The Adversiter Chronicle

lunes, 9 de octubre de 2017

"Manual del Buen Comer", por el profesor T. A. Rambaina


Con la colaboración del profesor T. A. Rambaina
en exclusiva para The Adversiter Chronicle

CHUCHES

Si nos preguntaran o nos retaran a nombrar alimentos que consumimos normalmente, seguramente podríamos dar una lista casi interminable pero casi fijo que no nombraríamos a los chuches. ¿Alimento para la infancia que se consume a escondidas por los adultos? ¿Contienen sustancias adictivas que nos producen un irrefrenable deseo de devorarlos hasta terminar con ellos? ¿Es realmente un alimento? Estas y otras interesantes cuestiones que planteamos a nuestro querido profesor T. A. Rambaina para que nos ilumine, ilustre y despeje dudas...

-¿Podemos considerar los chuches un alimento, profesor?

-Hay bastante confusión respecto a esto y depende de cómo lo veamos. Si recurrimos a su definición en el diccionario podremos leer lo siguiente: `producto comestible, normalmente pequeño, dulce y ligero, que se suele picar a cualquier hora por su sabor agradable y no por su alimento; en especial, los dulces que habitualmente toman los niños.´ Bien, ya sabemos que es alimenticio, es decir, que alimenta. Pero teniendo en cuento que la infancia se convierte en adultos y su indudable contenido adictivo, logra que entre el populacho forme parte de la dieta, no todos los días pero gracias a que logra que los devoremos hasta acabarlos y que de un atracón podemos llegar a comernos la cantidad mensual recomendable, yo diría que a nivel culinario sí es un alimento.

-Por qué ese arrebato que nos entra de devorarlos cuando los vemos a mano, ein?

-¡Inducción, Skizo´s! ¡Pura y simple inducción desde la más tierna infancia! Lo que ocurre es que a medida que crecemos nos produce un efecto psicológico de vergüenza, como si comer gominolas con treinta años o más de quince fuese sinónimo de infantilismo. No sucede por ejemplo con las pipas o los frutos secos en general donde si nos ven comiendo avellanas incluso nos piden dándose el curioso efecto de que si vemos a un adulto comiendo gominolas lejos de pedir nos reímos mas sin poder evitar la salivación que responde a la inducción que citaba antes. Es psicológico y un residuo de la adolescencia cuando se desarrollan en plenitud los órganos genitales y relacionamos los chuches con la inocencia infantil. Son sólo prejuicios sin ninguna base científica. Somos adictos a los chuches nos guste o no nos guste asumirlo y, sobre todo, aceptarlo.

-¿Adictivos?

-¡Por supuesto! ¡Claro que son adictivos! Se han hecho experimentos donde se metía a un grupo de adultos en una sala y en una mesa una cesta de chuches variados. Pues bien, al poco tiempo y de forma grupal, casi simiesca, todos los adultos picotean hasta que llega un momento de paroxismo adictivo en que llegaban a pelearse por algún chuche en concreto y cuando entraba el controlador y preguntaba por los chuches todos los adultos respondían a una que no había chuches... ¡Llegamos a mentir por no reconocer que como adultos nos comemos chuches! Por no hablar de que cuando vemos a la infancia de nuestro entorno comer chuches siempre terminamos por gorronear unos cuantos incluso a escondidas y pese a que vemos al niño o niña desesperados buscando esa piruleta o esa gominola que nos encanta en especial desde que hicimos la primera compra de chuches en nuestra infancia. La población es totalmente adicta a los chuches y negarlo es una necedad y propaganda de la industria chuchera negando la evidencia.

-¿Pero es alimento?

-Personalmente considero que sí y por eso lo traigo al MBC. Negar que se consume en edad adulta va perdiendo esa leyenda negra de que es infantil y la repostería de chuches gana enteros a cada año con tartas a base de nubes, gominolas, regalices y demás variedad de chuches aunque se compran con la excusa de fiestas infantiles que terminan devorando los progenitores y resto de adultos presentes en el sarao correspondiente. Yo diría que es un alimento de dieta suave...

-¿Complemento dietético a dieta suave en base a purés, sopicaldos y tortilla francesa?

-No no, me refiero a dieta en base a suavemente birlar pinchos en bares, garitos y lupanares, gorronear a amistades en terrazas de verano y similares. Los chuches pueden llevarse cómodamente en el bolsillo y cogerlos con la mano en el mismo sin que nadie note que comemos chuches que complementan perfectamente con tapas y pinchos de cortesía al pedir un vaso de agua, un postre perfecto que se consume suave, es decir, sin que nos vean. Ha traído un surtido que tengo aquí en... ¿Oiga Skizo´s, dónde ha puesto la bolsa de chuches que traje?

-Ni puta idea, lo cierto es que no he visto ninguna bolsa de chuches...
 
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/
 



 

theadversiterchronicle@hotmail.es
                                                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario