The Adversiter Chronicle

sábado, 17 de febrero de 2018

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

RAFA MORA DEMUESTRA SU MEMEZ TELEVISIVA
(o que quien con infante confidencia, excrementado televidea)

Al final ocurrió, mira que hemos estado apostando todas las semanas en la redacción sobre cuál memo televisivo demostraría el primero su memez televisiva, si el Antonio Tejado u el Rafa Mora. Pues ha sido el gallo del corral de Hombres, mujeres y viceversa trasplantado al coso de Sálvame como colaborador quien por fin nos ha hecho pasar unas risas y unas carcajadas además de disfrutar de un espectáculo telemierdoso total incluyendo bochorno de la veterana periodista y escritora Pilar Eyre. Así que si disfrutáis de plataforma de pago ya podéis correr a buscar el programa porque ha sido antológico...

Rafa Mora ya apuntaba maneras y formas de memo televisivo desde su estreno de colaborador donde su principal papel ha sido hasta ahora que le disfracen de cualquier ocurrencia para la tarde de turno. El tipo, que ambiciona tener su propio programa y puede que hasta su propia productora si no la tiene ya, se ve que tiene hambre de comer de la tele y se deja hacer, se deja disfrazar y de todo se deja salvo de que le traten, le insinúen o sospechen sin decirlo sus compañeros de programa que es un memo televisivo. Hay que reconocerle que al menos, y a diferencia del Tejado, controla un poco cuándo tener la boca cerrada aunque su afición a poner morrito cuando se percata de que está en plano y en directo le iguala a la inefable de la Esteban aunque ésta sin enterarse de que si mira al monitor sale con la mirada torcida en cámara.

Y es que Rafa Mora y en menor medida Antonio Tejado, muestran los defectos y carencias de la cantera de personajes televisivos de Hombres, mujeres y viceversa que acaban eclipsando sus posibles virtudes televisivas que para quienes dan el salto a otros programas terminan por lo general en una belleza estética pero estática en cuanto a riqueza de vocabulario, organización de ideas y luego expresarlas en conversación que precisan de ayuda para salir de atolladero, poca o nula capacidad de aprender de los errores y pillar unas rabietas de adolescente en patio de instituto cuando meten la pata o se sienten ofendidos, porque al final se ofenden cuando deberían reflexionar para terminar pidiendo perdón, que son niños camino de la cuarentena y lejos de la veintena, pero niños buenos y en el caso de Rafa Mora su ya célebre coletilla de mira nano tienes que madurar un poco que yo he madurado...
¡Y ha madurado sí señor, pero como un melón!

Pero pasemos a ceñirnos a los hechos que no tienen desperdicio y sin duda forman parte por derecho propio en los anales televisivos de la telemierda. Tarde de viernes y Sálvame comenzaba su primera parte con una entrevista y promoción de Pilar Eyre con su último libro que habla de la hija o la nieta u ambas tres del dictador general Franco. La cosa transcurría por los anodinos cauces previstos cuando casi al final de la entrevista el Rafa Mora con su parafernalia estudiada ante el espejo del ropero y que deben decirle su corte de aduladores que bien lo hace dado enjundia a la noticia y profundidad en forma de expresiones y muecas faciales, va el memo televisivo y le escupe a la señora Eyre que a veces sus informaciones hay que contrastarlas y le recuerda un patinazo que la periodista tuvo años ha.

Pese al bochorno que reflejaba el rostro de la consagrada periodista viéndose humillada y sorprendida por un niñato que mete la pata de forma garrafal, parecía que Jorge Javier en uno de sus cada vez más habituales sermones moralizantes capeaba el temporal mientras diplomáticamente regañaba al Rafa Mora que ponía cara de haba y balbuceaba escusas y suelta la traca final: se enteró del turbio pasado de la Eyre en un almuerzo con Chelo y el jotero de Juan Manuel que se ve que estaban relajados, entre compañeros se supone pero se olvidaron de que con quien infante pernocta, excrementado alborea y no advirtieron al memo televisivo del Rafa Mora que era una información de hacía tiempo y por tanto no procedía soltarla hoy. Por si fuera poco, para espanto de Jorge Javier e indignación del Kiko Hernández, el Rafa Mora se defiende cual niño pillando cogiendo galletas recién salidas del horno, haciendo de acusica y que Chelo le envió un enlace de la noticia y además los muy traidores prometieron apoyarle cuando soltara su noticia, rancia, pero noticia que un subalterno aspirante a meritorio no dejaría escapar porque se le escapan los códigos que rigen en una entrevista promocional.

Se montó un guirigay de tres pares de cojones donde cual Escopeta Nacional o historieta del maestro Ibáñez fueron desfilando todos los aspectos que hacen de Sálvame el programa líder de la telemierda diaria: indignación y bochorno de la entrevistada saliendo, escapando más bien, del plató con lágrimas en los ojos; mentirijillas y contradicciones de Chelo y el jotero sin faltar alguna del Rafa Mora, el cacarear machacón y ordinario de la Esteban clamando aclaraciones de los hechos; la beata vende abalorios, y ahora pulseras contra el mal de ojo, que maneja el polígrafo y hasta la psicóloga que también pasaba por allí procedente de otro plató. Y la memez televisiva del Rafa Mora en todo su esplendor congestionándose el rostro y ofendido sin enterarse de la que había montado.
¡Antológico y telemierda de primera para yonkis finos de la telemierda!


The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/


 




 
                                                    




No hay comentarios:

Publicar un comentario