The Adversiter Chronicle

jueves, 5 de octubre de 2017

"Deporte sin porte", por F. O. Roffön


Una sección de F. O. Roffön en exclusiva para The Adversiter Chronicle

Caso Piqué

Estoy hasta los cojones de que la política salpique al deporte, prefiero hablar de que el Sporting no acaba de carburar, que el Oviedo apenas arranca o que sólo existen para el consumo de masas el Madrid y el Barcelona; de cómo lloran y se lamentan si pierden o empatan, que La Roja puede clasificarse para el Mundial esta semana. Pero no, hay que tocar los cojones con que si Piqué esto que si Piqué lo otro y demás mierdas donde la masa encuentra dirigir sus miedos y frustraciones que la cosa política no logra canalizar a través de sus representantes elegidos en las urnas.

Me duele que el ciudadano Piqué sea juzgado por su profesión. Guardiola, que ahora es imagen del secesionismo ilegal, lleva desde que destacó en su juventud pregonando que su patria es Cataluña y ahora ya de entrenador lo sigue haciendo, pero como futbolista jugó en La Roja aunque siempre que le preguntaron afirmaba que preferiría jugar en una selección catalana y no se armó tanto follón. Pero con Piqué parece que hay que picarse sí o sí tanto si habla de sus cosas como ciudadano como si se tira un pedo y huele a butifarra...

La cosa está como está y hace ya mucho tiempo que en las periferias los nacionalismos terruñeros han politizado el deporte. Culpable es también la federación y los clubs de toda España que permitieron y alentaron banderas y parafernalia anticonstitucional porque daba colorido a las gradas, eran un apoyo a las directivas y también porque el deporte profesional es utilizado por el sistema para que desfoguemos, nos dirijan y encima paguemos por ello ya sea contratando televisión de pago, ya sea abonando las cuotas de socio. La política en el deporte, llevar la misma a estadios y competiciones, sólo envenena el mismo para terminar en un punto donde lo de menos es el encuentro y lo más hacer el energúmeno y enfrentando aficiones. Que sean una minoría los energúmenos queda anulado porque acojonan al resto de público, consiguen resonancia mediática y jugosas prebendas por parte de las autoridades.

Que Piqué se manifieste como ciudadano en las redes sociales con los temores y pesimismo que toda confrontación política conlleva cuando se lanza a la gente contra los anti disturbios, no sólo es lógico y normal, es sobre todo comprensible y es lo que haríamos cualquiera si en nuestro terruño pasara lo ocurrido en Cataluña donde mientras las personas humanas se enfrentaban a la policía los políticos que lo alientan se refugian en sus poltronas y atentos a cualquier micrófono o cámara cerca. Pero el deporte ha de ser deporte siempre y tenemos que aceptar que un seleccionado por España tenga su propio criterio además de comprender que Piqué y su generación ya son digitales en cuanto a manejo de Internet y las redes sociales. Yo leo más txuminadas del nacional catolicismo español en las redes, bueno, en realidad sólo en facebook porque no puedo chorizar mucho el ordenador del chigrero en su caja registradora, que ofenden a la inteligencia y sin embargo nadie protesta alimentando como alimenta el mito secesionista de que de 1936 a 2017 todos somos franquistas, mantenemos un régimen franquista y menos mal que la Copa del Rey no se llama del Generalísimo. Suena a coña y lo sería de no ser por la gravedad de los hechos.

Piqué ha sido y es un profesional cuando viste la camisola nacional. El día que meta un gol en propia puerta o no se aplique al 100% en un partido, voto a bríos que seré el primero en crucificarle y tildarle de traidor, pero hasta entonces me parece que deberíamos ser menos borreguiles y sensibles a los titulares sensacionalistas porque en el campo todos somos rectos patriotas pero luego en la vida diaria unos caimanes. Yo hoy me declaro en contra de pitar o insultar a Piqué y afirmo rotundamente que los cretinos, memos y gañanes son quienes le tocan los cojones en entrenamientos y encuentros de La Roja porque luego compran y consumen mercadotecnia del Barça que está politizado pero el pasado 1 de octubre prefirieron no perder puntos a ser coherentes con sus actos politizados...
Demagogia y propaganda donde pierde el deporte, los deportistas y la afición.
F.O.R.

The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah
Director Editorial: Perry Morton  Jr. IV

http://theadversiterchronicle.org/

 
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario