The Adversiter Chronicle

jueves, 24 de julio de 2014

"Lomo con tapas", suplemento literato cutre


Suplemento literato cutre de The Adversiter Chronicle

Libro: El Imperio Rojo (Moscú-Pekín 1919-1989)
Autor: Patrick Lescot
Editorial: CIRCE Ediciones S. A.
Traducción: Roser Berdagué
Edición: Diciembre de 2000

Proponemos en esta ocasión un viaje en el tiempo a la génesis de la actual China con un PCCH que se reinventa y domina la vida del país. Una China que siempre desconcierta al observador occidental... Pero es un viaje también a la represión política donde Stalin promovió primero el internacionalismo y Moscú era a finales de los años veinte del pasado siglo la nueva Jerusalén donde jóvenes venidos de todas partes del mundo estudiaban en las universidades el comunismo, como expandirlo y también como crear una estructura policial...
Para ello el autor nos propone seguir los pasos vitales de dos personajes que pertenecen al panteón revolucionario chino y que finalmente fueron tragados por el stalinismo primero y luego en su propio país durante la revolución cultural en que Mao reafirmó su dictadura personal a base de lanzar a jóvenes estudiantes contra la vieja guardia que habían combatido con él por una china socialista primero como paso previo al comunismo.
El autor logra con ritmo ágil, y siempre dejándonos con ganas de conocer más a cada página, las andanzas y penurias de Li Lisan y Djang Bao y sus amantes y compañeras de lucha revolucionaria

Nadia Rúdenko y Lisa Kishkin ambas ciudadanas soviéticas que tuvieron el valor de involucrarse en una China en plena efervescencia que se veía invadida por las potencias y un Japón que se anexionaba a sangre y fuego territorios en pos de su espacio vital económico. No puedo deciros mucho del autor porque la contraportada es parca en datos aunque cito los siguientes: Patrick Lescot es diplomado en filosofía y lenguas y civilizaciones orientales, ha residido en China durante varios años como corresponsal de la Agencia France Presse. Datos del año 2000, que conste, pero si buscáis en Internet seguro encontráis más datos.

Yo me retiro y os dejo con una breves pinceladas que os abran el apetito por su lectura que no es nada farragosa...

Una joven Lisa Kishkin llega a Moscú...

El viaje en tren hacia Moscú había sido agotador. Cuatro días y cuatro noches recorriendo una Rusia devastada por la guerra civil, interrumpidos por esperas interminables en pleno campo, rodeados de soldados que les daban el alto, apelotonados en los estribos de las locomotoras, alrededor de las ametralladoras instaladas en batería en las plataformas de los vagones. Cerca de Tambov, el ejército campesino del general Antónov acababa de aniquilar toda una división del Ejército Rojo.

En los vagones de mercancías las maletas y los fardos habían condenado a la parálisis a los viajeros que huían del hambre, aplastados por la fatiga mientras soñaban con Moscú, la nueva capital. Una vieja del sur del Volga había contado que una familia de un pueblo vecino, impelida por el hambre, se había comido el cadáver de su hijo, aniquilado por el tifus. Se sospechaba que en aquel pueblo desenterraban a los muertos. No había tenido más remedio que huir.

Lisa había escuchado sin comprender del todo qué decían. Pero el viaje continuaba y a ella le gustaba contemplar el paisaje que iba desfilando a través de la ventanilla abierta. Mecida por el ritmo monótono del convoy, acurrucada en las rodillas de su madre, se quedó dormida.”

Li Lisan llega a Sanghai...

El viejo, en el timón del junco, aquella noche se había puesto nervioso. Hablaba mientras maniobraba entre las embarcaciones que bajaban hacia Shanghai, dejándose arrastrar en la noche entre el chapoteo del agua. Detrás de la botavara colgaba una
temblorosa lámpara de aceite. De Hankow habían partido muchos juncos, algunos incluso de Chongtsing, al pie del Tíbet, a más de mil kilómetros aguas arriba. Sus pilotos, señores del Yangtsé, llegaban a franquear los rápidos de las Tres Gargantas sin que sus juncos se estrellaran contra las rocas que, como colmillos asesinos, estaban hincadas en las aguas del gran río. Li Lisan, como todos los chinos, sabía de la pericia que caracterizaba a los marineros del Yangtsé. Además de contrabandistas de leyendas chinas y de barqueros de hombres, eran mensajeros de buenas y malas noticias y, solitarios y encorvados, poseían el arte de maniobrar en las aguas del río, siempre ojo avizor y con las manos clavadas en el timón.”

Guerra revolucionaria...

Por la mañana la suerte estaba echada. El comité del frente, animado por Chu En-lai y Li Lisan, no perdió tiempo en banquetes de victoria. Se decidió con grandes prisas una ceremonia de proclamación del nuevo gobierno insurrecto. No sin problemas, la población trataba de comprender lo que se llevaban entre manos. ¿Era que los ejércitos del Kuomintang habían vencido a otros ejércitos del Kuomintang? ¿Era que ahora los republicanos peleaban entre ellos? Se convocó sin tardanza a los notables y a las asociaciones obreras a fin de escuchar explicaciones. Chang había traicionado al Kuomintang y los comunistas estaban allí para salvar el partido, según se decía. Lo que entendían sobre todo los antiguos de Nanchang era que el porvenir de la revolución y del país se decidía en su ciudad.”

Li Lisan marcado en Moscú...

Como un apestado, puesto fuera de combate, pero sin afectación, fue enviado a los bancos de la Escuela de Artillería de Moscú. Además de arte militar, había comenzado a estudiar ruso con otros extranjeros. Pero lo peor se produjo con Wang Ming unas semanas más tarde. La autocrítica pasó de la humildad a la humillación. Como quien exhibe osos ante un público, el joven jefe, con la intención de lucir su trofeo, se puso a exhibir a Li Lisan en las reuniones, y el capitán destituido tuvo que volver a insistir ad nauseam sobre sus faltas. Pavoneándose ante la idea de empuñar las riendas de la revolución, Wang Ming no perdonó nunca a Li Lisan que lo hubiera expedido a la fábrica al llegar de Moscú a Shanghai.”

Disciplina en el gulag...

Las noticias del mundo llegaban, fragmentadas, incluso a las celdas de la Butyrki. Pero
Djang Bao no tenía nada que hacer con ellas y seguía en el patio de la cárcel, tiritando y con la cabeza baja, esperando a que los guardias dieran la señal de partida. No era que le contrariase el hecho de abandonar la cárcel y cambiar de aires, pero había dudas que lo obsesionaban: ¿dónde diablos lo llevaban?, ¿cuándo volvería a ver su China, si la veía alguna vez? De momento, se estaba muriendo de frío y tenía la impresión de estar pisando la última orilla conocida, ribera mucho menos amena que las playas de Nueva York.

Llegó por fin la `otra orden´, la del jefe de la escolta, que pronunció la fórmula reglamentaria dirigida a los prisioneros:

  • ¡Atención detenidos! ¡Durante la marcha hay que apretar filas, no se puede hablar, no hay que recoger nada del suelo! ¡Un paso a la izquierda o un paso a la derecha se considera intento de evasión! ¡La escolta dispara sin avisar! ¿Entendido?
  • Entendido... -entonaron a coro los cuarenta detenidos antes de ponerse en marcha.”
Mao llega al poder...

Djang Bao se emocionó hasta el punto de romper el llanto. Nada podía afectarlo tanto como aquello. El advenimiento al poder de Mao Tse-Tung lo trastornaba todo. Stalin tendría que establecer relaciones diplomáticas con él. Habría un embajador en Moscú, un embajador comunista, un camarada chino. En consecuencia, si conseguía hacerle llegar una carta, tal vez lograría salir del olvido y, amparado en su protección, recuperar la nacionalidad que le habían arrebatado. Sin duda entonces los policías rusos acabarían por soltar su presa. Comenzó a soñar con un pasaporte. ¡Tener una identidad, cualquiera que fuese, antes que aquel carnet de residente apátrida! Intercambió una carta tras otra con Shan y, de común acuerdo, decidieron enviar un regalo, a manera de solicitud de socorro, al primer embajador chino anunciado: un retrato de Mao, al que Shan se encargaría de poner un artístico marco, acompañado de una explicación escrita de su periplo por tierras soviéticas.”



Revolución cultural de Mao...

El 18 de junio se llevaron a Li Lisan con su ropa y su pasta de dientes. Dos días después, fueron a buscar a Lisa en un coche con una orden escrita firmada por Chen Boda. Siao Hou, la fiel ayi, se quedó aterrada y arrancó a Lisa de sus pesadillas:

  • Lisa, despiértate. Los guardias rojos vienen a buscarte.

En la sala de la oficina del Norte, le colgaron del cuello el mismo cartel que la otra vez antes de empujarla hacia los peldaños. Desde lo alto del estrado, Lisa observó a la asamblea, esta vez menos numerosa que la otra. El centenar de personas que habían sido invitadas estaban más tranquilas. No era una sesión de lucha, sino un interrogatorio público. Lisa estaba sola en el escenario y salió a relucir de nuevo la cuestión del fox-terrier y de la batidora. En la sala resonaba de vez en cuando algún comentario áspero o grosero. ¿Aquel candor espontáneo de la rusa no escondería, tal vez, una secreta insolencia, una suprema astucia?"

Apasionante libro sobre la siempre apasionante historia de China y que nos devuelve a la realidad del sistema comunista que siempre degenera en detenciones, purgas y largas estancias en la cárcel, pero podremos asomarnos a la génesis de una revolución china que devoró a sus hijos para que uno de ellos se alzara con el poder absoluto. Lo cierto es que dan ganas de visitar Corea del Norte tras su lectura y ver sobre el terreno una dictadura stalinista...
Recomendable para niños y niñas bien que aspiran a trabajar en China al acabar su carrera universitaria, guardias nocturnas y vigilias hospitalarias así como lectura de verano para comprender un poco mejor nuestro mundo y unos hechos que han marcado las vidas de millones de personas en todo el planeta.

Por supuesto a la suegra ,y si puede ser, en edición en chino acompañado de diccionario...
¡Que panzadas de carcajadas oyéndola echar cagamentos y acordándose de nuestros muertos!

 
 
The Adversiter Chronicle, diario dependiente cibernoido
Salt Lake City, Utah

Director Editorial: Perry Morton Jr. IV
http://theadversiterchronicle.org/   
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario