The Adversiter Chronicle

viernes, 21 de diciembre de 2018

"Butaca de patíbulo", suplemento cinematográfico cutre


Suplemento cinematográfico cutre de The Adversiter Chronicle

STARS WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA (2015)

Llevábamos días haciendo acopio en las taquillas del vestuario de pistachos, jamón del mono, gusanitos y palomitas sin falta de bebidas espirituales y unas cuantas birras enfriando cuando supimos que había visionado de un título que hay que ver sí o sí todo aquel que sea friki de la Guerra de las Galaxias pese a la decepción que nos supuso el conjunto de los tres primeros capítulos de la saga con sobre saturación de imágenes sintéticas, costumbrismo ñoño y grandes dosis de infantilismo pero sobre todo las absurdas naves sin textura de realidad. Es por eso que cuando vimos el anuncio de su emisión con el Halcón Milenario y resto de naves de la saga de finales de los 70´s y 80´s no dudamos ni un instante en planificar escaqueo para esa noche, ya se nos ocurrirá alguna reivindicación laboral si hay quejas de los inútiles del turno de día al gerente...

Lo cierto es que los productores han ido a tiro fijo en una mezcolanza de historias que al final es la historia de siempre aunque el rollo de padres-hijos-fuerza-lado oscuro suena repetitiva en este capítulo siete de la saga. Lo del soldado de asalto imperial que reniega de serlo es la primera incoherencia si se sigue la saga, si hubiera sido todo un pelotón podría alegarse una partida de soldados imperiales defectuosa, pero que falle uno solo es improbable. Lo de ver a Han Solo y a Leia envejecidos, la verdad es que tras ilusionar para su visionado, visionarlos entrados en años, arrugas faciales y canas deja un poso de pesadumbre porque si han envejecido significa que nosotros también. La historia es la misma y casi un calco del capítulo cinco, que fue la primera de la saga, llegando ya a saturar...

Se agradece que las naves y decorados vuelvan al espíritu original pero a la vez aumenta la sensación de que los tres primeros capítulos han fallado estrepitosamente desde un punto de vista estético. Resulta reconfortante ver personajes caracterizados y no pinceles digitales aunque los escenarios son familiares y eso siempre atrapa a público veterano pero las trucas de fondo y de bordes, aunque sean digitales, cantan ya de tanto verlas en otros títulos. Cuando se nos cayó el alma a los pies fue al ver al malo imperial de turno, un gigante sintético que hace que te preguntes qué coño pinta un malo de otra película en la saga, porque tiene poco de personaje de la guerra de las galaxias. Pero no queremos hacer leña del árbol caído y no podemos señalar los defectos porque la saga forma parte de nuestras vidas cinematográficas, pero la historia paterno-filial con el añadido ya de abuelos, chirría por manida.
Hay que verla y al menos no desentona con los inicios, pero poco más salvo el añejo sabor de la nostalgia, pasar un par de horas entretenidos y recordar viejos, pero jóvenes, tiempos...

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 



 
                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario