The Adversiter Chronicle

viernes, 7 de septiembre de 2018

LA DICTADURA FASCISTA DE FRANCO BAJO EL PRISMA -El prisma social-


Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Ha sido aprobada la exhumación de los restos de Franco, el dictador de España durante cuatro décadas del pasado siglo XX y The Adversiter Chronicle comienza una serie de diálogos sobre la dictadura desde distintos prismas, político, social e incluso religioso. Hoy hablamos sobre el prisma social ya que uno de los argumentos de quienes desean la secesión ilegal, e incluso desde la nueva izquierda revolucionaria, es que en España existe una sociedad franquista, lo cual sería hilarante si no fuera que lo dicen en serio...

-¿Qué sociedad creó la dictadura fascista de Franco?

-Fue una dictadura que se prolongó en el tiempo y en circunstancias de cambio en toda la sociedad occidental y europea en particular. Hay que sumar que la dictadura intentó copiar la ingeniería social del nazismo pero sin su connotación racial, de odio y exterminio del judío y hay que sumar una Iglesia católica que amén de su apoyo a la causa fascista durante la guerra sumó ser parte fundamental del intento de ingeniería social impregnando a la sociedad de un sentir y filosofía de resignación cristiana donde el bando perdedor debía ser reconquistado para la fe, ya fuera en familiares de personas republicanas y sobre todo en la infancia. Hay una primera sociedad tras el fin de la Guerra Civil y hay otro tipo de ingeniería social tras los acuerdos con EEUU. No se puede decir que el franquismo creara una sociedad específica aunque se hizo ingeniería social de raíces nazis sin el componente racial que fue sustituido por el político y posteriormente surgió una sociedad industrializada a semejanza del entorno europeo y occidental.

-¿Todo el mundo era creyente en la dictadura fascista de Franco?

-Había que serlo sobre todo en los años de la autarquía y el aislamiento internacional. A medida que el Eje iba perdiendo la guerra ganó peso el componente religioso del régimen en detrimento de las tesis falangistas de sociedad que tras 1945 perdieron toda influencia social aunque pervivieron las organizaciones sociales a imitación de las existentes en la Alemania nazi. Los vencedores eran creyentes porque formaba parte de la victoria, una contraposición total a los tiempos de la República donde los avances sociales debían ser borrados de la memoria y de la historia colectiva. A medida que pasaban los años tras los acuerdos con EEUU y se derivaba a una sociedad industrializada se produjo la típica escora a una sociedad más laica y en el seno de la Iglesia misma surgía una nueva estirpe de sacerdotes ajenos a la sociedad de los primeros años tras la guerra. Ir a misa se convirtió en acto de redención donde la asistencia o no a las misas y actos litúrgicos podían suponer conseguir un trabajo o simplemente dejar de estar en listas de sospechosos al régimen. La Iglesia no dudó en colaborar en crear la nueva sociedad de una nueva España. La consecuencia de aquellos tiempos es que aún hoy en las encuestas existe un alto porcentaje de ciudadanía que se considera creyente pero no participa de la misa y es muy crítica con el papel de la Iglesia en temas que antes eran tabú y ahora se exigen como derechos. En la dictadura había que ir a misa y ser buen cristiano de puertas afuera para los vencedores y no quedaba más remedio a los vencidos aunque fuera en segunda generación. Sólo citar las levas forzosas de la División Azul donde se completaron cupos gracias a que los curas animaban a hijos de republicanos a redimir las culpas de sus mayores y garantizar la supervivencia a hermanas y madres, por citar sólo un ejemplo del poder de la Iglesia desde 1939 hasta bien entrados los 60´s.

-¿Es la sociedad española del siglo XXI una sociedad franquista?

-Es un argumento mezquino pero útil a intereses políticos y está arraigando en las generaciones digitales la leyenda de que los cuarenta años de dictadura fascista dieron lugar a una falsa Transición que ha logrado que perdure el franquismo. Que lo digan y defiendan gente que tiene estudios y preparación intelectual sólo demuestra la demagogia en política. Ahora se habla de las cuatro décadas sin querer mostrar que la sociedad se desarrolló durante un largo periodo de tiempo y en la Transición las partes en conflicto en 1936 pactaron un marco de convivencia democrático. Debemos considerar que cuando se acusa a la sociedad de entonces de franquista y se la tilda de fascista se olvida el día a día que la sociedad hubo de sobrellevar. Ahora es natural exigir derechos laborales, sociales y políticos pero es gracias a la democracia. Cuando se hacen tales acusaciones es normal que quienes vivieron bajo la dictadura se sientan heridos y se reivindiquen aquellos años aunque no reivindican el modelo político. La sociedad actual proviene de aquellos y aquellas que sabían lo que era pasar hambre, emigrar de pueblo a la ciudad y tratar de dar una vida mejor a sus descendientes. España no era franquista con Franco, vivía bajo el poder dictatorial de Franco, que es muy distinto. Aparte de la masa silenciosa luego estaban los vencedores de la guerra y los perdedores que siguieron la lucha en la clandestinidad mientras que los vencedores podían aplicar la represión. La prueba de que no era una sociedad franquista es que a su muerte la sociedad española asimiló las tesis democráticas. Con Franco no se podía hacer política pero la sociedad sí tenía inquietudes. Y la prueba final es que el llamado franquismo fue liquidado como política y España se integró políticamente en Europa. Ahora mismo el llamado franquismo es mercadotecnia y acabar con su culto y exaltación en el Valle de Los Caídos es inevitable, siempre lo fue, pero el momento es ahora y en ese sentido es cerrar una herida en la sociedad que favorecerá tanto a quienes se consideran franquistas como a quienes creen en la democracia. Es un proceso normal tras una dictadura de cuarenta años donde a su fin la sociedad decidió la democracia y sin las purgas que se dieron en otros países en 1945 tras la derrota del fascismo. Es curioso que quienes acusan a la sociedad de franquista utilicen métodos fascistas para alcanzar sus metas tratando de hacer ingeniería social basada en la superioridad nacionalista y excluyente de quien no piense igual, es curioso, muy curioso...
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 

 
 
                                                




No hay comentarios:

Publicar un comentario