The Adversiter Chronicle

viernes, 13 de octubre de 2017

"Días de vinilo y cassetes", suplemento musical cutre

 
Una sección de El Bis en exclusiva para The Adversiter Chronicle

SE ACABÓ (1978)

Rendimos hoy homenaje a una artista cuya faceta musical puede que pase desapercibida a las generaciones de la era de revolución digital que vivimos a causa de ser más conocida como personaje del periodismo rosa que llaman pero que sin embargo se convirtió desde sus inicios en icono de toda una generación de mujeres que despertaba pasiones encontradas entre los varones así como un producto rentable para la industria discográfica: María Jiménez.

El dictador fallece en 1975 y España se empapa de una bocanada de aire fresco donde entre los avatares políticos aparecen fenómenos como el denominado destape, pornografía accesible en los kioskos y una generación de mujeres que rompen los rígidos corsés que impuso la dictadura y que la nueva ley del divorcio amparaba en sus ansias de liberación para escapar de los clichés que ahora suenan a tales pero que por entonces se aplicaban en la vida diaria y en sus matrimonios y relaciones: ama de casa, esposa fiel aunque el esposo no lo fuera y un estatus de segunda a la hora de acceder a profesiones, estudios o simplemente querer opinar...

María Jiménez se convierte rápidamente desde sus primeras apariciones en oscuro objeto de deseo de los machos alfa y en estandarte gracias a sus letras de la nueva era de liberación de la mujer. Con tablas de tablao, belleza sensual y desparpajo poco visto hasta entonces, canta a la mujer sufrida y abnegada y reprocha a los machos alfa en discos impecables en cuanto a producción siendo un producto que si bien lo compraban las mujeres era escuchado por los hombres que tratando de disimular no se perdían sus apariciones en televisión. A todo ello se le suma su matrimonio con un popular actor gracias a una aserie de televisión, Pepe sancho, que hizo aumentar el cariño que ya se había ganado como artista y años más tarde la trágica muerte de la hija de ambos. Todo ello contribuye a que María Jiménez siga viva en la memoria colectiva aunque aún le falte un reconocimiento al mito que era en La Transición.

La canción se lanza en 1978 y se alza rápido en las listas de ventas cantando un grito de libertad, un golpe en la mesa matrimonial para que el macho alfa del esposo se entere de una vez por todas de que está harta y quiere libertad, la que él disfruta y ella anhela. Pese al tiempo transcurrido desde su lanzamiento y una época ya pasada, se escucha bien y el mensaje sigue vigente pese a las apariencias que nos devuelven trágicamente a la cruda realidad cuando existen víctimas de violencia de género o que los adolescentes digitales sigan patrones machistas en sus relaciones sentimentales. El vídeo es un ejemplo de la estética televisiva de la época donde la artista es arropada por bailarines y ritmo de tablao que María Jiménez sabía combinar en el escenario de manera magistral y que era su sello de identidad.
Un recuerdo a una época, homenaje a una artista y un producto impecable que puede servir para descubrir su discografía.
 

 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

theadversiterchronicle@hotmail.es
                       
          





No hay comentarios:

Publicar un comentario