevará el premio salvo giro radical en la dinámica del grupo. Pero al igual que pasó con Sofía en Supervivientes, no sólo se pusieron en contra de la peruana desde que puso un pie en el concurso cayendo en las neuras de Mónica Hoyos y su fobia enfermiza hacia la ex- de su ex- y padre de su hija. Nunca se le puede decir a la audiencia que hay que echar a Fulanito o a Menganita, nunca...

Mirian ha sido la única participante de todos y todas que ha dado juego, la han puteado, ninguneado, insultado, infravalorado, mal juzgado, odiado, acusado y sólo les faltó atarla al palo de la escoba y prenderle fuego con afán mezquino y taimado de inquisidores mayores del reino y hasta con el beneplácito de presentador y tertulias en otros contenedores. Mirian ha sido ella misma, se ha puesto pedo perdida en las fiestas, ha llorado, reído, soñado, deseado y maldecido a la cámara, sin trucos u estrategias, defendiendo su terreno de la Hoyos y sus secuaces sin saberlo que lo eran. Encontró apoyo en el galápago del Koala y metió la pata garrafalmente con el tema de su ex- y el fornicio o no fornicio con Makoke. Es la justa triunfadora y sin reparos además, la victoria de alguien que en condiciones normales hubiera salido a la primera o segunda semana de concurso...
¡Ave Mirian! ¡La audiencia que ve GH VIP te saludan!

El que pilló un shock postraumático al verse salir en primer lugar y quedar por detrás de Suso fue el Koala, auténtico estratega de la edición con la virtud del acierto táctico de hacerse pasar por simple y friki con los animales de corral pero que observa y analiza cada segundo de lo que ocurre. Percatado de que Mirian sumaba tantos para finalista ante el acoso e intento de derribo del resto de concursantes, se arrimó a su sombra logrando empatía de la audiencia y una aliada que le permitía tener otro par de ojos y oídos para controlar el percal. Es un concursante áspero, con la zuna del aldeano y la experiencia de quien empezó a tener que ganarse el pan de cada día desde muy temprano. Sólo por la canción que compuso en la casa sobre el nabo ya merecía su expulsión por compositor leguleyo de las rimas, pero el muy infeliz estaba seguro de quedar por delante del resto y, como demostró esta última semana en la casa, hasta desafiar el liderazgo empático de la audiencia hacia Mirian, pero no pudo y el muy infeliz quedó por detrás de Suso, que viendo el concurso del muchachuelo, es la peor bofetada que le podían dar y tanto fue así que perdió los papeles en la gala...
Aún debe preguntarse qué pasó.

Y el Suso quedó segundo aunque su mente estaba fuera de la casa desde que su madre le dio ánimos y acabó de rematarla Aurah con sus inseguridades acerca de si Suso era kiko o kika. Lo cierto es que esta semana intrascendente antes de la final hemos visto al Suso que se esperaba al inicio del concurso hasta que le dio por hacer de paleto televisivo y sólo preocupado de mantener a su concubina y aflorar lo que Jorge Javier definió como menos bolos y más estudiar, predicar en el desierto porque estos jovenzuelos viceversos son lo que antes se llamaban pelamangos, en unos con machismo aflorante cuando menos te lo esperas, otros con cierto dandismo y finalmente hedonismo al cuerpo y la juventud, aunque no saben gestionar la natural madurez y sólo terminan destacando por su inmadurez, ellas más maduras e inteligentes pero inseguras y atrapadas en una dinámica que sólo esconde vacío metafísico...
Los niños y niñas juegan a extraños juegos, que decía la canción.

Y acabar con un Jorge Javier empeñado en presentar actuando, y logrando que sea mal presentador y una pésima actuación como cuando hace y pone cara de sorpresa ante algo que va a continuación como si no supiera nada, es un recurso clásico pero la caga actuando, se le nota que lee el letrero de chuleta y es mal actor, al menos televisivo, y añoramos al que fue mejor presentador. Cagó las entrevistas de quienes salían expulsados empeñado en discursos morales, si trabajara en un canal temático de cultura se entendería su reproche de machismo paleto a Suso, pero siendo maestro de ceremonias de la máquina que alimenta a estos pelamangos televisivos suena cínico e hipócrita. Lo mejor de la edición ha sido una vez más Sandra Barneda y la vida sigue: Chabelita sigue sus rollos de cornamentas por parte del Omar y...
Pero eso ya es otro programa.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 


 
 
theadversiterchronicle@hotmail.es
            
                                              

 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario