The Adversiter Chronicle

martes, 6 de febrero de 2018

"TELEMIERDA INC.", suplemento televisivo cutre


Suplemento televisivo cutre de The Adversiter Chronicle

Cambio en Cámbiame

Tenía un colega de redacción que era usuario de los servicios asistenciales psiquiátricos, hasta que decidió tirarse por la ventana, cuyo psiquiatra siempre le decía que si algo funcionaba era tontería cambiarlo, no pude preguntarle antes de su partida voluntaria de este mundo si se tiraba por los cambios o porque no hubiera cambios. El caso es que me vino su recuerdo a la mente porque parece que Tele5 no acierta con sus cambios en formatos asentados en la parrilla y parroquia fiel. Es lo ocurrido con un programa más o menos no desagradable y que hasta servía de ayuda en algunos casos y tal vez sea cierto hasta en la tele eso de que los experimentos con gaseosa o como decía otro, mejor no cambiar lo que funciona hasta ahora...

Los cambios sutiles y notorios comenzaron con el cambio de presentadora por la inefable Carlota, niña mimada de la cadena que despierta odios y pasiones. Lo cierto es que sus muecas y sus cuentos para engatusar al espectador como si fuéramos con retardo cognitivo llegan a saturar. Nunca hubo sintonía entre los tres protagonistas de llevar a cambio los cambios estilísticos y además se fueron perfilando excesos en los mismos. Pero Carlota en ocasiones patinaba a derivas presentadoras de Sálvame, universo de casquería rosa y miserias humanas por unas monedas que nos enganchan como fisgones televisivos y ese estilo ya dejó claro Pelayo cuando cambió al petimetre del gañanismo televisivo que es Antonio Tejado, en un programa antológico que hará las delicias cuando seamos carne de geriátrico entretenidos ante el televisor con programas retro, que era un estilo que no iba con el programa.

A partir de ahí Pelayo comenzó a jugar a psicólogo con psicología de alpargata que llegó a contagiar a Natalia y que se plasmaba en una especie de psicoanálisis cutre con juegos a base de frasecitas, dibujitos y demás arsenal de bajo presupuesto en ambientación exterior. Natalia comenzó a predicar las bondades del animalismo animalista y roces entre ambos mientras Cristina... Bueno a Cristina, aunque sea muy cinematográfica ella, se le perdona todo porque tiene uno de los mejores escotes televisivos, pero los tres comenzaban a mostrar síntomas de agotamiento mental, tal vez por llevar el peso del programa con una presentadora que aparecía sólo en la parte final, medio natural de Carlota al tratarse de interrogar rabaneramente a familiares, parejas y amigos así como dar paso entre cambios.

Luego empezaron a errar, y en algún caso incluso a herrar, en algunos de los cambios y su elección de quién sería el afortunado o afortunada. Personas que pecaban de pijerío consumista venido a menos, jetas sin intención de cambiar nada y sí de disfrutar de día de compras gratis o simplemente malas elecciones de personas que realmente ni necesitaban ni querían un cambio, eso dio momentos de espectáculo, cierto y no lo negamos, pero poco a poco el formato degeneraba y finalmente se notó en la audiencia...

Lo que tenemos ahora es una especie de salón de belleza con los elegidos y elegidas ya seleccionados, se cambian las tiendas por un ropero en plató y el saber de la vida ajena se convierte en salón de peluquería de los 70´s donde se cotillea con el peluquero y éste mima a quien se confiesa como sólo se hacía en las peluquerías de señoras, ya no es el Interviú o hablar de la querida de, ahora es el trauma personal y las quejas personales un ambiente totalmente radical en el cambio del formato. Nos huele que en realidad, lo demuestra el sacrificar a Natalia tras soltar Pelayo una de sus pelayadas, hasta parece un pavo de hinchado que tiene el ego televisivo como jurado, esto se trata de ir finiquitando el programa así como promocionar a Carlota para lides de las grandes ligas como sería ser la nueva presentadora de Gran Hermano 19 si es que llega a existir la edición.

Cámbiame era un ayuda necesaria en la mayoría de los casos aunque seguramente la mayoría no los seguiría en su trajín diario, era agradable asomarse a esas tiendas enormes donde no paramos usuarios de Gochu & Galvana, atendíamos gustosos entre bocado y bocado a las propuestas de cambio que llevaban a placenteros comentarios entre comensales, una Arcadia de estilismo hasta que llegó el cambio a Cámbiame, lo cual no deja de ser en cierta forma el colmo de los colmos para un programa de cambios...

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/


 

 
 

                                                                                                                                                  





No hay comentarios:

Publicar un comentario