The Adversiter Chronicle

viernes, 28 de septiembre de 2018

"Manual del Buen Comer", por el profesor T. A. Rambaina


Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

PAN DE MOLDE ENVASADO

Hoy si que traemos al análisis del MBC todo un clásico de la dieta como es el, nunca bien reconocido en sus méritos como alimento, pan de molde envasado en bolsa de plástico y ya partido en rodajas donde se cumple ese anhelo de fartones y fartonas como es la simplicidad de su uso basado en el sacar y servir. A solas, relleno de los más variados y variopintos ingredientes sin más límites que los de nuestra imaginación o gula, siempre se oculta su consumo y que forme parte de la dieta diaria, casi un paria dentro del clasista mundo del pan...


-¿Por qué el pan de molde envasado es el paria de los panes, ein?

-Rémoras de un pasado más reciente de lo deseable donde el pan de molde se veía como algo propio de los anglosajones, en el mundo hispano el pan ha de ser de barra y recién hecho, sin menoscabo de los clásicos panchones o las actuales barras estrechas y de nombre franchute. Sin embargo puede que sorprenda que mientras el pan clásico ha degenerado en el sabor y los ingredientes pese a la supuesta variedad que se oferta, el sabor del pan de molde envasado ha conseguido perpetuarse. Es de los pocos alimentos cuyo sabor pueden conocer consumidores de distintas generaciones. Popularizado desde los 80´s, aquellos descerebrados jovenzuelos transmitieron su amor por el pan de molde envasado, todo ello facilitado porque para los machos alfas el envase es de fácil apertura y de preparación sin peligro para la integridad física, salvo que se metan los dedos sin percatarse de ello y se los muerda y ampute al primer mascado.

-¿El pan de molde envasado es realmente un pan, llega a la categoría del tal, ein?

-Si nos fiamos de los comentarios del populacho consumista diríamos que no es pan ya que todos y todas coincidimos en que ya no hay el pan que conocimos antaño, pero si tiramos del refranero del populacho consumista hay que decir que si sabe a pan, lo pagamos como pan y se come como pan pues pan es, ya sea un berberecho o una rebanada de pan de molde. Puede afirmarse, sin negar cierta controversia y polémica entre eruditos, que si bien no es el pan a la vieja usanza sí se consume como pan. Es el mismo caso de las hamburguesas veganas que camuflan imitando un alimento prohibido el repulsivo aspecto y sabor de sus veganos alimentos permitidos con la salvedad de que el pan de molde envasado es y sabe a lo que es: pan de molde.

-¿Es saludable?

-Primero es saludable para el bolsillo, donde con poco menos de dos euros se tiene ración para una semana o diez días si no se sucumbe a la glotonería. Saludable para el ánimo que nos permite alimentarnos y si hay posibles hasta ser creativo elaborando ricos y variados sándwiches. Es saludable hasta para el bienestar ya que haciendo una bolita con la miga se pueden taponar pequeñas goteras hasta que venga el chapuzas a sueldo del seguro de hogar. A la imprescindible harina de trigo, agua y levadura, contiene además aceite vegetal de girasol y conservadores artificiales que no suene raro a nuestro paladar acostumbrado a consumir mierda industrial alimenticia como ingredientes.

-Pero tiene mala fama... ¡Aunque yo me hago un sándwich de esos, ya!

-Porque a ciertas generaciones el comer pan de molde es síntoma de ser casi un pordiosero, sobre todo en época de vacas gordas, pero en época de vacas flacas como ésta que vivimos, pues se ha generalizado su consumo porque es asequible, llena el estómago y en casos de siniestro total económico podemos alimentarnos dé el sin tener que gastar en más. Sigue vigente esa coletilla popular de expresar con un `este mes a comer pan de molde y mortadela´. Son prejuicios consumistas pero puede decirse que hoy por hoy el pan de molde envasado en plástico es parte fundamental de la dieta y ha pasado de ser esporádico su consumo a ser a diario. Además para los y las consumidores con dentaduras jodidas o postizas, es de fácil mascado sin peligro para la integridad bucal. Oiga, se ha metido un dedo en el sándwich y terminará por morder y amputarse el...

-¡AAAAAAAAAAAAAAaaaaaah! ¡ Mi dedooooOOOO!
 
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario